Los contenidos en los nuevos medios

Foto: Reuters.

Quienes aspiran a una de las nuevas cadenas de televisión que serán licitadas sólo podrán tener éxito con la calidad de los contenidos que ofrezcan y con la dispersión de dichos contenidos a través de las redes sociales.

 

 

Por Roberto Aguirre Vargas

 

 

Con la Reforma de Telecomunicaciones recién aprobada se abren para el mercado mexicano, o sea los usuarios de los medios de comunicación, lectores, radioescuchas, televidentes, etc., una importante gama de lo que esperamos sea una oferta interesante e inteligente que nos permita dar pasos mas firmes hacia una sociedad mejor informada en todos sus ámbitos.

Lo que es cierto es que en un país con pocos lectores o quizá con muchos que leemos poco, los nuevos medios ofrecen la esperanza de información mas rica en asuntos de interés para todos los gustos.

Por supuesto que una no sustituye a la otra. Lo que esperamos todos es que a mayor información nos encontremos con el deseo de profundizar en el tema que nos interese y lleguemos a un gusto por la lectura que bien podrá encontrarse ahora en los medios electrónicos o los clásicos del papel.

Siempre hay sorpresas en el camino. Una de ellas con la que acabo de toparme, es la que se publica en el estudio de Consumo de Medios entre Internautas Mexicanos en su quinta edición.

En dicho estudio, se pueden destacar varias cosas relevantes, pero me llama la atención el crecimiento, por un lado, del uso de los dispositivos móviles entre los ejecutivos y directivos en México, así como el uso que les dan a los mismos. Algunos ejemplos, como que casi el 70% de este sector de la sociedad (los ejecutivos) integra ya el uso del internet como parte de sus actividades laborales.

Sorpresas y análisis a profundidad aparte, los ejecutivos manifiestan que lo utilizan para mantenerse informados (87%) y es el segmento de la población (casi el 60%) que más busca información noticiosa en internet.

De las mayores sorpresas que hay, es que el uso de las redes sociales como “principal fuente de información” alcanzó cerca del 90% de preferencias entre este selecto grupo de mexicanos, sin dejar de buscar, y espero que lo hagan para profundizar en la información, en los accesos que hacen en los portales de los periódicos y otros medios de información.

Estando así las cosas, es importante que quienes aspiran a una de las nuevas cadenas de televisión que serán licitadas una vez que concluya el proceso jurídico de la Ley de Telecomunicaciones, consideren que si buscan tener éxito con las mismas, la única forma en que podrán lograrlo será con la calidad de los contenidos que ofrezcan, así como la dispersión de dichos contenidos a través de las redes y el uso de las nuevas tecnologías.

Por supuesto que hay público para todo tipo de programas; la pregunta que podríamos hacernos es si queremos que dichos contenidos se mantengan sólo en el nivel de entretenimiento (que por supuesto es necesario), o bien damos pasos más audaces y se apuesta a una sociedad consumidora de productos de calidad televisiva, no importando cuál sea el acceso a la misma.

¿Cuánto de cultura? ¿Cuánto de educación? ¿Cuánta oferta de investigación y análisis en diferentes disciplinas? Serán asuntos que los nuevos dueños de las cadenas podrán atender de acuerdo a sus estrategias específicas.

Hoy en día, salvo casos muy específicos, la oferta actual en este aspecto es muy baja, y lo es por el bajo nivel de audiencia que alcanzan. Esto quizá se deba a que como sociedad no hemos sabido exigir mejores productos, en mejores horarios y con mejores alternativas de acceso.

Lo esperable es que no nos quedemos en este círculo vicioso y podamos cambiarnos al virtuoso, es decir, a un espectro de información de calidad argumentativa, con personas (que en México hay muchas, por cierto) que nos enseñen aquello que desconocemos. Que nos informen de manera lo más objetiva posible de lo que sucede en los ámbitos económicos, políticos, empresariales y sociales.

Tener que decidir entre varios programas de calidad es una disyuntiva a la que aspiro como persona. ¿A poco no?

 

Contacto:

raguirre@bric.com.mx

Twitter: @BricMx