Los males de las juntas directivas

Foto: Reuters

Conozca los pecados veniales y capitales que cometen (casi) todas las empresas al organizar y realizar sus juntas directivas.

 

La efectividad de las juntas directivas está marcada por una cantidad de factores que no se podrían enumerar en un espacio tan corto. Sin embargo, existen errores recurrentes asociados a la ausencia de un buen gobierno corporativo que limitan el adecuado crecimiento de los directorios y, por ende, de las organizaciones empresariales.

Aquí algunos de ellos:

  1. Improvisación. La competitividad ya no es una opción, sino una obligación global. Las juntas directivas deben tener información disponible con anterioridad de al menos tres días hábiles de una reunión.
  2. El uso excesivo de herramientas gráficas y poca discusión. Es tan clave llenarse de información, así como el tiempo para discutir, analizar y tener un feed back de los miembros de la junta directiva. Debe haber más discusión, menos presentaciones magistrales.
  3. La falta de conocimiento. La información es la materia prima de las juntas directivas. Si las gerencias no presentan la información correcta, la junta directiva pueden terminar co-administrando, sin cumplir una función real que conduzca a promover una perdurabilidad de la empresa.
  4. Desconocimiento de riesgos y controles. En el entorno actual, las juntas directivas deben conocer de riesgos. Quizá una buena parte del trabajo lo lleva a cabo el comité de auditoría pero, en cualquier caso, los miembros de la junta directiva deben conocer los riesgos estratégicos de la organización y entender sus formas de controlarlos.
  5. Los distractores. El uso de iPhone, BlackBerry o iPad está prohibido en una junta seria. La pérdida de efectividad no se limita al miembro que distrae su atención, trasciende a la concentración y seriedad de los otros miembros y del trabajo como equipo.
  6. El disco ‘rayado’ de los comités. Los comités son fundamentales para que una junta directiva sea eficiente. Sin embargo, los problemas pequeños de las organizaciones no deben ser llevados a junta y los comités deben estar en capacidad de resolverlos. Debe haber una sincronía entre las dos instancias.
  7. La falta de un plan estratégico. Los temas que deben observar las juntas directivas son variados y complejos. Sin embargo, el recurso tiempo es escaso y caro. Por ello, el orden, rigurosidad y cumplimiento de metas es fundamental para que una junta directiva sea efectiva.

 

Comparta este artículo con su junta directiva y reflexione si sus pecados son veniales o capitales. La única forma en fortalecer su operación es con el compromiso individual y colectivo de cada uno de los miembros y de la propia administración por hacer que la junta directiva contribuya efectivamente al desarrollo, con vocación de largo plazo y sostenibilidad.

 

 

Contacto:

Twitter: @andresbernal