Los resabios de la pugna en el PAN

Foto: Reuters

¿Cuál es el impacto del conflicto en el PAN para otros espacios de decisión política en el país? Incidirá en el Congreso y en las negociaciones del Pacto por México.

 

 

La designación del senador Preciado en sustitución del senador Cordero en la coordinación de la fracción parlamentaria del PAN en el Senado de la República no concluyó, ni por mucho, con el conflicto que se ha venido manifestando en el interior de ese partido desde hace ya varios años. Pero ¿cuál es el impacto del conflicto para otros espacios de decisión política en el país?

En el contexto del PAN, se ubican dos vertientes que son relevantes para el análisis: por un lado, los mecanismos de control partidario que pasan por la presidencia del mismo, así como por la mayoría del consejo nacional y el comité ejecutivo nacional; por el otro, áreas de incidencia como las cámaras del Congreso y el Pacto por México.

La pugna del PAN tiene como eje, desde hace ya varios años, la relación entre anticalderonistas y calderonistas. El primero es una alianza de grupos que fueron dañados por las decisiones o efectos de las mismas, del grupo cercano al expresidente Calderón. En ellos confluye una diversidad de actores que han sido incluso contradictorios, pero que fueron resultado de la estrategia de confrontación que el expresidente incluso utilizó al interior de su partido. Durante los últimos años de su sexenio, este grupo creció al grado que tuvo la capacidad de evitar que los órganos de decisión quedaran bajo control del calderonismo, e incluso que Cordero fuera candidato presidencial.

El otro grupo gira en torno al calderonismo y la capacidad de negociación que tuvo al final de su sexenio, al ubicar a distintos actores en las candidaturas plurinominales, particularmente en el Senado y, en menor medida, en la Cámara de Diputados. La estructuración del sistema de partidos en México hace que la fuerza territorial y capacidad de movilización sea fundamental para ponderar el peso de los grupos dentro de las estructuras de decisión. Es la razón por la que el grupo calderonista no tiene la capacidad para enfrentar una elección nuevamente al interior de ese partido.

La reestructuración del padrón del PAN eliminó no únicamente a figuras del panismo, sino a aquellos que habían sido incorporados para inflar la capacidad de movilización de diversos grupos, como lo demostró la elección interna de 2011-2012. Por otro lado, es posible que varios actores que creen haber pagado ya su candidatura a Calderón, busquen realinearse en los próximos meses y años, dependiendo de la correlación de fuerza resultante de este conflicto.

 

La pugna no ha concluido. Su siguiente espacio es en el contexto del Pacto por México, en la discusión sobre la reforma política, donde las posiciones se han planteado ya, pero fundamentalmente como pretexto a las pugna del PAN y a los resabios de otra que se vivirá con más intensidad en el PRD, una vez que se acerque la posibilidad de confirmar a Morena como partido.

 

 

Contacto:

Twitter: @aglopezm

Correo: [email protected]