Los tambaleos del Pacto por México

Foto: Reuters

Esta semana se han visto las vulnerabilidades del Pacto por México, que pueden ser aprovechadas por sus oponentes, quienes ven en él un espacio que les reduce poder y les marca un ritmo que, de otra manera, sería marcado por ellos.

 

 

 

El Pacto por México fue sometido a una fuerte intervención por parte de los distintos actores que han girado en torno a él. Las triquiñuelas electorales descubiertas en Veracruz, fueron el pretexto para replantear la participación del PAN y del PRD, en un contexto donde a los ojos de diversos grupos al interior de ellos, no únicamente se estaba facilitando demasiado la aprobación de las iniciativas propuestas, sino que tampoco había una ganancia tangible por su permanencia en dicho espacio, además de las confrontaciones observadas a lo largo del proceso.

Es por ello que el caso de Veracruz se convirtió en una oportunidad para que unos obligaran a los diversos operadores del presidente a sentarse a negociar, no únicamente lo sucedido en Veracruz, sino también las condiciones de participación, al mismo tiempo que otros aprovecharon el espacio para saldar viejas cuentas con la secretaria de Desarrollo Social o para determinar las formas de colaboración con dicha dependencia. Pero, sobre todo, permite un respiro y reacomodo de intereses y procesos, en el contexto de las interacciones del Pacto, las Cámaras del Congreso y la confrontación al interior de los partidos.

Después de la reunión de los presidentes de los partidos con el secretario de Gobernación, todos regresarán al contexto del Pacto por México pues, a pesar de todo, el costo de salir de él, es más alto que mantenerse en la negociación. En una lógica donde el Pacto ha marcado el ritmo de las agendas partidarias y de las Cámaras del Congreso, quedar fuera a pesar del potencial legislativo que el partido represente, en el caso del PRD o el PAN, puede tener costos altos no únicamente en imagen, sino en influencia política.

El problema de este proceso es que si con un tema que aparentemente es menor, requirió la intervención del presidente de la República, para evitar un daño mayor a la estructura y acuerdos del Pacto, qué pasará cuando se toquen en la discusión aspectos tan relevantes como la reforma fiscal o la energética, o por la acción incontrolable de otros actores políticos, sea necesario intervenir nuevamente para recomponer los mecanismos de negociación.

Este episodio ha marcado también las vulnerabilidades del Pacto, mismas que pueden ser aprovechadas de manera más abierta por sus oponentes, quienes ven en él un espacio que les reduce poder y les marca un ritmo que, de otra manera, sería marcado por ellos.

 

 

Contacto:

Twitter: @aglopezm

Correo: [email protected]