Los tres pilares de la confianza

Foto: Reuters

¿Hay condiciones para generar la confianza necesaria para que los mercados financieros sigan repuntando? Para responder a esta pregunta, es necesario evaluar los tres elementos que contribuyen a infundir confianza en el mercado.

 

 

 

La confianza en el entorno empresarial, político y financiero está en aumento; así pues, el interrogante que se plantea ahora es si se dan las condiciones para generar la confianza necesaria para que los mercados financieros sigan repuntando. Para responder a esta pregunta es necesario evaluar los elementos que contribuyen a infundir confianza en el mercado. Existen tres clases de confianza:

  • En primer lugar, es preciso confiar en la solidez económica subyacente de un país o una región. Este tipo de confianza incentiva el gasto, lo que a su vez impulsa la contratación y la riqueza, y termina por infundir aún más confianza.
  • En segundo lugar, es preciso confiar en los precios de los activos. Los mercados deben confiar en que los activos tienen valoraciones atractivas o catalizadores estructurales de la demanda. Este tipo de confianza impulsa los precios de los activos, reduce los costos de financiamiento de las empresas y establece las condiciones para la formación de un círculo virtuoso.
  • En tercer lugar, es preciso confiar en el entorno político. Sin una dirección clara de la política fiscal o monetaria, las empresas tienen menos interés en invertir, y los mercados financieros pueden verse fácilmente afectados por la amenaza de focos exógenos de conmoción.

 

Cuando están dados los tres tipos de confianza de manera sostenible, una economía tiene la dinámica adecuada para crecer, y los activos de riesgo pueden ofrecer una rentabilidad relativa superior.

 

Estados Unidos: sigue brillando

La fuerza más poderosa detrás de la recuperación estadounidense ha sido la mejora de la confianza en los precios de los activos, y más específicamente, las mejoras en el mercado de la vivienda. Como el aumento de los precios de la vivienda genera una sensación de riqueza en las familias, estas gastan más y desarrollan la dinámica positiva de la economía del consumidor.

Esta mejora de los precios de los activos ha dado impulso a la confianza empresarial en general por lo que se pudieron observar mejoras en la confianza de los constructores, en el índice de manufactura (ISM) y en el índice de servicios.

El mayor impedimento para afirmar que EE.UU. ha alcanzado plenamente el círculo virtuoso radica en su panorama político, principalmente en la incertidumbre por el déficit presupuestario en torno al techo de la deuda pública y al precipicio fiscal.

Como resultado de esta confianza en los precios de los activos, las perspectivas empresariales y el proceso político, han surgido los primeros indicios de una auténtica mejora de la inversión empresarial por lo que el crecimiento económico de EE.UU. parece sostenible.

 

Zona Euro: menos estable de lo que parece

El crecimiento de la zona euro es demasiado débil para inspirar aumentos más fuertes de la confianza empresarial, en tanto que la confianza en los precios de los activos se enfrenta a la ausencia de impulso de los beneficios y al continuo proceso de desapalancamiento bancario, los costos de financiamiento han aumentado, se ha reducido el gasto público y podemos encontrar inestabilidad social y una política compleja.

Por otro lado, la zona euro está lejos de poder cerrar la brecha de producción ya que una recuperación moderada solo generará una leve mejora de la productividad, pero no más contratación de personal.

La confianza en la dinámica política podría paralizarse tras las elecciones en Alemania en septiembre. Así pues, probablemente sea demasiado pronto para aseverar que la zona euro ha iniciado una recuperación autónoma.

 

Mercados Emergentes: deterioro del apoyo estructural

Lamentablemente el panorama de los mercados emergentes se caracteriza más por un deterioro de la confianza que por los tres pilares sólidos que se observan en EE.UU. A raíz de las salidas de capitales, los precios de los activos financieros están descendiendo, los costos de financiamiento de empresas están aumentando, se debilita el crecimiento y hay inestabilidad socio-política. Esta dinámica negativa podría verse exacerbada si, contrariamente a lo que prevé nuestro escenario base, los rendimientos globales siguen aumentando a corto plazo.

Por otro lado, las reservas extranjeras en muchos mercados emergentes superan ampliamente las posiciones de deuda externa a corto plazo y el debilitamiento de las divisas trae consigo mayor competitividad en la zona.

La incertidumbre política también es elevada en algunos países con problemas como: Indonesia, India y Brasil, en los cuales encontramos una constante fuga de capitales lo que ha ocasionado que se devalúen las monedas locales.

 

 

Contacto:

e-mail: [email protected]

 

 

Consideraciones legales. El presente artículo ha sido preparado por el equipo de análisis de Wealth Management Research de “UBS A.G.” y adaptado por Adolfo Acebrás, Analista para México de UBS Asesores México, S.A. de C.V. (en adelante, “UBS Asesores” y en conjunto con UBS AG, “UBS”).

 

UBS expresamente rechaza cualquier responsabilidad derivada del uso del presente artículo y no garantiza de manera expresa o tácita, la fiabilidad o integridad de la información, así como tampoco garantiza que estas estimaciones o proyecciones serán cumplidas. Los resultados finales variarán de las proyecciones y dichas variaciones podrían ser sustanciales. La información contenida en el presente artículo no es ni debe ser considerada como una promesa o garantía con respecto al pasado o al futuro. Toda la información, opiniones y precios establecidos en este documento, son actuales únicamente al momento de su publicación y pueden ser alteradas sin previo aviso. Es importante destacar que los valores referidos en este artículo por los autores fueron valuados sobre la base de precios aproximados y de mercado utilizados comúnmente por la banca. Esos valores deberán considerarse como únicamente indicativos y UBS no está obligado para con ellos. Este artículo no debe ser interpretado como una oferta de adquisición o venta de valores o instrumentos financieros relacionados por parte de UBS.

 

UBS Asesores México, S.A. de C.V. es una subsidiaria indirecta de UBS AG Suiza.

UBS Asesores México, S.A. de C.V. es un asesor en inversión constituido de conformidad con la Ley de Mercado de Valores, no es una institución de crédito y se encuentra impedido a recibir depósitos o mantener valores en custodia.

UBS Asesores México, S.A. de C.V. no está regulado ni sujeto a la supervisión de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

UBS Asesores México, S.A. de C.V. no forma parte de UBS Grupo Financiero, S.A. de C.V. ni de ningún otro Grupo Financiero Mexicano y sus obligaciones no se encuentran garantizadas por ninguna tercera parte.

UBS Asesores México, S.A. de C.V. no ofrece rendimientos garantizados.

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.