México y EU deben ir juntos por mercados asiáticos: Obama

Foto: Reuters

 Barack Obama declaró que ambas naciones deberán intensificar esfuerzos que permitan el acceso al creciente mercado asiático. 
Reuters

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo el jueves durante una visita a México que ambos países deben trabajar juntos para proyectar hacia afuera su intensa relación comercial e ir por el mercado de Asia, el que más crece en el mundo.

Obama acordó con su homólogo mexicano Enrique Peña Nieto crear grupos de alto nivel con integrantes de sus gabinetes para que estudien la forma de darle mayor vuelo a su relación económica, por la cual se comerciaron casi 500,000 millones de dólares en el 2012.

Ambos países son miembros del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) junto con Canadá, y participan de las negociaciones del TPP, el Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Asociación Económica a las que recientemente se integró Japón.

“Al trabajar estrechamente juntos para realizar y modernizar nuestra relación comercial, también nos encontraremos en posición de proyectar hacia afuera y vender aún más productos y servicios en todo el mundo y esto significa más puestos de trabajo, más empresas, más comercios con éxito en México y en Estados Unidos”, dijo el mandatario.

“Hay áreas específicas en las que podemos seguir mejorando, y de eso se trata este diálogo de alto nivel económico (…) al mismo tiempo nos permite decir, estamos alineados en proyectar hacia el Pacífico y al Atlántico, y decir vamos a asegurarnos de que estemos aprovechando todas las oportunidades económicas alrededor del mundo”, explicó.

Obama ha visitado varias veces México en los últimos años, pero esta es la primera visita durante el gobierno de Peña, quien asumió el 1 de diciembre. El mandatario estadounidense respaldó a Peña en su intención de bajar los índices de violencia, que a cinco meses de haber asumido aún siguen muy altos.

Obama llegó a México para una visita de 24 horas con la intención de impulsar el comercio fronterizo, a pesar del problema del narcotráfico y de que cada año miles de inmigrantes mexicanos y centroamericanos tratan de entrar ilegalmente a Estados Unidos para huir de la pobreza en sus países.