Ministros corren para salvar charlas globales de la OMC

Foto: Reuters

Los ministros de las principales potencias comerciales dijeron que se necesitan reales avances en los asuntos técnicos que tienen estancadas las conversaciones.

 

Reuters

 
Los países miembros de la Organización Mundial de Comercio (OMC) tienen hasta fines de julio para reanudar a tiempo unas estancadas conversaciones sobre libre comercio global antes de una reunión agendada para diciembre en Bali, dijeron el jueves altos funcionarios, que advirtieron del daño a largo plazo si el diálogo fracasa.

Las esperanzas entre los diplomáticos de la OMC respecto a llegar a un acuerdo a fines de año en el centro vacacional indonesio se han desvanecido.

Los ministros de las principales potencias comerciales reunidos en París dijeron que se necesitan reales avances en los asuntos técnicos que tienen estancadas las conversaciones antes de fines de julio, para que la reunión en Bali tengan alguna posibilidad de ser fructífera.

Los cerca de 500 puntos que serán abordados en la negociación deben ser recortados drásticamente para entonces, señalaron los ministros.

“Sabremos para entonces si Bali es factible”, dijo a periodistas el ministro de Comercio de Australia, Craig Emerson.

“Si sólo hay un progreso moderado entre ahora y julio, entonces el tiempo nos habrá ganado”, agregó.

Un éxito en Bali es visto ampliamente como la clave para desbloquear las conversaciones de Doha, que colapsaron el 2008 y fueron abandonadas definitivamente a fines del 2011.

“Hubo unanimidad en la mesa respecto a que un fracaso en Bali tendría efectos dañinos duraderos sobre la OMC”, dijo el jefe del organismo, el francés Pascal Lamy, tras la reunión anual.

Entre los puntos técnicos se encuentra la creación de un nuevo estándar para los procedimientos aduaneros y la burocracia, que podría significar cientos de miles de millones de dólares menos en gastos a la economía mundial y que se conoce en la jerga de la OMC como facilitación del comercio.

“Estamos fuera de la zona de confort y necesitamos volver a ella”, dijo el ministro de Comercio canadiense, Ed Fast, agregando que todos los países debían ser flexibles.