Desaceleración en Brasil seguirá en 2014: Moody’s

Dilma Rousseff, presidenta de Brasil (Foto: Reuters).

La firma financiera intentará decidir a final de 2013 si retira o no la perspectiva positiva para la calificación de crédito de Brasil.

 

 

Reuters

 

La debilidad económica de Brasil podría prolongarse y extenderse hasta el 2014, dañando la confianza de inversionistas y consumidores y, eventualmente, el mercado laboral, dijo el analista de Moody’s Mauro Leos.

Un largo período de magro desempeño económico suscitaría preguntas sobre el potencial de crecimiento de Brasil y su capacidad para seguir bajando el peso relativode su endeudamiento, sostuvo Leos.

El analista señaló que Moody’s intentará decidir a final de año si quita o no la perspectiva positiva para la calificación de crédito de Brasil.

“Esa es una de las preocupaciones más fundamentales que tenemos sobre Brasil”, dijo Leoz en una entrevista. “Si existe un problema estructural real y si, desde ahora, tal vez la referencia para el crecimiento será menor”, explicó.

Leos advirtió que menores expectativas de crecimiento podrían llevar a los consumidores a gastar menos y a las empresas a recortar sus planes de inversión, lo que desaceleraría aún más a la economía.

Moody’s, Standard & Poor’s y Fitch tienen actualmente una calificación en el segundo nivel más bajo dentro del grado de inversión para Brasil, pero sólo la primera tiene una perspectiva positiva, lo que señala una posible alza en la nota en los próximos dos años.

La agencia revisó inicialmente la calificación “Baa2” a positiva en el 2011 y, a finales del año pasado, tomo la inusual medida de retrasar su decisión sobre una posible alza en un año más.

Por otro lado, S&P revisó el mes pasado su perspectiva a negativa, advirtiendo de que hay un tercio de probabilidades de que la nota baje en los próximos dos años.

Leos rechazó las críticas a que la decisión de Moody’s de darle a la calificación de Brasil un panorama positivo fue prematura diciendo que, en ese momento, la firma creía que el crecimiento repuntaría mientras que las tasas de interés se mantendrían cerca de niveles mínimos históricos, lo que le daría al Gobierno sustanciales ahorros en el servicio de su deuda.

Moody’s aún cree que las tasas de interés base de Brasil no retornarán a niveles de dos dígitos, incluso si el banco central las sube para combatir la persistente inflación, aseguró Leos.

“Pero si tenemos un nuevo nivel de referencia más bajo para el crecimiento, entonces tendremos que volver a calcular si los ahorros en términos detasas de interés más bajasson devorados por un menor crecimiento en la cuenta fiscal”, afirmó el analista.

“Pero claramente eso no fue lo que vimos en su momento”, agregó.