Mucho noise y pocas nueces

Cortesía El Nicho.

“Siempre nos dicen que El Nicho Aural es algo importante, impresionante, increíble, único, y que algo genera en México. Pero aún seguimos con 10% del fondeo y seguimos mal de apoyo”.

Eric Namour, director de El Nicho Aural.

Un tipo de 20 años entra en una tienda de antigüedades, ve un frasco con monedas que dice “Favor de no tocar”. El señor que atiende no está a la vista.  El tipo toma una moneda de un frasco, es una moneda vieja de un peso, en el borde tiene inscrita la palabra “Libertad”. Sólo sonríe, se la echa a la bolsa y sale de la tienda.

En el arte hay palabras que siguen siendo moneda de uso común hoy en nuestros días, tales como libertad, originalidad, transgresión, etc. Pero lo cierto es que son términos tan usados que también se han convertido en alertas de desconfianza. Cuando alguien me dice que tal o cual grupo musical es nuevo y “original” dudo en proporciones serias.

Sin embargo, los milagros suceden. Hace un par de años, a la salida de uno de los conciertos de lo que hoy es el festival Aural y antes era Radar, el cual dirige el artista Rogelio Sosa, me encontré con una mesa con discos especializados en noise, arte sonoro, avant gard y música contemporánea de la cepa más extravagante y especial. Eran unos cuantos discos y un tipo de acento extranjero era quien vendía esos platos: Eric Namour.

Esa noche, Namour me dejó con unos discos buenísimos, sin un peso y con una buena conversación a cuestas. Tiempo después me lo volví a encontrar, su oferta se había expandido un poco y ahora traía la cosquilla de hacer un subfestival, paralelo a Aural, con una propuesta mucho más arriesgada que el subfestival del fmx.

Aquella cosquilla, una idea vuelta sueño, se hizo sólida con El Nicho Aural, una serie de presentaciones aún más underground y propositivos que los de Aural, a mi parecer. Namour emprendió el site de la tienda y el festival con prácticamente nada de dinero. Como su nombre lo indica, su propuesta, público y operación es segmentada. Y la verdad sea dicha: en México muy pocos se interesan por este tipo de expresiones. Sin embargo, el público ha ido creciendo de a poco, y con tan sólo dos emisiones de El Nicho Aural, Namour y compañía se han granjeado una reputación sin parangón en la vida cultural de nuestro país.

Sin la labor casi altruista del equipo de El Nicho Aural, no hubiéramos podido presenciar a verdaderas leyendas que han aportado a la música contemporánea, del calibre de Evan Parker, Alan Licht, Peter Brötzmann, o la fabulosa chelista Okkyung Lee. Los precios para esos conciertos han sido de risa loca; son realmente accesibles.

Hace un año, platicando con Namour, me comentaba un poco su extrañamiento. Hablaba de la realidad de la escena, que prácticamente en todo el mundo este tipo de festivales son muy pequeños en verdad, difíciles de costear y con trabas para su operación. Sin embargo, el caso de México es especial para Eric, porque pese a la respuesta de la gente y la propuesta del festival, el público no está tan concientizado con el aspecto monetario, creen que debería ser casi gratis todo el tiempo.

Este año, Namour se ha lanzado a hacerlo todavía más arriesgado y pone en predicamento a quienes se dicen seguidores de las propuestas culturales de calidad: metieron el festival a Fondeadora, un sitio que pone el financiamiento del proyecto a disposición del público, con distintos paquetes de beneficios. A poco menos de un mes, El Nicho Aural 2013 ha rebasado los 10, 000 pesos de 55,000 que requiere. El festival necesita algo más que un like, un comentario positivo en redes o el apoyo moral. Necesita que compremos discos, boletos para Aural con ellos o sencillamente cualquier aportación mínima a cambio de la satisfacción de contribuir a uno de los mejores festivales de música experimental del país.

Sería una verdadera pena que festivales como El Nicho Aural dejaran de existir. Todo el equipo ha trabajado en conjunto con promociones en la tienda, participado en lonjas mercantiles, conciertos especiales y diversos eventos más para sacar avante el festival. No está por demás aportar un grano de arena en pro de expresiones que pocas veces se ven en la ciudad de México. Larga vida a El Nicho.

Acá toda la información de El Nicho Aural.

http://elnicho.org/

Para contribuir en Fondeadora.

http://www.fondeadora.mx/projects/el-nicho-aural

 

[vimeo id=”61277412″ width=”620″ height=”360″]

 

Contacto:

Mail: [email protected]

Twitter: @RaiKa83

Ricardo Pineda

    CM & Content Poducer de Forbes México. 18 mm, mp3, análogo, radiofónico, periodístico. En tiempo real es mejor.