Muere Margaret Thatcher a los 87 años

Margaret Thatcher, en una imagen de 1997 (Reuters)

Conocida como la “Dama de hierro”, ha sido la única mujer en ser primer ministro de Gran Bretaña de 1979 a 1990.

Reuters

 

Margaret Thatcher, la “Dama de Hierro” que transformó Gran Bretaña e inspiró a conservadores de todo el mundo al reducir radicalmente el Estado durante sus 11 años en el poder, murió el lunes a los 87 años tras sufrir un accidente cerebrovascular.

La única mujer que alcanzó el cargo de primera ministra en Gran Bretaña, la inflexible y directa Thatcher lideró a los conservadores a tres victorias electorales, gobernando de 1979 a 1990, el período más largo de un mandatario británico desde principios del siglo XIX.

Hija de un almacenero, con una determinación de hierro, fue amada y rechazada por igual al aplastar a los sindicatos y privatizar grandes partes de la industria británica, chocar con la Unión Europea y combatir una guerra para recuperar las Islas Malvinas (Falkland Islands para los ingleses) de los argentinos.

Thatcher mantuvo una relación cercana con el presidente estadounidense Ronald Reagan durante la Guerra Fría, apoyó al mandatario George Bush durante la guerra del Golfo de 1991 y declaró que el líder ruso Mikhail Gorbachev era un hombre con el que podría hacer negocios.

“Hemos perdido a una gran líder, a una gran primera ministra y a una gran británica”, dijo el primer ministro David Cameron.

“Su legado será el hecho de que sirvió al país tan bien, salvó a nuestro país y mostró un inmenso coraje al hacerlo, y las personas seguirán aprendiendo sobre lo que ella hizo y sus logros en las próximas décadas, probablemente siglos”, agregó.

Cameron acortó un viaje a Europa el lunes tras el anuncio del fallecimiento de Thatcher y las banderas británicas en su residencia oficial, 10 Downing Street, estaban a media asta.

Muchas personas comenzaron a dejar flores afuera de su casa en Belgravia, una de las áreas más exclusivas de Londres. Una nota decía: “La mejor líder británica”.

Thatcher murió en calma el lunes por la mañana, dijo Lord Bell, portavoz de la familia. Había estado mal de salud durante meses y había sufrido demencia en los últimos años.

“Pienso que será recordada como uno de los mejores primer ministros que este país tuvo”, dijo Bell.

“Estoy seguro que será recordada en el contexto de otros grandes hombres como Winston Churchill. Hizo una diferencia real en la manera en que vivimos nuestras vidas”, agregó.

El Gobierno británico dijo que Thatcher tendrá un funeral con honores militares en la Catedral de St. Paul de Londres, lo que no llega a ser un funeral de Estado, de acuerdo a los deseos de su familia.

“Dama de hierro”

Las imágenes perdurables de su Gobierno serán las de los conflictos: enormes enfrentamientos de la policía con los sindicatos mineros, subida a un tanque con un pañuelo blanco en la cabeza y las llamas sobre Trafalgar Square en los disturbios por un impopular impuesto local, que finalmente llevó a su caída.

“Es muy triste saber de su muerte pero su legado y su muerte son dos cosas diferentes. Políticamente no dejó un buen legado para la clase trabajadora”, dijo Kevin Robertson, gerente de un garage, de 39 años, a Reuters en Edimburgo.

La reina Isabel dijo que estaba triste de recibir la noticia de su muerte y envió un mensaje de condolencias a su familia.

“Su memoria vivirá mucho después de que el mundo haya olvidado los trajes grises de la política actual”, dijo el alcalde de Londres, Boris Johnson.