Netflix, poco que celebrar tras sus nominaciones al Emmy

A pesar del buzz positivo que se ha levantado en torno a House of Cards y sus nueve nominaciones, la empresa aún está muy lejos de las 108 nominaciones obtenidas por HBO.

 

Por Dorothy Pomerantz

 

El hecho de que Netflix obtuviera 14 nominaciones a los Premios Emmy es histórico. Hasta hace poco, Netflix era una compañía de tecnología de distribución de contenido realizado por otras empresas. Ahora, de repente, es un jugador en la creación de ese contenido. El thriller político de la casa, House of Cards, obtuvo nueve nominaciones, incluyendo Mejor Actor en una Serie Dramática para Kevin Spacey y Mejor Actriz en una Serie Dramática para Robin Wright.

No hay duda de que se trata de una gran victoria para Netflix, pero es un poco pronto para abrir el champagne y brindar por la compañía como si fuera la próxima HBO. Netflix ganó más candidaturas que Starz (que sólo obtuvo tres), pero mucho menos que Showtime y HBO, que ganaron 31 y 108, respectivamente.

Esto se debe, básicamente, a que Netflix está siendo alabado por un buen espectáculo, mientras que Showtime y HBO tienen ofertas mucho más amplias. Otros programa elegible de Netflix, Arrested Development, ganó sólo tres nominaciones, menos que cualquiera de sus otros años al aire.

No hay nada malo en ello. El éxito de un programa es difícil de conseguir y Arrested Development tiene un lugar especial en el corazón de la crítica (incluso a pesar de haber hecho enojar a muchos de sus fans).

Pero Netflix va a tener que producir muchos más programas del nivel de House of Cards para demostrar que es un jugador serio en la cancha de la televisión de calidad. Otros programas originales de la compañía, el show de horror Hemlock Grove y la nueva comedia de Orange is the New Black no han recibido tanta atención como los dos primeros shows, así que parece que la gente creativa en Netflix todavía tienen que trabajar duro en ello.

Para que todo ese gasto en programación original tenga sentido, tendría que traducirse primero en más suscriptores de Netflix. Hasta ahora, la estrategia está funcionando, pero las expectativas son muy altas en una empresa que ha visto subir el precio de sus acciones desde 52 dólares hasta los 270 en sólo un año.

El Canal Sundance fue otro de los grandes ganadoras de las nominaciones, al igual que Netflix, por un solo gran espectáculo. El canal obtuvo diez nominaciones, frente a ninguna del año pasado, gracias a la miniserie Top of the Lake. Es un paso importante para un canal pequeño como Sundance, porque significa que más personas estarán dispuestas a sintonizar otros programas de la cadena y volverán la próxima vez que haya una miniserie de alto perfil. Top of the Lake fue dirigida por el famoso Jane Campion y protagonizada por la estrella de Mad Men, Elisabeth Moss. Moss ganó dos nominaciones este año. Uno por Top of the Lake y otra por Mad Men.

Sin embargo, como es habitual, HBO fue el mayor ganador de las nominaciones. Game of Thrones obtuvo 16 nominaciones y la película de la cadena sobre Liberace, Behind the Candelabra, obtuvo 15 nominaciones. Las comedias de la cadena también tuvieron mucho éxito. Veep, protagonizada por Julia Louis-Dreyfus, obtuvo cinco nominaciones, al igual que Girls, la serie amada por la crítica. La cadena incluso se anotó una nominación sentimental con Laura Dern, quien fue nominada a Mejor Actriz por la serie cancelada Enlightened.

Aunque la vieja cantaleta sobre las cadenas de cable que le comen el mandado a las televisoras abiertas sigue siendo cierta, las grandes cadenas aún mantienen su posición en lo que respecta a la comedia. La mitad de los espectáculos nominados a la Mejor Comedia son de cadenas abiertas, pero casi todos los nominados a Mejor drama provienen de programas de cable. La excepción fue Downton Abbey, de PBS, que ganó 12 nominaciones (y House of Cards, pero Netflix no es en realidad una red de cable).

Los Premios Emmy se transmitirán el domingo 22 de septiembre.