NewCo: Talento, ¿el principal reto de las startups de México?

Adolfo Babatz, CEO de Clip, durante su charla en el festival NewCo. (Foto: Cortesía.)

Adolfo Babatz, CEO y cofundador de la empresa de pagos Clip, explica en entrevista por qué el humano es el recurso más escaso y preciado para una compañía.

 

Nada como un emprendedor para aterrizar las ambiciones de otros como él: “Hay un mito, el del universitario que empieza una empresa multimillonaria desde la cochera de la casa de sus padres. Sólo dos personas han hecho eso: Bill Gates y Mark Zuckerberg. El 99% de las startups es creado por personas que han trabajado en empresas establecidas y con procesos muy formales”, dice sin miramientos Adolfo Babatz, CEO de la empresa de pagos Clip.

Adolfo sabe de qué habla. Él cofundó Clip junto con Vilash Poovala en 2012 luego de su paso por PayPal, donde trabajaban como business manager y product manager, respectivamente.

“Es un tema de experiencia, no de talento”, abunda Babatz, y añade que el principal reto de su compañía es encontrar a las personas adecuadas para cubrir sus vacantes.

En entrevista con Forbes México, ofrecida tras una charla celebrada en el marco del primer festival NewCo, el mexicano recuerda que cuando terminó la maestría en Economía de la información en el MIT, todos sus compañeros que residían fuera de Estados Unidos regresaron a su país. “Yo creo que eso fue un error, porque tienes una oportunidad de oro: la de trabajar en uno de los mercados más competitivos del mundo. Hace mucha falta que la gente que se va a estudiar fuera se quede un rato”, asegura. “Si yo me hubiera regresado y no hubiera adquirido la experiencia que adquirí en PayPal quizá Clip se habría terminado hace mucho tiempo.”

Clip, que actualmente tiene en nómina a 46 personas en sus tres oficinas (Ciudad de México, San Francisco y Salt Lake City), es una startup que permite a negocios de cualquier tamaño aceptar pagos con tarjeta a través de un pequeño dispositivo que se conecta a prácticamente cualquier teléfono inteligente con Android o iOS. El aparato, a través del cual puedes pagar con prácticamente todas las tarjetas de crédito y débito, tiene un costo de 500 pesos, y Clip genera una ganancia mediante el cobro de una comisión de 3.6% del total de cada transacción.

 

Los otros retos de Clip

Aunque la obtención de talento es el principal desafío de Clip, Babatz aclara que está lejos de ser el único. Otros de gran relevancia son el mejoramiento de la experiencia de usuario y, al ser una empresa dedicada al procesamiento de pagos, el combate a los fraudes.

El tema de la seguridad de los pagos, afirma el también egresado del ITAM, puede ser manejado a través del equipo de ingenieros de Clip, pero también gracias a servicios de terceros, y es abordado como una de las principales prioridades del negocio desde su fundación.

Babatz enfatiza la importancia de un factor que muchas nuevas empresas pasan de largo por considerarlo secundario o irrelevante, especialmente en las primeras etapas de su operación: el diseño.

“¿Cuán relevante es el diseño para nosotros? De la primera ronda de financiamiento que levantamos, 1.5 millones de dólares (mdd), dedicamos una tercera parte al diseño del clip, y desde el día uno contratamos a un equipo de diseño gráfico. Interfaz de usuario y experiencia del usuario fue nuestra contratación número 3”, asegura Babatz.

Y no es que ninguno de los cofundadores sea esteta obsesionado con el aspecto de sus productos; la razón tiene que ver más con el negocio. “Si no le das una buena experiencia al usuario, no tiene por qué usarte a ti que eres el nuevo. Mejor se va con lo que ya conoce”, afirma Babatz, y añade que cuidar la experiencia “ayuda muchísimo a la obtención y retención de usuarios”.

Ese aspecto no se agota ahí. “Además del diseño de tu producto, de tu servicio, es muy importante el diseño organizacional, que tiene que ver con cómo le vas a resolver el problema al usuario”, subraya el CEO.

Para ilustrar su punto, Babatz habla de su departamento de atención al cliente, rebautizado dentro de Clip como Customer Happiness, que “bien podría lucir como un call center con caballerizas, pero no, los chicos tienen las mismas sillas, los mismos escritorios que todos los demás en la empresa, tienen una mesa de ping-pong y están en el área más iluminada de nuestras instalaciones”.

Todo ello redunda en una misma idea: el valor del talento que atraes a tu compañía y la importancia de generar una cultura corporativa sólida y congruente. “Los valores de la compañía se promueven y demuestran al ascender a tu talento o dejarlo ir”, dijo el ejecutivo durante su presentación ante el grupo de visitantes de NewCo.

Babatz lo tiene claro: “Hoy somos los dueños de algunos nichos como los pequeños bazares, pero el reto es comunicar este mensaje a otros sectores. En México, sólo 10% de las transacciones se realizan con tarjeta; nuestra verdadera competencia es el efectivo, y es el talento el que nos ayudará a hacernos de una parte de ese 90%.”