Sin pobreza extrema en 2030, meta del BM

Foto: Reuters.

El Banco Mundial estima que los éxitos económicos de las últimas décadas y las buenas perspectivas para los próximos años abren la posibilidad de erradicar la pobreza extrema en una generación.

WASHINGTON – El presidente del Banco Mundial (BM), Jim Yong Kim, anunció este martes el objetivo de erradicar la pobreza extrema a nivel global para el año 2030, reduciendo la pobreza absoluta -la falta de acceso a los requerimientos mínimos de alimento, ropa, salud y vivienda- a niveles inferiores al 3%.

En conferencia en la Universidad de Georgetown, indicó que el organismo buscaría cumplir esta meta con un enfoque en impulsar la prosperidad compartida, pues el avance hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio que estableció la Organización de las Naciones Unidas (ONU) no ha mermado la desigualdad.

Señaló que 1.3 mil millones de personas aún viven en pobreza extrema, 870 millones no tienen acceso a alimentos suficientes y 6.9 millones de niños menores de cinco años mueren cada año a causa de estas condiciones.

Hablando ante universitarios, académicos e invitados de la administración estadounidense, el presidente dijo que el nuevo plan requeriría acelerar la tasa de crecimiento económico, particularmente en Asia meridional y África al Sur del Sahara; aumentar la inclusión y moderar la desigualdad; y evitar o mitigar posibles crisis.

Aseguró que un nivel de pobreza absoluta por debajo del 3% modificaría radicalmente la naturaleza de los retos de desarrollo. “Se estaría cambiando de amplias medidas estructurales a una lucha contra situaciones esporádicas de pobreza”, dijo.

Reiteró que la lucha contra la pobreza extrema no es suficiente si los individuos beneficiados no alcanzan condiciones de prosperidad que sean sustentables en términos sociales, políticos y económicos.

Además, dijo, la prosperidad se debe compartir no sólo entre individuos y naciones, sino también entre generaciones, por lo que estimó que la lucha contra el cambio climático será clave para el bienestar futuro.

En ese sentido, recordó que bajo las predicciones actuales la temperatura a nivel mundial habrá aumentado 4 grados centígrados para el fin de siglo, elevando el nivel del mar 1.5 metros y colocando la vivienda de 360 millones de personas en riesgo.

Calificando los objetivos como “extremadamente ambiciosos”, el presidente invitó a los socios del Banco Mundial a eliminar el tabú de la desigualdad, y aceptar que bajo los esquemas de desarrollo actuales no toda la población se beneficia del crecimiento económico.