OCDE sugiere no gastar reservas para defender al peso (la depreciación es inevitable)

El organismo que dirige José Ángel Gurría, director del organismo económico, dijo que México no puede gastarse ese dinero y esas reservas en combatir una tendencia de depreciación del peso, que de alguna manera es inevitable.

Foto: Staff.

José Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), pidió no gastar las reservas internacionales en contener una inminente depreciación del tipo de cambio, el cual es afectado por una tormenta perfecta.

“México no puede gastarse ese dinero y esas reservas en combatir una tendencia de depreciación del peso, que de alguna manera es inevitable”, manifestó el representante del organismo internacional en la presentación de la Evaluación Económica 2017 de México.

“Ya en el pasado tuvimos la experiencia que nos agotamos las reservas y nunca en la historia México había tenido 260,000 millones de dólares (mdd) a disposición para hacerle frente a las incertidumbres”, dijo.

Según el economista mexicano, ningún banco central del mundo puede cambiar la tendencia fundamental de un mercado ni tampoco del valor moneda y las tasas de interés.

La mañana del martes 10 de enero, el Banco de México (Banxico) informó que usó la semana pasada 2,000 millones de dólares para intervenir el peso mexicano.

También puedes leer: México crecerá menos por temor a Donald Trump: OCDE 

Gurría Treviño agregó que los bancos sólo pueden acompañar la tendencia natural de las divisas para evitar una excesiva volatilidad, desórdenes de los mercados y una especulación.

“Lo que refleja el tipo de cambio en México es la caída del precio del petróleo, la incertidumbre de la economía mundial y una economía abierta donde está creciendo a 2% el comercio internacional, cuando México depende del comercio, y la incertidumbre generada por las afirmaciones por parte del próximo presidente de Estados Unidos, Donald Trump: Todo eso hace una tormenta perfecta”, expresó el encargado de la institución que aglutina a países como Japón, Alemania, Estados Unidos y Chile.

El peso mexicano es previsible e inevitable que se desprecie ante las expresiones presentes en el mercado, por lo que el Banxico debe acompañarlas. “En lugar de gastarse 1,600 mdd hubiera puesto el doble o el triple, pero la verdad se hubiera perdido”, manifestó.

Su comentario se produce mientras los bancos venden cada billete verde hasta en 22.12 pesos, como es el caso de Scotiabank.

Las intervenciones realizadas por los bancos centrales de México y otros del mundo tiene como propósito no cambiar la tendencia de su tipo de cambio, añadió Gurría.