Pemex, a 75 años de independencia petrolera

Foto: Reuters

En sus ‘bodas de platino’ con el petróleo, México cuenta apenas con 13,868 millones de barriles de crudo en reservas probadas, suficientes para asegurar la producción durante 10 años, ¿bastarán para lograr que Pemex se convierta en la paraestatal que la economía necesita?

“En México se percibe y un ambiente de optimismo y confianza económica, las reformas serán pieza clave para el futuro del país, sobre todo en lo que concierne al tema petrolero”, explicó Fred P. Hochberg, presidente del Export-Import Bank de Estados Unidos, en una mesa redonda con medios de comunicación.

Al exterior del país la opinión es coincidente, la calificadora S&P mejoró la perspectiva de la nota soberana del México ante la posibilidad de ver cambios estructurales que doten al país de mayor margen fiscal y reduzcan la dependencia petrolera. Pero la labor no es cosa simple.

Durante la conmemoración del  75 aniversario de la creación de Petróleos Mexicanos, el presidente Enrique Peña Nieto destacó que las  reservas probadas de petróleo escalaron hasta 13,868 millones de barriles de crudo al inicio del 2013, suficiente para asegurar la producción del país durante 10 años.

El mandatario dijo que ese nivel de reservas coloca a México entre los 20 primeros países del mundo en cuanto a volumen de reservas de hidrocarburos, pero ¿10 años son suficientes para tener una compañía de primer mundo?

 

En cuenta regresiva…

En su libro, México frente a la crisis, Manuel Guzmán, ahora analista del grupo financiero Bx+,  explicaba en 2009 que el tiempo para la discusión de reformas se había terminado, pues los cambios estructurales implican un ‘periodo de espera’ de al menos 10 años antes de ver resultados en la economía. Eso implica un nuevo riesgo: quizá la cuenta regresiva empezó ya desde hace tiempo.

La promesa está firme: para antes de que termine 2013 el gobierno federal espera poner sobre la mesa la reforma petrolera y la reforma fiscal, prioritarias para dotar de sustentabilidad a la economía en el largo plazo, la pregunta central es ¿los cambios serán suficientes?

En 2008, Felipe Calderón lanzó su propia propuesta, que buscaba una mayor flexibilidad en la contratación de servicios con empresas privadas, nacionales e internacionales, y mayor libertad para establecer asociaciones.

El resultado fue una reforma que permitió la creación de contratos incentivados,  emisión de bonos ciudadanos,  inclusión de cuatro consejeros profesionales al Consejo de Administración de Petróleos Mexicanos y más facultades para la Comisión Reguladora de Energía.

Entre el proyecto y la reforma aprobada hay varías diferencias y al final, la apreciación fue de insuficiencia, por ello, ahora los grandes jueces tendrán parámetros muy altos que las reformas deben cumplir.

“Podríamos revisar la perspectiva nuevamente a estable si el gobierno no obtiene la aprobación de sus propuestas políticas sustanciales, o si las reformas son insuficiente para fortalecer las finanzas públicas y  contribuir a una mayor capacidad de recuperación económica”, advirtió Lisa Schineller, analista soberana para México de S&P.

México ha realizado importantes inversiones en los últimos años para frenar el declive en su producción de petróleo, vital para las finanzas públicas, y ha logrado estabilizar la producción en alrededor de 2.5 millones de barriles por día (bpd).

Pero el país apuesta por elevar ese rendimiento y regresar a los niveles de más de 3 millones de bpd que registró en el 2004, habrá que esperar para ver los resultados de una de las reformas más esperadas desde la expropiación petrolera en 1938.