¿Podemos enfrentar a la ciberdelincuencia?

Foto: Reuters.

Los delitos cibernéticos con frecuencia lesionan seriamente el patrimonio de sus víctimas, ¿qué está haciendo Latinoamérica para hacerles frente?

 

En fecha reciente recibí la llamada de un amigo de la infancia sumamente preocupado solicitando mi asesoría sobre qué camino seguir con respecto a la desaparición de una importante suma de dinero de su cuenta bancaria sin que él haya realizado operación alguna en ese sentido. Muchos de ustedes, estimados lectores, ya sea por experiencia propia o también a través de amistades o familiares, han conocido de víctimas de la llamada ciberdelincuencia, la cual causa a sus víctimas daños irremediables en su patrimonio. Ante este tipo de situaciones mis cuestionamientos son: ¿Están nuestras autoridades latinoamericanas lo suficientemente capacitadas y cuentan con la tecnología de punta disponible para hacer frente a este tipo de delincuencia que actúa en situaciones en extremo sofisticadas?

En el portal de la Interpol se hace mención a que “la ciberdelincuencia constituye uno de los ámbitos delictivos de más rápido crecimiento. Cada vez más delincuentes se aprovechan de la rapidez, la comodidad y el anonimato que orecen las tecnologías modernas para llevar a cabo diversos tipos de actividades delictivas. Éstas incluyen ataques contra sistemas y datos informáticos, usurpación de la identidad, distribución de imágenes de agresiones sexuales contra menores, estafas relacionadas con las subastas realizadas a través de Internet, intrusión en servicios financieros en línea, difusión de virus botnets (redes de ordenadores infectados controlados por usuarios remotos) y distintos tipos de estafas cometidas por correo electrónico, como el phishing (adquisición fraudulenta de información personal confidencial).

Por otra, el peligro del terrorismo obliga a las autoridades a ocuparse de los puntos vulnerables en materia de seguridad de las infraestructuras relacionadas con la tecnología de la información, como las centrales energéticas, las redes de suministro eléctrico, los sistemas de información y las redes informáticas de las administraciones públicas y de las grandes empresas.”

En un comunicado de prensa fechado el  8 de julio de 2013 en Lyon Francia, Interpol y el Ministerio del Interior de Francia anunciaron la organizaron conjuntamente de una conferencia internacional  denominada “Foro sobre Tecnología contra la Delincuencia”, para determinar y desarrollar repuestas tecnológicas ante los retos —en constante evolución— relacionados con la seguridad.

En dicho foro Mirelle Ballestrazzi, presidenta de Interpol, señaló: “Nuestra capacidad para tomar medidas en el futuro dependerá del plan prospectivo. Estratégico…Para elaborar este plan será necesario determinar los motores del cambio con miras a anticiparnos a los retos del mañana, asimismo, prever los riesgos futuros para poder establecer prioridades en nuestras actividades y enfrentarnos a los próximos desafíos. Hay numerosos obstáculos para lograrlo y la única manera de superarlos es a través de la cooperación…”

En lo que toca en servicios financieros un indicador importante es lo señalado en el portal de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) dependiente de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de México (SHCP), mismo que hace mención que en el top 10 de productos que fueron objeto de acciones de atención por parte de dicho organismo durante el primer trimestre de 2013 fueron: 10,037 consumos no reconocidos (tarjeta de crédito y débito) y 3,996 cargos no reconocidos en la cuenta. Sería interesante conocer cuántas de estas acciones  tienen su origen en actividades causadas por ciberdelincuentes. ¿Se canalizaron a las instituciones policiacas o de investigación correspondientes este tipo de casos a fin de contar con elementos suficientes para emitir una opinión robusta? Quiero imaginar que ese es el caso.

Bien lo dice Chris Pirillo, fundador y CEO de LockerGnome Inc., una cadena de blogs, foros de web, listas de correos y comunidades online: “Las contraseñas son como la ropa interior. No puedes dejar que nadie la vea, debes cambiarla regularmente y no debes compartirla con extraños.” Al menos el consejo de Pirillo es un buen inicio para protegernos de los ciberdelincuentes, corresponde también a las autoridades correspondientes hacer su trabajo de investigación de forma profesional. ¿Se siente usted seguro, estimado lector?

Contacto:
www.garciagibson-consultores.com
[email protected]
@garciagibson