¿Por qué Madonna no está en la lista de multimillonarios de Forbes?

Foto: Reuters.

Hace unos días corrió el rumor de que la fortuna de la cantante había alcanzado los 1,000 millones de dólares. En Forbes nos dimos a la tarea de, una vez más, desenmascarar las cifras. Y el resultado la deja a medio camino.

 

Por Zack O’Malley Greenburg

 

Forbes publicó su edición anual de multimillonarios en marzo pasado, la lista incluye a un montón de caras nuevas (Tory Burch, Renzo Rosso) junto con las habituales (Bill Gates, Warren Buffett).

Hay muchos magnates del entretenimiento en la lista (David Geffen, Oprah Winfrey), pero no hay multimillonarios que hayan obtenido su riqueza trabajando como músicos o actores. No están Diddy ni Jay-Z, tampoco Brad Pitt o Angelina, y no, tampoco está Madonna.

Sin embargo, a principios de esta semana, la blogósfera estalló en declaraciones de que la chica material había entrado al club de los 1,000 millones de dólares (mdd).  La mayoría de las historias citó erróneamente una historia de WWD como fuente (representantes de la publicación confirmaron que ésta no existe), probablemente debido a un artículo del New York Post que inicialmente vinculó al sitio de WWD antes de corregir y redirigir el link hacia otro lado.

Hay una razón por la que Madonna no está en nuestra lista de multimillonarios: en pocas palabras, no es una de ellos.

Hace seis años, calculamos la fortuna de la cantante en 325 mdd. Desde entonces, nuestro equipo del departamento de Riqueza ha detallado, a través de la lista de las 100 celebridades, los montones de dinero que ha ganado, y si bien ha producido una cantidad considerable, los números no se acercan para nada a los 1,000 millones. Madonna ganó 72 millones en 2007, 40 millones en 2008, 110 millones en 2009 y 58 millones en 2010. Sin giras o un nuevo álbum en 2011, no ha ganado lo suficiente para entrar en nuestra lista de ese año, ni siquiera con los 30 millones que hizo durante el primer semestre de 2012.

Sumemos todo esto (además de lo que sea que haya ganado en 2011, digamos 10 mdd) y la cifra total sería de 320 millones. Restemos un 35% de impuestos federales (112 mdd), 10% de impuestos estatales y locales (32 mdd) y 20% por gastos de administración, pago de honorarios y gastos de representación (64 mdd). Eso deja 112 millones de dólares antes de calcular los gastos en casas, personal, viajes o artículos de lujo.

¿Qué hay de aquella monstruosa gira? La mayoría de los informes recientes refieren los conciertos que dio Madonna durante los últimos 12 meses como el motivo de su ascenso en el panteón financiero, citan, además, las buenas ventas de su álbum MDNA, por lo que el tour habría recaudado más de 300 millones. A ello suman las ventas de perfumes, 60 mdd, la venta de mercancía en los conciertos, 75 mdd, y otros acuerdos que suman 30 mdd.

Sin embargo, la diferencia entre la venta bruta de entradas, los ingresos brutos y los ingresos netos es ignorada hasta el momento. Los artistas suelen llevarse a casa alrededor de un tercio de los ingresos brutos por venta de boletos, en el caso de Madonna, significa que los 300 mdd se convierten en sólo 100 millones.

Para recaudar 75 millones en venta de mercancía, habría tenido que promediar 34 dólares por venta durante su gira (o alrededor de 10 dólares más que Justin Bieber). Y eso es sólo el número bruto. Para la mayoría de los artistas proyectamos una utilidad neta de 5 dólares por cabeza por la venta de mercancía, Bieber encabeza la lista con unos 10 dólares, de acuerdo con el equipo que coordina su gira. Vamos a dar a Madonna el beneficio de la duda y a decir que ella también hace 10 dólares por persona. En el transcurso de una gira que convocó a 2.2 millones de fans, se habría llevado a casa 22 millones de dólares.

El acuerdo de Madonna con la disquera le garantiza un adelanto de 1 millón de dólares por álbum, pero el MDNA probablemente no ha ganado mucho más que eso. Obtuvo el disco de oro en Estado Unidos por la venta de más de 500,000 copias, y parece poco probable que el álbum haya vendido más que esa misma cantidad en el extranjero. Sin embargo, eso es sólo un poco más de un millón de copias vendidas, lo que resulta en unos pocos millones de dólares en sus arcas, aproximadamente la misma cantidad que obtiene la mayoría de las principales estrellas por ser la imagen de un perfume, independientemente de las ventas brutas.

Pero seamos demasiado generosos. Digamos que Madonna ganó 200 millones durante el año pasado. Quitemos el 65% de impuestos y gastos de gestión, como lo hicimos antes. Eso deja 70 millones. Combinemos eso con los 112 millones sobrantes de 2007 hasta el primer semestre de 2012, y tendremos 182 millones. Así que incluso si Madonna ahorró cada centavo que ha ganado desde 2007, —sin gastos de viaje ni gastos habituales, sin derrochar— , tendría una fortuna aproximada de 500 millones de dólares.

¿Es posible que tenga otros activos que hayan aumentado su valor y por lo tanto no figuren en nuestros estimados de ganancias anuales? Claro. Sus propiedades de bienes raíces, su colección de arte y sus participaciones en otras empresas podrían haber aumentado. Pero hay que tener en cuenta que 2007 fue el pico de un mercado que durante mucho estuvo al alza; los activos perdieron valor durante la recesión hasta ahora están recuperando el nivel de entonces.

Los representantes de Madonna no responderán a las solicitudes hechas por Forbes para comentar esta historia, como parece que tampoco lo hicieron sobre todas las historias sobre su fortuna publicadas la semana pasada. Y ésta no es la primera vez que Forbes ha desinflado las exageradas cifras sobre la fortuna de la cantante, Clare O’Connor, parte del equipo de esta revista, refutó algunas en 2010.

Madonna es un icono cultural, y sin duda una de las artistas más exitosas de todos los tiempos. Bien podría llegar a los mil millones de dólares algún día. Pero en estos momentos, en el mejor de los casos, se encuentra sólo a la mitad del camino.