Profeco cierra capítulo amargo

Foto: Sitio maximobistro.com.mx

La Procuraduría Federal del Consumidor reabrió el restaurante de la colonia Roma que fue clausurado el fin de semana tras las quejas de la hija del procurador Humberto Benitez Treviño. 

 

 

El fin de semana, el restaurante Maximo Bistrot recibió una suspensión de actividades por parte de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) luego de que Andrea Benitez, hija de Humberto Benitez Treviño, titular de la dependencia, hiciera pública su insatisfacción ante los servicios que ofrece el local ubicado en la colonia Roma. El episodio se calificó en redes sociales como una exageración y un abuso de influencias. La Profeco terminó este jueves con el trago amargo al reabrir el local.

 

¿Qué fue lo que pasó? 

De acuerdo con reportes de los medios de comunicación, el viernes  por la tarde,  Andrea llegó al establecimiento, que estaba abarrotado. Dada la concurrencia,  fue anotada en la lista de espera  hasta que alguna mesa se desocupara. El conflicto ocurrió cuando una de las mesas en el exterior quedó disponible y un grupo de clientes, primeros en turno y ya instalados en el interior, accedieron a su reservación. Andrea solicitó la misma mesa.  A pesar de que el personal ofreció el espacio en el interior del establecimiento,   la hija del procurador, amenazó con informar a las autoridades pertinentes si sus deseos no se transformaban en órdenes. La solicitud fue rechazada por parte del personal de Maximo Bistrot.

Horas después, ante las circunstancias adversas, las quejas llegaron a la Profeco y,  como parte de sus facultades de defensa, envió un grupo verificadores. La discordancia entre el mezcal ofrecido por el restaurante y su origen de agave ‘espadachín’ junto con  las irregularidades en el manejo informativo de las reservaciones,  resultaron observaciones suficientes para que se colocaran sellos suspensorios sobre la entrada del establecimiento especializado en comida mexicana.

La molestia de los comensales por la inspección y la actitud de Andrea,  rápidamente escaló en las redes sociales durante el sábado. Andrea saltó a la luz pública bajo el sobrenombre de  ‘Lady Profeco’ que se convirtió en tema del momento.

El domingo alrededor de las 5 de la tarde, por medio de su cuenta de Twitter @HumbertoBeniTre,  declaró: “Mi sincera disculpa por la conducta inapropiada de mi hija y la sobrerreacción de verificadores de @profeco. Privilegio sólo para la ley”.

Tras las críticas emitidas en los medios y redes sociales, Andrea también ofreció disculpas por su comportamiento y publicó en su cuenta @AndyBenitezz: “Quiero ofrecer disculpas a quienes fueron incomodados el pasado viernes en @maximobistrot me siento muy apenada por lo que pasó. No se respetó el orden en la asignación de mesas y el trato fue grosero, me incomodó mucho. De corazon ofrezco disculpas. Estoy muy apenada” (sic).

No es la primera vez que un funcionario público recibe acusaciones de nepotismo o  tráfico de influencias para beneficio personal: en 1995, Raúl Salinas de Gortari, hermano del ex presidente Carlos Salinas de Gortari, fue acusado de enriquecimiento inexplicable y  falsificación de pasaportes durante el periodo presidencial de su consanguíneo.

En 2012, el periódico reforma dio a conocer la ostentosa vida  que Paulina Romero Deschamps mostraba en Facebook, compuesta por viajes en aviones privados a Europa, recorridos en yates,  bolsas de diseñador, el trato exclusivo que recibían sus mascotas en tiendas departamentales de lujo,  cuya suma superaba el ingreso mensual de Carlos Romero Deschamps,  líder del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana.

En un comunicado emitido el 2 de mayo,  Humberto Benitez Treviño informó que “desde la semana pasada me encuentro convaleciente por una intervención quirúrgica. Al enterarme de la situación, de inmediato instruí se suspendiera el operativo, a fin de evitar cualquier extralimitación por parte de los verificadores. He girado instrucciones a todo el personal para que no se  repita una situación de esta naturaleza. La Profeco está inmersa en un proceso de reestructuración que entre otros objetivos tiene el de actuar estrictamente apegado a derecho. Reitero mis atentas disculpas por el comportamiento de los involucrados en este lamentable incidente”.

La Profeco informó que los sellos de suspensión fueron retirados el día de hoy, toda vez que el restaurante atendió las observaciones.