Profeco y ANTAD pactan evitar alzas en el precio del huevo

Foto: Reuters.

Este lunes, diversos medios de comunicación, anunciaron que el kilogramo de huevo en el Distrito Federal registró nuevos incrementos para alcanzar el límite de 40 pesos en tiendas de abarrotes, centros comerciales y mercados públicos.

 

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) y la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), manifestaron su voluntad de evitar que se especule y se aumente injustificadamente el precio del huevo, básico en la dieta de los mexicanos, y resaltaron el compromiso de colaborar en la estabilización de estos mercados a través de la negociación con sus proveedores.

Ambas instituciones acordaron que estarán al pendiente de los precios de las diferentes variedades de panes y otros productos que utilicen el huevo como insumo.

El Procurador Federal del Consumidor, Humberto Benítez Treviño, y el Presidente de la ANTAD, Vicente Yáñez Solloa, dijeron que para la Profeco y la ANTAD, la prioridad son los consumidores, por lo que en el marco de colaboración concertado, autoridad e industria trabajan de manera coordinada con el desarrollo de diversas acciones en el ámbito de las respectivas competencias y atribuciones.

La Profeco anunció que reforzó sus acciones de verificación a nivel nacional para evitar prácticas comerciales abusivas que afecten los derechos y economía de los consumidores.

Este lunes, diversos medios de comunicación, anunciaron que el kilogramo de huevo en el Distrito Federal registró nuevos incrementos para alcanzar el límite de 40 pesos en tiendas de abarrotes, centros comerciales y mercados públicos.

Los Asociados de la ANTAD estiman que de mantenerse las condiciones actuales en los precios de las materias primas no se justificarían aumentos adicionales.

Ambos organismos refrendaron que trabajan coordinadamente en beneficio de las familias mexicanas, por lo que mantendrán una vigilancia permanente, no sólo sobre los mercados del huevo sino también de los que componen la canasta básica.

Como parte de estas medidas se realiza el monitoreo permanente de los precios de venta de huevo y pollo, así como la verificación en centrales de abasto, tiendas de autoservicio, misceláneas y expendios de estos dos productos.

La vigilancia se extiende a productores para asegurar la exhibición y respeto de precios, el correcto funcionamiento de las básculas y sobre todo que no se especule con los precios de venta del producto básico.