Publicidad mexicana, ¿lista para la era digital?

Foto: Reuters

Con un mercado de 134,978 mdp, la Industria de la comunicación y mercadotecnia afirma estar lista para una nueva época en que todo ocurre por Internet.

 

“Entre el zapato y el pantalón, está el detalle de distinción”, el jingle de calcetines Donelli pasó a formar parte de la cultura popular mexicana, casi de la misma manera en que lo son las quesadillas de comal o la pintura facial en Chapultepec.

A 90 años de fundada, la Asociación Nacional de la Publicidad (ANP), tiene un gran reto gremial: hacer frente a una era digital en la que no basta una imagen o una tonada, el nuevo publicista debe ser multimedia.

“La era digital es la evolución de los canales de difusión, al igual que el resto de los ámbitos sociales, la publicidad ha debido transformarse en la medida que la tecnología se convierte en pieza clave para la vida cotidiana de las personas, y la publicidad mexicana es la más creativa y adaptable que hay en el mundo”,  explica Gerardo Reyes Guízar, presidente de la ANP.

En opinión del directivo, es imposible pensar que una marca no tenga una cuenta en al menos una red social, y también es imposible pensar que las estrategias publicitarias son sólo para las grandes empresas, pues el Internet abrió la puerta para que todos pudieran hacer publicidad y para que la industria genere estrategias cada vez más focalizadas.
Google coincide. Su último estudio sobre portabilidad arroja que de los 23 millones de mexicanos que cuentan con un dispositivo inteligente, 84% los utiliza para realizar búsquedas de productos y conocer reseñas, las cuales influyen en sus decisiones de compra.

El reto es claro, pero también lo es la estrategia  que los creativos deben seguir: “El espectro se abre , a lo mejor decrecerá un poco la inversión en medios tradicionales, pero va a crecer la inversión en los medios nuevos porque son más focalizados y más dirigidos, cada vez las marcas serán más estudiosas de su target  y también se requerirá más presupuesto para publicidad”, afirma Reyes Guízar.

La necesidad de un mayor presupuesto es notable, en México, la industria de la comunicación y mercadotecnia tiene un valor de mercado de 134,978 millones de pesos (mdp), y es referente de la industria a nivel Latinoamérica, pero aún hay trabajo por hacer.

“Tenemos una posición interesante, vamos creciendo pero no estamos en los niveles de  Brasil, de cada producto, el 10% de las ventas se va para publicidad, en el caso de México estamos en el mejor de los casos en un 5%, habla de que el tipo de cultura es diferente”.

Para incrementar la inversión y robustecer al gremio, el presidente de la ANP explica que es momento de que las agencias tomen ventaja de la necesidad de las marcas de tener una estrategia más dirigida,

IMG_0025

“Podemos decir que un spot en televisión es un escopetazo y sacar una actividad en BTL (Below the line, traducido al español significa debajo de la línea) con el consumidor perfectamente bien estudiado es un tiro de precisión, todas son necesarias, ninguna es más importante que la otra, tenemos que comunicar y tenemos que generar cultura para que todos aprendan a comunicar y se reactive la economía. Es momento de no perder de vista que no todo son las grandes empresas, las Pymes generan 9 de cada 10 empleos en el país y como agencias hay que saber distinguir nichos potenciales”, afirma.

 

Celebración ‘retro’

Como parte de los festejos de la ANP, la Asociación decidió lanzar una campaña de anuncios para destacar lo mejor que la industria ha generado en los últimos 90 años, así, la frase emblemática de los calcetines Donelli, el gansito que pide que lo recuerden, la imagen de los refrescos Chaparrita y la campaña de lavadoras que hacía alusión al ‘chaca-chaca’ volverán a invadir 320 medios a nivel nacional.

“Se trata de frases y conceptos que quedan en la memoria social, es momento de revivirlos y generar con ellos una celebración del terreno que la publicidad mexicana ha ganado”, afirma Clemente Cámara Rojas, de la agencia Clemente Cámara Rojas y Asociados.

Entre los nombres de los padres de estas campañas destacan Silvio García Pato, Germán Levata y Eulalio Ferré, grandes pioneros en la industria publicitaria mexicana.

“La publicidad debe ser anónima porque lo que debe lucir debe ser la marca, pero  en este caso se vale darles el crédito a los creativos que desarrollaron estos emblemas”, añade  Manuel Ruiz, director creativo en Clemente Cámara y Asociados.