Amistades y trabajo, reto para la productividad

Foto: Reuters

La competencia, la falta de tolerancia y el individualismo son características muy comunes dentro de estos ambientes que crean conflictos entre los miembros de un equipo.

 

Relacionarse cordialmente con los compañeros de oficina,  hace más llevadera la jornada laboral, y no formar lazos con las personas que compartes  ocho horas diarias, momentos de estrés, bromas, tensiones e intercambio de información útil, resulta casi imposible.

Este tipo de relaciones concluyen  en una amistad significativa y valiosa, ya que el afecto va más allá de los escritorios y cubículos de la compañía.

Un estudio elaborado por el portal del empleo Trabajando.com,  reconoce que  los amigos en la oficina ayudan a salir del estrés al compartir vivencias  y esto favorece al rendimiento, la motivación y productividad.

No obstante, existen situaciones de conflicto que afectan directamente el ambiente laboral y por consecuencia, el desempeño, sobre todo en lugares donde las condiciones de trabajo no son óptimas. Esas situaciones obligan  a tomar decisiones determinantes que pondrán en juego la amistad y el compromiso con tu trabajo, pero debes discernir entre la “más correcta”.

Por ejemplo, si tu jefe te informa que en dos meses más cerrarán la sucursal, pero te pide expresamente que no se lo comentes a nadie y tú te comprometes a mantener esta información confidencial. Luego, un amigo de la oficina te pregunta si es verdad el rumor de que cerrarán la empresa. Entonces, ¿Cuál es la decisión correcta?

“Son los trabajadores quienes deben ser capaces de diferenciar la amistad de las responsabilidades laborales, para que no se presten para malos entendidos y falta de cumplimiento de las tareas. Una buena amistad es capaz de entender esto y de no exponer al otro en situaciones que lo puedan poner en jaque con su jefe o frente a la empresa”, señala Margarita Chico, Directora Corporativa de Comunicación de Trabajando.com.

Por tanto, debes poner en claro las responsabilidades que tienes con tu empresa sin que interfieran en tus relaciones cotidianas con los compañeros de trabajo, porque tu empleo puede resultar afectado por un mal manejo con las amistades laborales.