¿Qué mata nuestra productividad en el trabajo?

Foto: Reuters.

Un estudio revela algunas cosas interesantes: los oficinistas buscan espacios abiertos de trabajo, pero menos distracciones por parte de sus compañeros; algunos rechazan el home office y no siempre tener futbolitos o mesas de billar resultan tan positivos como se creía.

 

Por Jacquelyn Smith

 

A cada uno de nosotros nos sacan de balance en el trabajo diferentes cosas. Algunos empleados pierden el enfoque a la menor distracción, como el ruido de la calle o una puerta que se abre, mientras que otros creen que su productividad sólo es afectada por interrupciones más grandes, como reuniones no programadas o llamadas telefónicas frecuentes.

Pero hay una cosa que distrae a casi todos en la oficina: compañeros de trabajo ruidosos.

Una nueva encuesta de Ask.com, una servicio de respuesta de encuestas en línea, descubrió que la mayoría de los empleados en Estados Unidos (61%) está de acuerdo en que los colegas ruidosos son la mayor distracción de oficina.

“El dato no es demasiado impactante”, reconoce Lisa Ross, vicepresidente de recursos humanos de Ask.com. “Nuestros estudios internos demuestran que nuestros propios empleados también ubican eso en los primeros lugares de la lista.”

Harris Interactive llevó a cabo una encuesta a nivel nacional en nombre de Ask.com, en la que entrevistó a más de 2,060 profesionales de 18 años y más entre el 26 de marzo y 28 de marzo de descubrir las preferencias y hábitos de los trabajadores de Estados Unidos sobre un entorno productivo óptima.

El estudio de productividad en el trabajo de oficina, publicado el martes, mostró que el ruido los compañeros de trabajo no es el único asesino de la productividad.

“No siempre es obvio lo que está minando la productividad”, dice Ross. “De hecho, el culpable a menudo puede escapar a la vista. También es cada vez más difícil encontrar el equilibrio entre el fomento de un ambiente creativo y de colaboración y uno que respete la necesidad de concentración de los compañeros. Quieres que la gente disfrute venir a trabajar, pero si inadvertidamente creas barreras para que lo realicen, estarás interfiriendo en su camino”.

Resulta además que el teletrabajo, los proyectos de grupo, las reuniones improvisadas, los cubículos, sentarse al lado del jefe y las interacciones cara a cara son otros de los grandes culpables.

Así es: la preferencia de trabajar desde casa no es tan frecuente como se pensaba. La mayoría de los encuestados (63%) dijo que cuando llega el momento de concentrarse prefiere su espacio de trabajo personal a trabajar desde casa.

“Eso me sorprendió “, dice Ross. “Yo pensaba que si trabajas desde casa, solo, ¿qué mejor lugar para concentrarte? Pero resulta que trabajar desde casa implica una serie de distracciones.”

La encuesta también encontró que el 86% de los encuestados prefiere trabajar sola para alcanzar la máxima productividad, “lo que sugiere que, si bien las gratificaciones laborales orientadas a grupos como el futbolito y los salones con sillones mullidos se han convertido en herramientas populares para desbloquear la creatividad y elevar la moral, no siempre llevan a la eficiencia”, dice Ask.com.

Ross dice que los empleadores tienden a “sobre estimular la colaboración con cosas como mesas de billar, futbolitos y juegos de video, pero con el ambiente de trabajo fluido y sin ataduras de hoy, la gente no necesita de eso para acercarse entre sí, lo hace de forma orgánica [cuando es necesario]. “En cambio, la creación de un espacio personal donde uno puede desconectarse del mundo exterior y maximizar la producción se ha vuelto más valioso, añade.

40% de los encuestados mencionó los encuentros improvisadas con compañeros de trabajo que se detienen en su área de trabajo como otra gran distracción en la oficina. De hecho, casi la mitad (46%) dijo que se comunica principalmente con los compañeros de trabajo a través de e-mail, mensajería instantánea o teléfono para evitar las distracciones que acompañan a las interacciones cara a cara (como la charla ociosa).

A pesar de citar a los compañeros ruidosos y las interacciones cara a cara como los principales distractores, más de una cuarta parte de los encuestados (27%) cree que sería más productiva en una “sala abierta” o con una distribución de “sala de prensa”, en lugar de una serie de cubículos o un espacio de trabajo de oficinas separadas.

“Los cubículos han sido llamados la ‘locura monolítica” por el hombre que los inventó, y no hemos visto un cambio hacia otras alternativas sino hasta hace poco”, dice Ross.” Son geniales para maximizar el espacio de la oficina, pero los cubos no son conocidos por ser particularmente interesantes o inspiradores. Tu área de trabajo personal es donde pasas la mayor parte de tu tiempo y creo que los trabajadores de oficina en general, tienen hambre de algo diferente. La popularidad de los programas de televisión como ‘The Newsroom’ probablemente contribuirán al interés nacional en aprender más acerca de este enfoque.”

Ross dice que es complicado porque, mientras que hay un deseo de una ambiente abierto, similar a una sala de redacción, los empleados también quieren minimizar las distracciones y el ruido.

Por último, la encuesta reveló que más de un tercio de los que tienen un jefe dijo que sentarse y trabajar junto a un superior puede matar la productividad. De hecho, el 38% prefiere hacer “actividades desagradables”, como optar por más trabajo o sentarse al lado de alguien que come con la boca abierta, que se sienta al lado de su jefe.