Regalías amenazan la ‘bonanza’ minera

Foto: Reuters.

La propuesta de regalías sobre las utilidades, aprobada por diputados, puede inhibir las inversiones del sector en México.

 

La celeridad con la que se están aprobando las propuestas suscritas en el Pacto por México ya tocaron a diversos sectores, incluyendo al minero, uno de los que más inversiones hace en el país.

La reforma a la Ley Minera incluye, entre otros cambios, aplicar una regalía del 5% sobre las utilidades que saquen las compañías de sus actividades de extracción. Aunque esta medida se realiza en otros países con actividad minera, las compañías ya mostraron su rechazo.

El sector minero, que este año planea invertir alrededor de 8,000 millones de dólares (mdd), indica que en otros países, a cambio de las regalías, las mineras tienen acceso a esquemas fiscales que en México no existen, por lo que las inversiones pueden disminuir.

Aunque el impacto de esta regalía parece inevitable, éste será diferente para cada compañía dependiendo de su tamaño y sus ganancias, pero para algunas más pequeñas puede significar el fin de su rentabilidad, advierten especialistas.

 

Cambios a la ley

A finales de abril pasado, la Cámara de Diputados aprobó reformas a la Ley Minera, que incluye el pago de la regalía sobre la explotación de las minas en el país.

“Es un 5% sobre una utilidad que se calcula restando los ingresos que se tengan de la extracción y las deducciones”, explica Reginaldo Montaño, socio de Impuestos y Servicios Legales de Deloitte México.

Aunque falta que los cambios a la legislación se ratifiquen en el Senado durante el próximo periodo de sesiones, la rapidez con la que se está haciendo la reforma no le está permitiendo al sector minero cabildear, considera el especialista.

“Las propuestas de reforma están siendo aprobadas de forma expedita por el Congreso y muchas veces no les da tiempo a los sectores cabildear”, agrega.

En el mismo mes, la Cámara Minera de México (Camimex) destacó en un comunicado que el sector minero en el país es el que paga más impuestos comparado con otras naciones, como Estados Unidos, Canadá, Chile y Perú, pero no goza de esquemas fiscales que beneficien su inversión.  Además de que las inversiones en infraestructura básica y social “deben ser apreciadas por las autoridades como un gasto adicional a la actividad minera”.

La inversión de las minera en México este año será de 8,000 millones de dólares (mdd), 4.6% más que en 2012 y 42% más que en 2011. Además, la industria da trabajo a más de 332,000 personas directamente y a 1.6 millones indirectamente, de acuerdo con datos del organismo.

Ayer martes, las empresas que integran el Consejo Mexicano de Hombres de Negocios (CMHN) anunció que invertirán 27,000 mdd en el país; la mayoría de este monto se destinará precisamente al sector minero.

Preguntado por la regalía a las utilidades, Claudio X. González, presidente del CMHN, dijo que este costo puede reducir la capacidad de invertir con la misma fuerza.

“Si es un costo adicional, obviamente no va a ser bienvenido, pero tendremos que estar pendientes para ver exactamente cómo se termina la reforma hacendaria, donde se verá este tema también”, agregó.

 

Impacto distinto para cada uno

La forma en que impactará el pago de este derecho variará entre cada compañía, el tipo de metales que extraiga y sus utilidades, considera Reginaldo Montaño, de Deloitte.

“Dependiendo del tipo de empresa minera, sus ingresos pueden ser mayores o menores, en caso de que sus utilidades sean muy altas, como las que extraen oro y plata, quiero pensar que sí les pegará, pero no tan significativamente como otras mineras donde la utilidad que ellos tienen no es tan alta”.

Para aminorar el impacto, el sector podría optar por que se les tome en cuenta otros gastos para reducir el monto de la regalía, aunque ya se haya aprobado la reforma en el Congreso, considera Banamex en un análisis.

“La industria está ejerciendo presión para asegurarse de que los actuales pagos por derechos a las comunidades locales se pueden aplicar contra la regalía”.

También pueden aplicar otras medidas sobre sus propias actividades, indica Montaño, de Deloitte: “¿Qué es lo que va a pasar? Que tendrán que subir el precio del mineral que están vendiendo. A fin de cuentas, tendrá que repercutir en la utilidad”.

Aunque para las compañías que no son del tamaño de Goldcorp, Grupo México o Peñoles, esta regalía puede significar un duro golpe a su actividad. “La utilidad ya no será tan buena para unos y quizá ya no sea negocio para ellos”, advierte.