Renuncia ministro de finanzas de Chipre

Michael Sarris, saliente ministro de Finanzas de Chipre. (Foto: Reuters)

El gobierno anunció que los controles de capital se relajarán y su ministro de finanzas se retira para enfrentar una investigación por la crisis.

 

Reuters

NICOSIA – El ministro de Finanzas de Chipre, Michael Sarris, renunció el martes luego de que la isla concluyó las negociaciones con sus acreedores internacionales sobre un rescate que la forzó a imponer fuertes pérdidas a los depositantes bancarios.

La noticia se produjo después de que Chipre anunció una relajación parcial de los controles cambiarios colocados la semana pasada, al aumentar el techo de las operaciones financieras que no necesitan autorización del banco central, pero manteniendo la mayoría de las otras restricciones.

Sarris, quien fue enviado a Moscú el mes pasado pero regresó con las manos vacías cuando Chipre buscó la ayuda de Rusia tras haber rechazado una propuesta para gravar los depósitos, dijo que su objetivo principal de llegar a un acuerdo con los prestamistas se había cumplido. Su renuncia fue aceptada por el gobierno.

El ahora ex ministro dijo que también era apropiado renunciar debido a que es una de las tantas personas bajo escrutinio de un equipo de investigadores que analizan el colapso del sistema bancario chipriota.

El martes, el presidente chipriota Nicos Anastasiades contrató a tres jueces retirados de la Corte Suprema para investigar responsabilidades políticas, civiles y penales sobre la crisis de la economía doméstica, una de las más pequeñas de la zona euro.

Antes de renunciar, el ministro dijo que no estaba claro cuándo se levantarían los controles de capital restantes, introducidos cuando los bancos de la isla reabrieron el 28 de marzo, tras dos semanas de cierre mientras el Gobierno negociaba un rescate de 10,000 millones de euros (12,850 millones de dólares) del Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea.

La condición de Chipre como centro financiero se desplomó en poco tiempo luego de que las autoridades se vieron forzadas a liquidar un banco y a provocar fuertes pérdidas para los depositantes más pudientes a cambio de la ayuda financiera.

Sus controles de capital son los primeros en la zona euro y fueron introducidos mientras el país trata de impedir una salida de dinero.

El decreto firmado por Sarris con fecha del 2 de abril es válido por dos días y las autoridades chipriotas han dicho que podría llevar un mes para quitar todas las restricciones.