Resultados de Philips complican panorama

Foto: Philips

La compañía reportó una ganancia trimestral mejor a la esperada pero también una debilidad en las ventas, dejando traslucir los desafíos que afronta.

 

Reuters

AMSTERDAM.- El grupo holandés Philips prevé una desaceleración en el primer semestre por la debilidad de la economía europea y un difícil pronóstico para el gasto en el sector sanitario en Estados Unidos, una noticia que el lunes llevó a sus acciones a su peor nivel en cuatro meses.

Philips reportó una ganancia trimestral mejor a la esperada pero también una debilidad en las ventas, dejando traslucir los desafíos que afronta mientras se reestructura en medio de un estancado crecimiento económico, un gasto de consumo frágil y recortes presupuestarios gubernamentales en varios mercados.

El grupo reportó una utilidad neta en el primer trimestre de 162 millones de euros (212 millones de dólares), frente a los 183 millones de euros en el mismo período un año atrás, cuando sus resultados fueron impulsados por ganancias netas de 119 millones de euros (mde) por la venta de bienes raíces y otros negocios.

Philips ha vendido gran parte de su negocio de electrónica de consumo -incluyendo sus operaciones de televisión, audio y video- para mejorar la rentabilidad.

El EBITA trimestral mejoró en todos sus negocios, excluyendo ganancias extraordinarias de hace un año atrás y otros cargos.

Las ventas trimestrales subieron 1% sobre una base comparable a 5,258 millones de euros (mde).

Los analistas en un sondeo encargado por Reuters habían pronosticado una utilidad neta de 153 millones de euros y ventas de 5,407 mde.

Las acciones de Philips, el mayor fabricante de iluminación del mundo y uno de los tres mayores productores de equipos para hospitales, caían un 3.3%, a su peor nivel desde enero.

Fabian Smeets, analista en ING, dijo que aunque el resultado neto estaba por encima de los consensos, los inversores estaban preocupados por el débil pronóstico para la primera mitad del año y un modesto aumento del 4% en las ventas en los mercados emergentes, considerados el principal motor del crecimiento Philips en su reestructuración.

El presidente ejecutivo, Frans van Houten, quien ha encabezado la reestructuración de la firma en los últimos dos años, dijo que la proyección para el sector de la salud es particularmente complicada en Estados Unidos, donde los ejecutivos del área son cautos sobre sus planes de gasto en medio de reformas sanitarias.

Philips dijo que estaba encaminada a cumplir sus objetivos para fines del 2013, entre ellos un incremento de 4 a 6% en las ventas, un margen de 10 a 12% en EBITA (ganancias antes de intereses, impuestos y amortizaciones) y un retorno sobre capital de 12 a 14%.

Van Houten dijo que el 17 de septiembre presentará sus nuevos objetivos financieros y su estrategia para los próximos años.

Algunos analistas esperan que en el futuro Philips se aleje de las recompras de acciones y devuelva más dinero a sus inversores a través de mayores dividendos o dividendos especiales.