Samsung abre su aceleradora en Silicon Valley

Foto: Reuters.

La empresa coreana invertirá miles de millones de dólares a impulsar startups para alimentar sus líneas de productos, especialmente smartphones, tablets y televisiones.

 

Por Parmy Olson

 

No fue la lujosa fiesta de lanzamiento lujosa del Galaxy S4 en Nueva York el pasado mes de marzo, sino la elegante apertura teñida de azul de su nuevo acelerador de startups en Silicon Valley en donde Samsung demostró que va no juega cuando dice que quiere absorber toda la innovación que pueda de una región que vive y respira tecnología.

El nuevo acelerador de Samsung, lanzado  la noche del jueves por su vicepresidente ejecutivo David Eun, está ubicado en la Universidad Avenue de Palo Alto y actuará como incubadora de nuevas empresas de software.

“Estamos trabajando exclusivamente con startups y emprendedores”, dijo Eun, quien encontró el espacio de Palo Alto en enero de 2013 y dijo que Samsung podría abrir otro acelerador en Nueva York en septiembre. Eun parecía calmado y concentrado a pesar de haber sido un pasajero a bordo del vuelo de Asiana que se estrelló el sábado antepasado en San Francisco –lo cual llamó un fin de semana “muy agitado”–. “Me siento muy agradecido de estar aquí”, agregó. Después de un breve discurso Eun se mezcló con los miembros presentes de las startups que ya formaban parte del acelerador, inversionistas de riesgo y otras personas de la comunidad tecnológica de Silicon Valley.

El acelerador queda debajo del cobijo del denominado Centro de Innovación Abierta de Samsung, que es esencialmente un nuevo proyecto que alimentará las diversas líneas de productos de la compañía, como teléfonos inteligentes, tabletas y televisores. El centro, que es más de una división de un local geográfico, se compone de cuatro segmentos, incluyendo fusiones y adquisiciones, alianzas, financiamiento de riesgo y el acelerador, que se encuentra a 10 minutos en auto de la Universidad de Stanford.

También está en la misma calle que una cristalina Apple Store, en la esquina de AT&T Foundry en Homer Ave y a 10 minutos en coche del centro de investigación de Nokia, en Page Mill Road. Los cafés aquí están llenos de empresarios cafeinados sentados frente a sus laptops, es una zona llena de geeks con grandes ideas.

Samsung, que reportó unos sorprendntes 188,000 millones de dólares (mdd) en ventas el año pasado, dijo que está buscando a empresarios que “quieran ayudar a desarrollar productos y servicios que puedan convertirse en el tejido conectivo entre los diferentes dispositivos: teléfonos móviles, TVs, tabletas, cámaras, portátiles, sistemas de cine en casa, etc.”

El verdadero objetivo del acelerador es el software, y concuerda con un reciente impulso dado por el gobierno de Corea del Sur para reequilibrar el fuerte énfasis en el hardware que hasta ahora han dado las empresas de tecnología de Corea, e invertir más en software para competir con marcas como Apple y Google.

Samsung ha tenido presencia en Silicon Valley durante más de 20 años, pero es hasta hace poco que ha comenzado a expandirse. El jueves pasado Samsung Semiconductor abrió una nueva planta de 94,000 kilómetros cuadrados en San José, mientras que en septiembre pasado Samsung Sistemas de Información América trasladó a su personal de I+D a un campus de 8.5 acres en Mountain View.

A sólo 20 minutos en coche del nuevo acelerador, en San José, se encuentra el brazo pre-existente de inversión de Samsung aquí en Silicon Valley: Samsung Ventures America, que cuenta con 1,000 mdd en activos bajo administración y varios reportes señalan que el año pasado realizó 20 negocios por un valor de 160 mdd. Luego está el nuevo centro de Innovación y Estrategia de Samsung en Sand Hill Road, que en febrero anunció que invertiría mil millones dólares en nueva tecnología a través de Samsung Ventures. El Centro de Estrategia e Innovación es dirigido por el jefe de estrategia de Samsung, Young Sohn.

Los empresarios que se han unido al programa de aceleración y que han estado en proyectos temporales, trabajarán ahora fuera del histórico Teatro Varsity, un edificio que se utilizó por última vez dar hogar a la librería Borders Books y todavía la adornan grandes signos de la quebrada empresa. Samsung también tiene previsto abrir un centro de tecnología similar para los empresarios de New York en el distrito de Chelsea.

Sohn dijo que Samsung planea aumentar su presencia en otros puntos de acceso de tecnología de todo el mundo, como Austin, Texas, Boston, Israel y Rusia.

Ahora es un buen momento como cualquier otro para Samsung para invertir más en software innovador, especialmente para teléfonos móviles, para ayudarse a diferenciarse de otros fabricantes de teléfonos inteligentes como Apple, Huawei y HTC.

El viernes pasado la compañía pronosticó una ganancia récord para el trimestre que, sin embargo cayó por debajo de las expectativas de los analistas, en gran parte debido a que el mercado de los teléfonos inteligentes de gama alta se está saturando un poco.