Soluciones a la baja productividad de Pemex

Foto: Reuters.

La productividad de Pemex va a la baja y existen una serie de fallas estructurales que disminuyen el rendimiento de la paraestatal. No hay que esperar que la reforma energética solucione todas las deficiencias.

 

 

En la coyuntura actual, la competitividad del sector energético nacional es fundamental para el desarrollo económico del país, que se puede impulsar a partir de la industria petrolera, aprovechando que la demanda mundial de petróleo crecerá rápidamente en lo que resta de 2013 –se espera que la demanda mundial se expanda en 900,000 barriles por día–, de acuerdo con la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). Para poder explotar esta oportunidad, hay que tener muy en cuenta los factores que causan ineficiencias y pérdidas en la productividad de Petróleos Mexicanos (Pemex) y buscar solucionarlos.

Recientemente se dio a conocer que los trabajadores de Pemex producen, en promedio, 6.8% barriles de petróleo crudo menos que hace cinco años. Es decir, en 2008 se produjeron 10,974 barriles anuales por trabajador y en 2012 sólo 10,229.

Este es sólo uno de los indicadores que nos muestran que la productividad de Pemex va a la baja, hay además, una serie de fallas estructurales que disminuyen el rendimiento de la paraestatal.

La clave para sopesar las bajas en la productividad de nuestro sector petrolero no está en esperar que la reforma energética solucione todas las deficiencias, sino también en poder realizar un trabajo conjunto entre la industria privada y el sector público que fomente la innovación tecnológica y el talento nacional para aumentar la cadena de valor en el ramo energético.

Por ejemplo, las compañías estatales petroleras más importantes del mundo, como Statoil, Petrobras y Saudi Aramco, están apostando por mecanismos mixtos que les permitan tener acceso a nuevas tecnologías nacionales e internacionales a cambio de operar en combinación con firmas privadas.

Sin duda, hace falta mejorar el marco regulatorio en los grandes proyectos energéticos para resolver problemas que van desde las licitaciones, hasta los tiempos de entrega de las obras. Se debe evitar, por ejemplo, el uso de esquemas de subcontratación, por parte de los consorcios internacionales, que desconcentran las responsabilidades jurídicas debido a que en el pasado ha sido causa de la desaparición de empresas mexicanas, sin que éstas hayan cumplido con los contratos.

Para impedir que esto suceda, se debe crear un Comité de Evaluación de proveedores con un récord de desempeño de cada empresa que sea vinculante en los procesos de licitación, de forma que sólo se contratará a aquellas que hagan un buen trabajo y esto hará más eficientes las contrataciones de Pemex.

Además, se necesita transparencia en cuanto a la viabilidad y ejecución de los proyectos, y que existan organismos especializados representativos que funjan como testigos sociales activos que tengan injerencia en la solución de conflictos en los procesos de licitación.

Asimismo, la administración y supervisión de los proyectos que se ejecutan en Petróleos Mexicanos, debe ser llevada con mayor dinamismo y rapidez, buscando dar solución expedita a los problemas que se van presentando en la ejecución de los proyectos y fomentando que los tiempos en los contratos se cumplan por parte de los contratistas.

Como claro ejemplo de lo anterior, Pemex Refinación creó la Subdirección de Proyectos, con la idea de que sólo una área se enfoque en el desarrollo, administración y ejecución de los proyectos de todas las áreas operativas y de esta forma evitar que los operadores de las plantas, procesos y de todos los sistemas operativos de Pemex Refinación distraigan su atención de la operación diaria, lo cual impacta en la productividad y eficiencia de los procesos.

Esperemos que dichas medidas administrativas no se vean opacadas por la burocracia y la información asimétrica que impide la eficaz toma de decisiones en las empresas públicas, en este caso, a Pemex Refinación, dirigida por Miguel Tame Domínguez. La clave de la productividad no sólo está en la planta laboral de Pemex, sino en la capacidad de incorporar experiencia y tecnología al sector energético nacional.

 

 

Contacto:

E-mail: [email protected]

Página web: http://www.amipe.com