S&P baja calificación de Venezuela por turbulencia política

Foto: Reuters

La calificación pasa de B+ a  B debido a que los conflictos políticos representan un obstáculo para que ese país lleve a cabo reformas que reactiven su economía.

 Reuters

 

NUEVA YORK. – La agencia Standard & Poor’s recortó  la calificación soberana de Venezuela en moneda extranjera a “B” desde “B+”, argumentando que las turbulencias políticas son un obstáculo para realizar reformas que permitan frenar una caída de la actividad económica.

La decisión de S&P pone la calificación en línea con la nota B2 de Moody’s Investors Service y un escalón por debajo que el “B+” de Fitch Ratings. Tanto Moody’s como Fitch tienen perspectivas negativas para la calificación.

“La creciente incertidumbre política está debilitando la implementación de las políticas económicas y posiblemente erosione la gobernabilidad”, dijo S&P en un comunicado. La perspectiva de la calificación es negativa, lo que significa que puede bajar nuevamente en seis meses a dos años.

S&P dijo que la ajustada victoria del presidente Nicolás Maduro, el consiguiente desafío de legisladores opositores y señales de desacuerdos en el Gobierno hacen más difícil contener las presiones inflacionarias.

“El crecimiento del PIB (producto interno bruto) se está desacelerando fuertemente en el 2013 y esperamos que se aproxime a cero. La inflación se acelera y puede acercarse a un 40% para fin de año”, dijo S&P.

“Las crecientes restricciones a la liquidez externa, por la menor producción de petróleo de PDVSA y la perspectiva más incierta para los precios del crudo, seguirán limitando la capacidad de Venezuela para lidiar con los crecientes desafíos políticos y económicos”, añadió.

El Consejo Nacional Electoral confirmó la semana pasada su auditoría de votos de la elección de abril, que declaró que Maduro ganó por 1,5 por ciento al líder opositor Henrique Capriles.

Maduro sucedió al fallecido líder socialista Hugo Chávez, cuyo peculiar estilo de hacer política dio vida al “chavismo”, un movimiento que volcó el dinero del Estado hacia los pobres y encabezó una amplia expropiación de empresas y propiedad privada.