El Telar de la abundancia: lavado de cerebro, deudas y amenazas

En cuestión de semanas se hablaba por todas partes del famoso Telar. Durante las semanas de pleno apogeo en San Miguel de Allende, se repartieron alrededor de 15 millones de pesos entre unas cuantas personas. Actualmente unas 4 mil mujeres siguen involucradas, buscando participantes con desesperación.

El Telar de la Abundancia, Vice News

*Este texto fue publicado originalmente el 11 de julio de 2016.

 

vice-news

 

Por Irene Barrios

Desde hace varios meses suena entre las mujeres el tema del Telar de la Abundancia, Tejedoras de Sueños, Flor de la Justicia, Flor de la Abundancia… El tema me intrigó desde que una amiga a la que no veía desde hacía años apareció e intentó invitarme al súper business en el que estaba metida.

También le pasó a mis amigas y a las amigas de mis amigas; prácticamente a casi todas las mujeres del pueblo. En cuestión de semanas se hablaba por todas partes del famoso Telar. Durante las semanas de pleno apogeo en San Miguel de Allende, se repartieron alrededor de 15 millones de pesos entre unas cuantas personas. Actualmente unas 4 mil mujeres siguen involucradas, buscando participantes con desesperación. 

La curiosidad de saber si tenía amigas que hubieran sido parte de esas millonarias entregas, me llevó a conocer las historias de mujeres que pasaron de víctimas a victimarios en un par de semanas.

Los Telares y las Flores se venden como algo especial porque tienen una onda feminista y del new age, lo que demuestra que estos sistemas van cambiando de tinte según el entorno social al que haya que convencer. Básicamente se trata de una pirámide de dinero como tantas que se han inventado en los últimos años, en donde la persona de arriba se beneficia con la inversión de otras tantas de abajo.

El Telar se conforma por 15 personas divididas en 4 niveles:

Agua (1 mujer)

Tierra (2 mujeres)

Aire (4 mujeres)

Fuego (8 mujeres)

Una vez que entras, tienes menos de tres semanas para cerrar tu célula y debes hacerlo con la mayor discreción, especialmente respecto a los hombres, pues ellos cuestionarán y entorpecerán el proceso. Es como meterte a jugar con una máquina tragamonedas en un casino: por cada ganador hay un gran número de perdedores.

Formas de reclutar y convencer

La mayoría se convenció viendo las cantidades que podían ganar en tan poco tiempo. Además de la facilidad para conseguir un préstamo, en caso de que no tuvieran la lana al principio. Para las primeras que se involucraron fue fácil convencerse, pues asistían a los festejos de entrega y ahí se daban cuenta de que sí era real. Los festejos al inicio eran abundantes en comida, chupe, aplausos, abrazos y canciones. Todas estaban vueltas locas imaginando que en unos días serían ellas las festejadas.

“Era un festín” me dijo Inés*, “nos reuníamos los miércoles en restaurantes públicos a festejar las entregas, le cantábamos “Las Mañanitas” a la mujer Agua, no paraban los aplausos, las porras, siempre disfrazado la entrega como si fuera una fiesta de cumpleaños. La que recibe paga todo; la comida, el chupe…”

Das el sí depositando 24,000 pesos a la cuenta que se te indique o en efectivo. Al mismo tiempo otras siete mujeres Fuego serán bendecidas ofreciendo esta misma cantidad para que así se te regrese ocho veces lo que estás poniendo.

“Me pidieron no contarle a mi marido, evitar mentir, pero evitar comentarle, pues él nunca entendería la fuerza de este negocio y reprimiría mi espíritu emprendedor”, Laura confesó que tuvo que sacar el dinero de su cuenta diciéndole a su esposo que era para ayudar a un familiar. “Ahí comencé a enmarañarme en una gran bola de mentiras”, me dijo.

Los telares empezaron a romperse en San Miguel de Allende cuando ya no había a quién más integrar, entonces invitaron a las mujeres de colonias más pobres, de rancherías, a las mujeres que atendían tiendas, que trabajan en casas, etc. 

Hay historias de personas que acudieron a cajas populares a pedir préstamos o que vendieron sus coches. Estas historias y sus desenlaces son verdaderas tragedias, endeudamientos sin salida, desesperación total, mujeres amenazadas de muerte por sus maridos y por aquellos que prestaron sin aval.

No fue fácil hablar con quienes estuvieron involucradas. No es algo que quieran recordar. Se les eriza la piel y se les revuelve el estómago al revivir las reuniones, el estrés, el coraje. Pero al tratarse de hablar para denunciar, lo hicieron con gusto.

Éste es un fragmento de El Telar de la abundancia: lavado de cerebro, deudas y amenazas, puedes leer la nota completa en Vice News. http://www.vice.com/es_mx/read/la-telarana-de-la-abundancia

Contacto:

Sitio Web: http://news.vice.com/es

Facebook: http://facebook.com/ViceNewsEspanol

Twitter: twitter.com/VICENews