¿Todos los huevos en la misma canasta? ¡Mucho ojo!

Foto: Reuters

Nuestro objetivo siempre debe ser construir un portafolio con instrumentos financieros diversificados, pero que no estén totalmente correlacionados entre sí, para que no se muevan en la misma dirección y podamos disminuir el riesgo.

 

 

Queremos tener un portafolio de inversión que nos dé buenos rendimientos, pero que a la vez tenga un riesgo más bajo que el de las inversiones individuales dentro del mismo. ¿Se puede?

Claro que sí. Es lo que conocemos como diversificación y que refleja a la perfección el dicho popular de no meter todos los huevos en la misma canasta.

Llama la atención que al poner varios instrumentos financieros en un portafolio, éste tenga menor riesgo que el instrumento con más riesgo en lo individual. ¿Cómo es posible? Pues el concepto es muy sencillo.

Los instrumentos financieros, en particular los que están listados en un mercado organizado como las acciones en la Bolsa Mexicana de Valores, cambian de precio constantemente. Pero no se mueven igual todos los días.

Pensemos en un portafolio con tres acciones: Acción A, Acción B y Acción C. Un lunes cualquiera, la Acción A puede subir, la Acción B puede bajar y la Acción C puede quedarse igual que el viernes anterior. Vemos que se hubieran comportado de manera muy diferente. Claro, también pudieron subir las tres acciones ese día. Y así todos los días.

El comportamiento en el tiempo entre dos acciones se llama correlación y nos dice qué tan similar se mueve un par de acciones entre sí. La correlación se mide siempre entre cero, cuando las acciones se mueven siempre diferente, y uno, cuando se mueven siempre igual. Esta correlación forma parte del cálculo del riesgo de un portafolio, y tiene que calcularse para todos los pares de acciones y otros instrumentos financieros que tenga nuestro portafolio.

Los cálculos se vuelven complicados en un portafolio con muchos valores, pero Kuspit en su Mapa de Inversión nos ofrece la posibilidad de experimentar con el portafolio de pruebas y ver el riesgo histórico de ese portafolio en los últimos doce meses. Así, antes de invertir nuestro dinero, podemos probar construyendo un portafolio con combinaciones de distintas acciones, por ejemplo de empresas en sectores diferentes, y ver el impacto que dichas combinaciones tienen en el riesgo total del portafolio.

Nuestro objetivo siempre debe ser construir un portafolio con instrumentos financieros que no estén totalmente correlacionados entre sí, porque si fuera el caso, no lograríamos disminuir el riesgo, ya que todos los instrumentos se moverían siempre en la misma dirección.

La diversificación es una herramienta extraordinaria con la que contamos para poder construir portafolios rentables con menores riesgos y Kuspit nos permite experimentar en la construcción de nuestro portafolio objetivo con el portafolio de pruebas.

 

 

Contacto:

www.kuspit.com

[email protected]