Una Startup busca la ‘extinción’ del dinero

Adolfo Babatz, CEO de Clip (Foto: Forbes Staff)

91 de cada 100 pagos en comercios se realizan en efectivo, esto representa una oportunidad de negocios en un país con 90 millones de tarjetas de débito y 30 millones de tarjetas de crédito, y una compañía está lista para tomar ventaja.

 

 

En México hay cerca de 5 millones de empresas, la mayoría pequeñas y medianas, pero de ellas, sólo 400,000 cuentan con algún mecanismo para recibir pagos con tarjeta; el resto, están sujetas a que el consumo se reduzca por no contar con la posibilidad de tener un medio de pago.

Ante esta problemática, Adolfo Babatz, quien antes fuera director de desarrollo de Negocios y Mercados Emergentes para Paypal,  decidió hacer algo al respecto. Para una pequeña o mediana empresa, contar con un mecanismo de facturación de pago electrónico o terminal punto de venta, implica cubrir un mínimo de facturación, comisiones, conexiones de línea telefónica. La misión era clara: había que crear un mecanismo que acercara los pagos electrónicos a los pequeños comercios.

Así nació Clip, un mecanismo que permite convertir cualquier Smartphone (Android o iPhone) en una terminal electrónica.  Las Pymes sólo tienen que registrarse, proporcionar los datos de la Clave Interbancaria (CLABE) de la cuenta en la cual desean recibir el pago y descargar la aplicación, luego recibirán sin costo, el dispositivo que estará listo para recibir el pago.

Para el proceso de recepción de pagos el vendedor adapta el lector a su equipo, desliza la tarjeta de crédito o débito y solicita al comprador su número celular. El comprador recibe un mensaje (SMS) con un código mediante el cual el vendedor verifica la autenticidad de la tarjeta y, para cerrar la operación, el cliente firma de conformidad con su dedo o un lápiz digital en la pantalla táctil del teléfono. Finalmente, la información de la transacción se envía al correo electrónico del comprador, incluyendo firma y el lugar exacto en un mapa donde se realizó la transacción.

El costo por el uso del servicio es una comisión de alrededor de 3.5% por ticket facturado, que en opinión de Adolfo Babatz, resulta inferior a los costos que implicaría el uso de una terminal punto de venta.

 

Los retos

En 2012, Adolfo, -hermano del ex titular de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, Guillermo Babatz- logró reunir un total de 1.2 millones de dólares en inversión para hacer realidad el proyecto.

El emprendedor de 37 años decidió diferenciar su producto de las otras alternativas en el mercado como Square, de Jack Dorsey, o el iAcepta Movil de Banamex. Así, Clip podría ser el primer dispositivo diseñado de la A a la Z para el público mexicano, ya que acepta todas las tarjetas Visa, Master Card, American Express y Discover, otra emisora de tarjetas estadounidense que es muy común de ver en los destinos turísticos, además de que permite enviar los comprobantes por mensaje SMS, pero concretar el dispositivo que ya opera en algunos comercios a prueba no fue una misión sencilla.

“En México hablar de pagos móviles es hablar de posibilidades de fraudes, tuvimos que conjuntar a expertos en fraude, diseñadores, e ingenieros para lograr el proyecto. En términos de financiamiento hubo retos, pero siempre el mayor reto es rodearte del equipo correcto, cuando lo logras, estás del otro lado”, explica el CEO de la firma.

Clip opera con una tecnología de seguridad desarrollada en conjunto en tres sedes, México, Silicon Valley e Israel. El encriptado de los datos cuenta con un grado militar y las operaciones se blindan con una tecnología patentada denominada ClipLock. En el próximo año espera colocar 10,000 dispositivos en el mercado mexicano.

“Podemos calcular que el uso del dinero en efectivo será casi nulo en los próximos diez años, este tipo de soluciones buscan ayudar a que las Pequeñas empresas caminen esta transición de manera adecuada al tiempo que los usuarios encuentran mayor comodidad en el uso de pagos móviles”, añade.