Vocero institucional, el rostro de la empresa

Foto: Reuters

Algunas claves para ser un buen vocero institucional de la empresa, que la ayude a ganarse el corazón de sus consumidores y enfrenta las crisis. 

 

 

 

Un directivo identificado con los valores de la empresa y designado como vocero, es elegido para proyectar ante los stakeholders la filosofía, identidad, cultura, etc., en otras palabras, es uno de los responsables de proyectar y apoyar la construcción de una imagen positiva de la empresa, que ¡esté en la mente y corazón de sus audiencias!

Una de las miopías directivas es alejarse de las conversaciones que hay en el medio ambiente. Si no habla usted, lo hará su competencia.

Estar frente a los medios de comunicación no quiere decir que se solucionen todos sus problemas, pero observe que cuando una compañía que se ha ganado el corazón de sus consumidores a través de sus acciones y reputación enfrenta una crisis, los públicos son más generosos con ella. En cambio, si tiene la fama de ser una empresa arrogante, cuando le va mal, la cuestionan y arremeten incluso un poquito más contra la marca.

Por lo anterior, es importante considerar, para ser un buen comunicador empresarial, tres elementos primordiales:

1)     Mensajes Clave: Diferenciadores de la empresa.

2)     Temas Sensibles: Situaciones en el medio ambiente e internas que pueden impactar negativamente la imagen de la empresa.

3)      Políticas de Comunicación Corporativa: Qué decir y qué no decir.

 

Además, los siguientes puntos pueden mejorar su comunicación al tener encuentros con sus diferentes audiencias y no sólo con los medios de comunicación:

a)     Conocer su Empresa. Si va a hacer alguna declaración, es necesario tomar en cuenta las bases en las que está fundada la compañía, su promesa de marca, ya que cualquier comentario inadecuado podría ser contrario a los valores y objetivos de la institución.

b)    Conocer a sus Buyer Personas. Obviamente, desde antes de fabricar un artículo o de planear un servicio, en su empresa se reconoció una necesidad específica en el mercado. La clave es no perder de vista esa necesidad y estar conscientes de las personas a quienes va dirigido el producto, para saber exactamente cuáles palabras o mensajes podrían influir en la continuidad de la demanda y en la decisión de compra del producto. Debe existir una identificación plena de la empresa con el cliente.

c)     Conocer perfectamente el producto, servicio que desee promover. Se debe hablar de un bien o servicio, así como de los beneficios que pueden traer a quienes lo adquieran y qué ventajas ofrece frente a la competencia. Esto se traduce en estar convencido de la eficacia de su producto/servicio. Antes de promocionar un bien, es conveniente que se haga la pregunta: ¿Lo utilizaría? Si usted mismo está convencido de eso, le será más fácil hablar de lo que pretende ofrecer.

d)    Información de interés y creíble. Antes de mostrar las cualidades de un producto o servicio, es preferible contextualizar y mostrar las razones por las cuales ese producto es útil para un determinado fin. En pocas palabras, recordarle a la audiencia una necesidad y cómo puede satisfacerla, presentando datos reales con soluciones idóneas, aprovechando el potencial que storytelling ofrece a la hora de brindar contenidos de valor. Si únicamente muestra las bondades de su producto, la audiencia puede tomar la información sólo como publicidad.

e)     Enterarse de las noticias. Es posible que se le pregunte a un vocero sobre algún hecho particular que incida en su actividad, por ello es necesario que lea sobre las noticias más relevantes para saber cómo puede influir en la empresa donde labora, en sus productos y, por supuesto, en sus clientes.

f)     Cuidar el aspecto físico. Como representante de su empresa, debe cuidar su aspecto físico. La sobriedad en el vestuario regularmente son los adecuados, pero también depende del momento y en algunos casos, del tipo de empresa: si quiere reflejar frescura y jovialidad, un arreglo casual puede ser ideal.

g)    Detalles de la comunicación verbal y no verbal. Aunque usted sabe perfectamente qué es lo que le interesa dar a conocer, algunas veces no logra transmitir adecuadamente el mensaje debido a pequeños detalles en la comunicación verbal: hay que cuidar aspectos como el volumen de la voz, el tono, el ritmo y la dicción, para lo cual se recomienda leer frecuentemente en voz alta.

En cuanto a la comunicación no verbal, al leer un discurso por ejemplo, se sugiere ver constantemente al público, sin ubicar a alguien en especial sino con la vista al fondo, pero también para reafirmar su presencia y el dominio de un tema es bueno fijar la vista en una persona en particular, durante unos segundos. Los ademanes no deben exagerarse y serán de acuerdo con el texto que está leyendo; mientras sus gestos irán de la mano con el tono de voz para dar mayor emotividad a las palabras y convencer al público.

h)     Detección de medios. Al conocer el nivel cultural y social de los Buyer Persona , el Vocero puede analizar y seleccionar los medios tradicionales o páginas web que sus clientes potenciales prefieren, para que de esta manera logre un impacto directo y concreto.

 

 

Estos son solamente algunos consejos que pueden ayudar a ser mejores voceros, pero siempre es bueno contar con el apoyo de un profesional que analice nuestros aciertos y nos indique en dónde hay oportunidades para mejorar la comunicación. Practica y constancia harán que conforme se tenga cada encuentro con su audiencia logre su propósito: Ser el rostro de la empresa y comunique efectivamente su propuesta de valor para que su marca esté en la mente y corazón de sus Buyer Persona.

 

 

Contacto:

Mail: [email protected]

Facebook: https://www.facebook.com/HectorM.MezaC

LinkedIn: http://www.linkedin.com/pub/h%C3%A9ctor-m-meza-curiel/58/440/859