¿Qué hay detrás del encanto de los Yates de lujo?

Foto: Cap. Ricardo Garrido. Cortesía de Grupo Ferreti.

Un yate es más que una adquisición que sólo unos pocos pueden realizar, es sinónimo de poder y un estilo de vida tanto en tierra como en el mar. Intermarine, empresa fundada en 2001, es icono de esa manera de disfrutar el contacto con el océano. 

 

 

Intermarine, fundada en 2001 por Jorge Aboumrad, fue la primera compañía de venta de embarcaciones de lujo en el país. En 2010, Javier Aboumrad fue nombrado CEO y hasta la fecha es reconocido como uno de los líderes de la industria náutica.

En la actualidad las transacciones anuales que Intermarine realiza para sus clientes oscilan alrededor de los 20 millones de dólares, de los cuales el 80% se concentran dentro de una misma naviera: Grupo Ferretti y sus ocho emblemáticas marcas: Riva, Pershing, Itama, Mochi Craft, Custom Line, Bertram y CRN.

La pregunta es inevitable ¿por qué Ferretti? Y la respuesta se torna obvia al instante. “La yuxtaposición entre tradición y vanguardia que caracteriza al tan reconocido made in Italy a nivel internacional, adquiere nuevas  dimensiones en cuanto a yates se refiere: el Ferretti design. La calidad en el proceso de construcción y ensamblaje de sus embarcaciones es por demás excepcional. Seguridad y confort de navegación son los pilares a partir de los cuales la firma desarrolla cada uno de sus modelos.”

La firma no escatima cuando de diseño se trata. Un grupo selecto de especialistas en distintas disciplinas se involucran de principio a fin en la creación de cada nueva adquisición. En el proceso, los más avanzados conocimientos en ingeniería y tecnología se recubren en maderas y cueros de ensueño, creando espacios de perfecta armonía y asombrosa funcionalidad.

La labor de Javier no es sólo aquella de un broker común, involucra todo un proceso logístico que da como resultado el mejor tiempo en casa… fuera de casa. Cada nuevo yate se recoge por sus compradores en las costas del mar Adriático, entre Italia y la península de los Balcanes, para después recorrer las costas de Cannes, St. Tropez, el Estrecho de Gibraltar, Barcelona e Ibiza. La búsqueda de nuevas rutas ha encontrado su mejor opción en Croacia, a lo largo de la costa Dálmata, disfrutando de las hermosas islas y playas que existen en el trayecto de Trogir a Dubrovnik. En septiembre, los yates viajan a Miami para efectuar garantías y comúnmente aumentar sus configuraciones. Después, tras un breve viaje de prueba a Nueva York, se navega hacía las Bahamas, para recibir el año nuevo en St. Barths y encontrar más tarde el verano en el Caribe o el Pacífico mexicano.

El yate más vendido en México es el Ferretti 80. Con 4 camarotes: un master, dos VIPs y una guest cabin; cinco baños, sala, mesa en la proa y el área de mando y tripulación totalmente separados del resto de los espacios; su distribución lo convierte en una de las embarcaciones de lujo más privadas del mercado.

Sin duda, viajar en una embarcación privada de lujo cambia la percepción del mundo de quien lo vive. Es difícil encontrar un sitio de tanta belleza y comodidad fuera de casa y la vida náutica es una clara excepción a la regla. Quienes pasan algún tiempo en el yate de algún socio o amigo, se rinden –casi sin excepción– ante la obsesión de adquirir uno propio.

Como bien declaró Kenneth Grahame a principios del siglo XX, “No existe nada –absolutamente nada– que valga tanto la pena hacer como simplemente no hacer nada en un barco”. Hoy, más de un siglo después, su afirmación adquiere nuevas y excepcionales dimensiones: seguridad, privacidad, confort, asombro, diversión y lujo supremo.