La caída del precio y la producción de petróleo obligaron al gobierno federal a disminuir la inversión en infraestructura. La Fibra E puede ser clave ante la necesidad de mantener la competitividad de las empresas estatales y atraer financiamiento para proyectos de energía.

 

Ante un débil crecimiento económico y un boquete presupuestal ocasionado por la caída del precio y la producción de petróleo, el gobierno anunció la creación de dos instrumentos financieros que permitirán el levantamiento de capital para proyectos de energía e infraestructura y la construcción de nuevas escuelas: la Fibra E y los bonos educativos.

PUBLICIDAD

Las reglas de operación de la Fibra E (Fideicomiso de Inversión en Energía e Infraestructura, por nombre completo) entraron en vigor el 20 de octubre, fecha desde la cual podrán comenzar las colocaciones en el mercado bursátil nacional; sin embargo, analistas prevén que las primeras operaciones se concretarán durante el primer trimestre de 2016.

Estas herramientas podrían alcanzar 70,000 millones de dólares en inversión en 2020, de acuerdo con un estudio de la firma de consultoría Ernst & Young.

Una de las cartas fuertes de este vehículo financiero es que ayudará al gobierno a compensar la reducción del gasto otorgado a Petróleos Mexicanos (Pemex) y a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), ambas Empresas Productivas del Estado (Epes), explica Fernando Ramones Fernández, especialista en energía y finanzas públicas del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

“La Fibra E nace de una nueva realidad en el sector energético en México. El gobierno necesita una forma de financiamiento, y la deuda es una estrategia que no le conviene. Por eso se recurrió a la creación de este instrumento”, expone Ramones Fernández.

El mecanismo ya ha despertado interés en México y el extranjero,  pues representa la entrada a un fideicomiso compuesto por proyectos que ya generan ganancias, tanto en el sector energético como en el de infraestructura.

Así, la Fibra E se perfila como un instrumento que puede convertirse en favorito de los inversionistas. Te presentamos 10 puntos básicos para entender su operación:

1. ¿Qué es la Fibra E?

Es un vehículo financiero con el que se atraerá inversión para cualquier empresa, sea pública o privada, que cumpla con los requisitos establecidos por la norma aplicable a través de la bursatilización de algunos de sus activos maduros (ya existentes), explica la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Esta herramienta está construida a partir del modelo de Fibras tradicionales y los MPL (Master Limited Partnerships).

“Esta Fibra atenderá una necesidad identificada por el gobierno federal, y es una de las muchas vías que requerirá para materializar las inversiones que necesita. La herramienta está ideada y se basa en un modelo que en países un poco más desarrollados se le denomina MPL, que ya lleva muchos años operando en el mercado inmobiliario estadounidense”, explica Miguel Ángel del Barrio, líder en servicios de Fibras en México de Deloitte.

Este vehículo está ideado para recibir proyectos existentes. “En principio, la Fibra E atenderá infraestructura que ya esté generando ingresos, como un aeropuerto, una refinería o una carretera. Es cierto que el vehículo también puede invertir en proyectos nuevos, pero no superiores al 25% de sus inversiones; del 100%, 75% debe ser destinado a proyectos maduros”, detalla.

 

2. ¿Por qué surge?

Los especialistas consultados coinciden en que este vehículo financiero surge en un contexto en que el gobierno federal se enfrenta a una fase de desaceleración económica presionada por la depreciación del peso, y sobre todo por la caída en los precios del petróleo, que se han reducido 50% en lo que va del año. Ante este escenario, el gobierno creó una categoría especial de inversión que permitirá a inversionistas institucionales (bancos, sociedades financieras, compañías de seguros, Afore, etc.) y al gran público inversionista participar en el sector energético y de infraestructura en México.

“El 8 de junio tuvimos una reunión de trabajo con la AMIB, donde platicamos de cómo podríamos detonar juntos, crear instrumentos, avenidas para utilizar más al público inversionista a través de la BMV para detonar la inversión que requiere el país, particularmente en el contexto de las reformas estructurales”, dijo Luis Videgaray, secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el 5 de octubre durante la presentación del instrumento en la bolsa mexicana.

 

3. ¿Cómo funcionará?

La Fibra E se estructurará a través de un fideicomiso mexicano creado para emitir bonos fiduciarios, Certificados Bursátiles Fiduciarios (CBF) para ser colocados y ofrecidos a través de una oferta pública en la BMV. Se ha establecido que el fiduciario deberá ser un banco mexicano autorizado o una casa de bolsa, y los accionistas de las empresas promovidas deberán ser residentes mexicanos para efectos fiscales, explica el despacho Santamarina y Steta, en un documento difundido en su página de internet.

“Hay un aspecto agrio, y es que los inversionistas extranjeros estarán obligados a registrar ganancias aquí (en México), y después tener que tomar los caminos de doble tributación para agilizar cuestiones fiscales. Sin duda, esto tiene que ver con que el gobierno quiere seguir creciendo la base fiscal a través de este instrumento financiero”, advierte Juan Carlos Machorro, socio a cargo del área energética de Santamarina y Steta.

 

4. ¿Quiénes serán los encargados de operar el fideicomiso?

Aunque en el reglamento publicado el 20 de octubre en el Diario Oficial de la Federación (DOF), la SHCP no hace mención de posibles administradores del fideicomiso, la dependencia destaca algunas de las responsabilidades que este administrador deberá asumir:

  • Vigilar que el esquema de compensación, comisiones e incentivos esté establecido de forma tal que cuide en todo momento los intereses de los tenedores.
  • Cuidar el régimen de responsabilidad, incluyendo el pago de daños y perjuicios, salvo que se hayan pactado penas convencionales.
  • Entregar al comité técnico, al representante común y a los tenedores de los certificados bursátiles fiduciarios un informe trimestral del desempeño de sus funciones, así como la información y documentación que se le solicite en el cumplimiento de sus funciones.
  • Desempeñar sus funciones de forma diligente y en el mejor interés del fideicomiso y de los tenedores.

 

5. ¿En qué se diferencia de las otras Fibras?

Jorge Caballero, socio de Impuestos Corporativos de KPMG en México, explica que hay al menos tres diferencias principales con respecto al resto de las Fibras:

  • Los fondos de pensiones extranjeros no se encuentran exentos del pago del impuesto por las utilidades que reciban de la Fibra E. Lo anterior atiende a que este tipo de ingresos (por actividad empresarial) generalmente no se encuentran exentos para este tipo de inversionistas en su país de origen.
  • Los inversionistas pueden ser instituciones públicas o privadas, de origen nacional o extranjero, siempre y cuando estén radicadas en México.

En conclusión, la Fibra E será un fideicomiso emisor que recibirá inversión vía colocación pública en la BMV. Así, los posibles candidatos son los inversionistas institucionales, gran público inversionista, inversionistas extranjeros y las Afore.

 

6. ¿Cuál es la participación que tiene el gobierno en la Fibra E?

El rol del gobierno federal en la Fibra E, explican los expertos, será sólo como intermediario entre el vehículo financiero, las empresas promovidas y los inversionistas, pero no tendrá responsabilidad o injerencia en la operación y funcionamiento de la misma.

Al respecto, David Escalante, especialista en Energía y Recursos Naturales de KPMG en México, comenta: “El gobierno no tiene ninguna participación ni será el encargado de controlar o regular la Fibra. Es importante hacer esta aclaración. Sin embargo, sí podrá ampliar la recaudación a través del ISR, con sus respectivas excepciones, y ayudará a generar un ingreso adicional a empresas como Pemex o CFE.”

 

7. ¿Qué tipo de proyectos estarán en la Fibra E?

La Fibra E podrá componerse de proyectos relacionados con las siguientes actividades:

  • Tratamiento, refinación, enajenación, comercialización, transportación y almacenamiento de petróleo y transporte, almacenamiento, distribución y expendio de gas natural, petrolíferos y transporte por ducto y almacenamiento de petroquímicos.
  • De generación, transmisión o distribución de energía eléctrica.
  • Proyectos de inversión en infraestructura relacionados con caminos, carreteras, vías férreas y puentes, así como terminales marítimas e instalaciones portuarias, crecimiento de red troncal de telecomunicaciones, seguridad pública y readptación social, agua potable, drenaje y alcantarillado.

Las actividades de exploración y explotación de hidrocarburos no están incluidas en la Fibra E, pues esto concierne a la Ronda Uno.

 

8. ¿Quiénes son los interesados en formar parte?

  • Pemex será el primer beneficiado, aseguran los expertos, ya que podrá compensar la inversión que no está recibiendo por parte del gobierno federal. Los recursos captados le ayudarán a mantener sus planes de exploración y producción, además de modernizar sus refinerías.
  • CFE podrá financiar proyectos como la ampliación y construcción de la red de transmisión de energía, de acuerdo con la Secretaría de Energía (Sener).
  • ICA cuenta con un paquete de activos maduros que incluye aeropuertos y carreteras, además de proyectos hídricos y de energía aún en proceso, con los que podría monetizar 40,000 millones de pesos, según información de Gabriel de la Concha, director de Finanzas de la compañía, proporcionada a la agencia de noticias Reuters en septiembre pasado. Alonso Quintana, director general de ICA Empresas, confirmó la participación de la firma en el instrumento financiero a medios de comunicación en el marco del Foro Forbes 2015.
  • Afore XXI Banorte dio a conocer su interés en proyectos maduros de infraestructura y energía.
  • En días recientes, las empresas de infraestructura IEnova, Impulsora del Desarrollo y el Empleo en América Latina (IDEAL) y Pinfra dijeron estar interesadas en el vehículo financiero.

 

9. ¿De qué beneficios fiscales goza?

“Conforme a las disposiciones del SAT, las Fibras E y sus sociedades promovidas serán transparentes para efectos fiscales, de manera que el impuesto correspondiente se pagará a nivel de cada inversionista en las Fibras E de acuerdo con su participación y según su régimen tributario”, explicó Hacienda en un comunicado al presentar las reglas para los interesados en invertir dentro del vehículo financiero.

Entre las principales características fiscales destacan:

  • No existe la obligación de hacer pagos provisionales por parte de las sociedades promovidas, ni por la Fibra E.
  • La venta de los certificados emitidos por la Fibra E se encuentra exenta de impuestos.
  • Las empresas promovidas no estarán obligadas a retener Impuesto Sobre la Renta (ISR) del 10% en el pago de dividendos.
  • Al menos 70% del valor neto promedio anual de las Fibras E será invertido en acciones de empresas promovidas, y 95% de sus resultados fiscales será distribuido anualmente a los tenedores de CBF.
  • Las Fibras E serán tratadas como fideicomisos empresariales para efectos fiscales, como si los accionistas realizaran actividades comerciales a través de un fideicomiso.

 

10. ¿Cuáles son los principales riesgos?

Los especialistas advierten que entre los principales riesgos de este instrumento financiero están la creciente presión sobre la caída en los precios del petróleo, hidrocarburo relacionado directamente con la Fibra E; el tipo de cambio y los activos en que podrán invertir son muy variados y distintos entre sí, además de que cuentan con diferentes duraciones y formas diversas para determinar sus flujos futuros.

 

Siguientes artículos

Ya podrás hacer encuestas a través de Twitter
Por

El servicio permitirá a los usuarios realizar una pregunta con dos opciones de respuesta, que continuará abierta por 24...