El Mundial de Brasil 2014 será uno de los más costosos con una inversión calculada en 64,000 mdd. En sus 12 estadios ha habido complicaciones, y el país corre el riesgo de que este torneo se recuerde como uno de los más catastróficos.

 

 

Es el momento para el futbol de Brasil. El Mundial está por comenzar. Todo debería ser una fiesta: los anfitriones tienen todo para ganar y tratan de mitigar con una sexta Copa la pesadilla del maracanazo. Hasta Pelé ha confesado que sueña con una final Brasil-Uruguay para vengar la traumática derrota.

PUBLICIDAD

Un mes durará el maratónico tour por este país. La FIFA vendió 2.57 millones de boletos y más de 3,000 millones de personas seguirán el Mundial por televisión.

A pesar de que el país sudamericano ha hecho hasta lo impensable para que este Mundial sea un evento sin precedentes, los problemas económicos, protestas, huelgas, manifestaciones y otros acontecimientos han empañado la fiesta. Muchos brasileños piensan que lo invertido en el torneo habría hecho más por el país si se hubiera gastado en servicios públicos como salud y educación.

 

Te presentamos 10 sucesos que han causado conmoción en la antesala del Mundial de Brasil 2014

 

1. El Mundial más caro de la historia.

Según cifras del gobierno de Brasil, se invertirán cerca de 11,000 millones de dólares (mdd) para el Mundial 2014. Números de la Consultoría Legislativa del Senado local aseguran que serán 40,000 mdd, aunque un estudio de UBS sobre el impacto económico de la Copa dice que contando inversión indirecta, de 2010 a 2014 el desembolso alcanza 64,000 mdd. Para muchos, un gasto que no corresponde con la realidad económica del país.

La inversión es muy superior a los 25,000 mdd que requirió la celebración de los últimos tres mundiales y las entradas costarán aproximadamente un 10 % más que en Sudáfrica 2010. Los precios oscilan entre los 90 y 990 dólares, según han informado la  FIFA y el comité organizador del torneo.

 

2. Más inflación por el Mundial

Para el gobierno de Brasil, la llegada de casi 600,000 visitantes extranjeros generará incrementos sustanciales en los precios de los pasajes aéreos, menús en restaurantes y en tarifas hoteleras. Básicamente incrementará su inflación.

Según Juan Jensen, economista jefe de la consultora Tendencias, en Sao Paulo, el torneo podría sumar 0.35% a la inflación sólo en junio.

 

3. Huelgas

En Salvador, una de las 12 sedes del Mundial, se registró una huelga de policías que exigían mejores salarios y otros beneficios. Al menos 39 homicidios se cometieron durante los dos días que duró el paro.

A los policías en huelga también se les han sumado conductores, los responsables de cobrar el billete del autobús en Río de Janeiro y Sao Paulo, trabajadores de museos y profesores.

El Consistorio de Sao Paulo (ayuntamiento local)  calcula que estos huelguistas suman cerca de 1.9 millones de empleados entre sectores de alimentación, hostelería, textil, metalurgia y de las industrias gráfica y química.

 

4. Sedes terminadas a destiempo

Uno de los principales problemas a la hora de realizar un evento deportivo de gran magnitud es la infraestructura. Un problema que ha afectado a Brasil profundamente.

La FIFA esperaba que el país tuviera listas todas las sedes para diciembre de 2013, pero los trabajos siguen en marcha. Para la Copa Confederaciones se construyeron seis de las 12 sedes. Apenas el 24 de abril, la FIFA detallaba que de los seis estadios restantes, tres aún no han sido terminados de cara al campeonato.

La mayor preocupación de la FIFA es el estadio Arena Corinthians, de Sao Paulo, que recibirá el partido inaugural, ya que estará listo a último minuto. Después están los estadios de Curitiba y Cuiabá, que tampoco han sido terminados.

Finalmente, una investigación sobre las 12 sedes mundialistas del diario Folha de Sao Paulo reveló que 53% de las obras –88 proyectos en total– no han sido terminadas y muchas no quedarán listas para el Mundial.

 

5. ¿Favelas en renta para el Mundial?

Uno más de los problemas que enfrentará Brasil para el Mundial es el alojamiento. Christian Gessner, director de AirBnB para Brasil, dijo que la demanda por alquileres en Río de Janeiro para junio y julio ya se disparó un 2,000% respecto a los mismos meses del 2013, a un precio promedio de 400 reales por día.

Otro dato revelador es que de los 600,000 turistas extranjeros que se esperan para el Mundial, dos tercios irán a Río de Janeiro, según la oficina de turismo de la ciudad, donde hay 21,639 habitaciones de hotel. Y según cálculos del Ministerio de Turismo, el Mundial atraerá a unos 2.4 millones de turistas brasileños y extranjeros, pero la capacidad de los hoteles en las 12 ciudades sedes del torneo es de apenas 570,000 camas.

A falta de hoteles y de los precios tan altos por habitación, algunos brasileños que viven en favelas esperan ganar algún dinero alquilando cuartos y departamentos: una pieza con vista a la playa cuesta 23 dólares por noche, pero la tarifa puede subir a 138 durante el Mundial.

 

6. Medios de transporte

La movilidad es otro dolor de cabeza para Brasil. Transportar a 2.4 millones de turistas nacionales y extranjeros es algo que se ve complicado. Incluso Jerome Valcke, secretario general de la FIFA, aceptó lo dicho por los críticos al mencionar que el torneo debería jugarse en ocho ciudades y no en 12.

Esto, aunado a las huelgas de transportistas que podrían paralizar a 1.5 millones de viajeros al día. Joe Biundini, presidente de la firma de seguridad FAM International, declaró que el transporte de Río de Janeiro es un problema grave.

 

7. Desigualdad social y protestas

El gasto que Brasil está realizando para el Mundial es el principal motivo de las protestas y huelgas que han estallado en el país. Incluso mucho antes de que la cuenta regresiva señalara menos de un mes para el Mundial, las protestas ya se hacían notar durante la Copa Confederaciones.

Una de las protestas más sonadas se realizó el 25 de abril, durante la entrega del complejo portuario Miritituba-Barcarena, en el estado de Pará. Manifestantes exigieron a la presidenta Dilma Rousseff más recursos para salud y educación, y no para el Mundial.

Se prevé que la economía brasileña crezca sólo un 1.6% este año, lo que presionará a Rousseff, quien buscará la reelección en octubre.

Un ejemplo de la desigualdad que muchos brasileños perciben por las fuertes inversiones para el Mundial, es el caso de Adilson Ferreira, quien soñaba con atender grandes multitudes durante el torneo, pero jamás se le ocurrió que en lugar de ello sufriría por el enojo de los manifestantes que protestan con frecuencia fuera del pequeño restaurante que Ferreira administra en el centro de Río de Janeiro.

Incluso el director técnico de la selección de Brasil, Felipe Escolari, y el mítico Pelé, se expresaron ante estos hechos argumentando que las protestas podrían afectar el Mundial y el desempeño de la selección verdeamarela.

 

8. Seguridad

Uno a uno, los problemas que enfrenta Brasil para el Mundial desembocan en la seguridad.

Un caso como ejemplo: apenas el 25 de abril, dos personas murieron en una favela que se extiende en la colina entre Ipanema y Copacabana, los barrios turísticos donde se hospedarían decenas de miles de visitantes durante el Mundial.

Por si fuera poco, el turismo sexual, que ya es un problema en Brasil, podría incrementarse. Fortaleza, cuyas playas de arena blanca y 300 días de sol garantizado al año seducen a cientos de miles de turistas, es el principal foco de esta industria.

De hecho, en 2012 una corte de justicia resolvió que tener relaciones sexuales con niñas de 12 años no era necesariamente una violación, pues algunas de ellas trabajan como prostitutas.

Ante estos hechos, el gobierno de Brasil empleará a 170,000 funcionarios de seguridad, además de 20,000 elementos de seguridad privada, y gastará cerca de 1,900 millones de reales (798 millones de dólares) para intentar asegurar un Mundial sin problemas, dijeron organizadores el jueves.

 

9. Comunicación

Hoy en día, acceder a Internet es necesario para comunicarse  o divertirse; éste será otro de los problemas que tendrá Brasil para el Mundial.

El ministro de Comunicaciones, Paulo Bernardo, dijo el 30 de abril que seis de los 12 estadios aún no han firmado acuerdos para instalar redes Wi-Fi, dejando sólo pequeñas redes móviles disponibles, lo que podría ser insuficiente para cubrir la demanda de los aficionados por transferencia de datos durante los partidos.

Las compañías telefónicas no quieren que vuelva a ocurrir lo que pasó en la final de la Confederaciones, cuando el tráfico de datos de usuarios en Río de Janeiro subió a un tercio de la cobertura diaria de todo Brasil, según Claro, la unidad de telefonía celular de América Movil en el país. La red en el Maracaná estaba tan saturada que las baterías de los teléfonos se gastaron con rapidez por el intento de mantener la señal, lo que dejó a algunos hinchas con teléfonos muertos al final del partido.

Ansiosos por evitar que eso se repita, un consorcio industrial está invirtiendo 200 millones de reales (90 millones de dólares) para reforzar la cobertura en los estadios del Mundial.

 

10. Muerte de obreros en construcción de estadios

Todos los acontecimientos anteriores son motivo de polémica y ponen en el ojo del huracán a Brasil. Pero el caso de los obreros muertos en la construcción de los estadios recrudeció la mala imagen que ya presentaba el Mundial.

Son siete los trabajadores que han muerto hasta el momento, aunque el caso más sonado fue el de los dos obreros que fallecieron en noviembre del año pasado, al colapsar una grúa en el estadio de Sao Paulo, donde se jugará el partido inaugural.

protestas_mundial1

 

Siguientes artículos

Copyright o copyleft
Por

Copyleft es parte de una nueva propuesta para fomentar la creatividad, la colaboración y el acceso a contenido en la era...