Cierra el año con todo. Enfócate y esfuérzate. Te damos 10 consejos que te ayudarán a salir adelante en tu rol actual.

 

Por Susan Adams

 

PUBLICIDAD

Durante la época de fin de año es fácil dejarse llevar por el espíritu de las fiestas y bajar nuestro ritmo en la oficina, pero si puedes hacer un mejor trabajo te pondrás en una buena posición para ascender u obtener un aumento e incluso cambiar de trabajo si has escuchado sobre una nueva oportunidad en otra empresa.

¿Cuál es la mejor manera de mejorar en tu trabajo? Ya hemos hablado en este espacio sobre cómo mejorar nuestro rendimiento. Después de revisar los artículos publicados e intercambiar ideas, el editor de Liderazgo en Forbes, Fred Allen, ha reunido 10 consejos que te ayudarán a salir adelante en tu rol actual.

1. Organízate. Con la avalancha de correos electrónicos, mensajes de texto, Twitter y todo lo demás, puede ser un reto permanecer a flote entre toda esa carga de trabajo. Publicamos un artículo sobre cómo conquistar tu bandeja de entrada, el que recomienda un sistema de priorización de temas urgentes, tramitar las solicitudes cortas con rapidez, eliminar la basura y poner los asuntos menos urgentes en una lista de tareas pendientes. Un consejo más: Considera imponer cierta disciplina en las interrupciones de correo electrónico. Revisa tu bandeja de entrada una vez cada 30 minutos o cada hora para que tengas tiempo para completar las tareas que requieren concentración.

2. Olvídate del multi-tasking. En 2009, un grupo de investigadores de Stanford publicó un estudio que mostró cómo la gente se metía hasta los codos en la multitarea, manteniendo varias conversaciones por correo electrónico a la vez mientras respondía mensajes de texto y saltaba de un sitio a otro a la vez que intentaba trabajar, no presta tanta atención a cada una de las actividades que realiza como aquellos que mantienen un flujo de trabajo más ágil.

3. Piensa como tu jefe. También hemos tratado el tema de la interacción con superiores difíciles. La estrategia más eficaz: Empatiza y descubre el estilo de tu jefe para que puedas imaginar lo que él o ella busca en un empleado. También hablamos de cómo tratar con un jefe más joven y sobre las preguntas que puedes hacer a tu jefe para conocerlo mejor (¿cuál era su trabajo anterior? ¿Cuáles son sus aspiraciones profesionales?). La lección general: averigua el estilo y la orientación de tu jefe y trata de mantenerte un paso adelante.

4. Forja relaciones sólidas con tus compañeros fuera de tu área inmediata de responsabilidad. En su libro más vendido Getting More: How To Negotiate to Achieve Your Goals in the Real World, el profesor de la Wharton Business School, Stuart Diamond, señala que “las empresas, incluso las más pequeñas, pueden ser lugares muy políticos”. Diamond recomienda aliarte con gente que puede ayudarte, incluyendo a los empleados que han estado allí desde hace mucho tiempo y que pueden ser pasados por alto por los otros, los que trabajan en recursos humanos, empleados de IT, incluso los guardias de seguridad y personal de limpieza que, probablemente, han absorbido mucho más acerca de su empresa de lo que crees. Diamond lo llama “la construcción de tu propia coalición”.

5. Enfócate en escuchar. Escucha a tu jefe, por supuesto, pero también presta mucha atención a tus colegas y subordinados. En el trabajo a menudo sentimos que sólo destacamos hablando, pero escuchar con atención lo que otros dicen puede ser aún más útil y puedes ganarte el aprecio de tus compañeros de trabajo.

6. Trata de llegar temprano. Incluso 15 minutos pueden hacer la diferencia. Si puedes llegar temprano lograrás colocarte un paso por delante de las tareas del día. Incluso puede recompensarte más tarde con esos 15 minutos más a la hora de la comida o salir a casa un poco antes de lo habitual.

7. Date un respiro de verdad. Ya hemos hablado sobre la importancia de las vacaciones. Es posible que hayas olvidado qué significa eso, es ese tiempo en el que estás fuera de la oficina durante varios días y no tienes que revisar tu correo electrónico o puedes dejar de pensar en tu próximo proyecto. Las vacaciones te pueden dar una sensación de control, de propósito, pueden sacudir tu percepción del tiempo, ofrecerte el espacio para expandir tus horizontes culturales y darte el tipo de descanso que todo el mundo necesita para reabastecerse de combustible.

8. Enfócate. Una vez que hayas descansado, enfócate en verter toda tu claridad y precisión en lo que haces en el trabajo.

9. Prepárate antes de emprender cualquier tarea. Antes de una cualquier junta, ensaya tus estrategias y objetivos.

10. Sé humilde. La mayoría de los asesores de carrera alienta la auto promoción implacable. Pero Orville Pierson, autor de The Unwritten Rules of the Highly Effective Job Search, dice que es mejor evitar la adjetivación excesiva y sólo describir tus logros, sin adornos.

 

Siguientes artículos

Perfil del usuario de pagos online
Por

En la medida que ayudes a tus clientes a migrar hacia un perfil de uso frecuente lograrás incrementar tus ventas y que t...