cintillo-2014

Conocer a quien reportamos directamente en el trabajo es clave para aumentar nuestro rendimiento y hacernos la vida más fácil en la oficina, y lo mejor es que podemos hacerlo preguntando.

 

Por Susan Adams

PUBLICIDAD

 

Una vez trabajé en un equipo que ayudaba a producir un noticiero nocturno de televisión. El formato no variaba mucho, los horarios eran los mismos todas las noches y mis colegas y yo éramos profesionales con experiencia. Sin embargo nuestra principal productora tenía problemas con permitir que hiciéramos nuestro trabajo. A pesar de que nos sentábamos en una oficina contigua a la suya, mi jefa que quería que le enviáramos correos electrónicos con actualizaciones frecuentes de nuestro progreso. Podríamos haber sido los mejores productores de televisión, pero si no manteníamos a la jefa al tanto, pensaba que no estábamos haciendo nuestro trabajo.

Eso es porque esa jefa tenía lo que el profesor de administración Joe Magee llama un fuerte sentido de propiedad sobre el trabajo que realiza su personal. Toda una autoridad en el poder y la política dentro de las organizaciones, Magee es profesor de la Stern School of Business de la Universidad de Nueva York. Con el fin de tener éxito en el trabajo, él recomienda a los empleados preguntar todo sobre sus jefes, sus objetivos, sus valores y sus estilos de dirección del día a día. Para tal efecto, ha planteado 10 preguntas para los jefes, las cuales recomienda hacer a todo empleado.

Por supuesto, en estos tiempos de Facebook y LinkedIn, parte de esta información puede ser obtenida de forma rápida y silenciosa en línea. Magee también recomienda los encuentros casuales junto a la cafetera como un lugar productivo para reunir información sobre el jefe.

En primer lugar y lo más básico: ¿Qué hacía tu jefe antes de ser tu jefe? ¿Cuál fue su trabajo anterior? Esa información te ayudará a determinar cuán capaz es de manejar todas las responsabilidades a su cargo. “¿Cuánto dependerá de ti para hacer su trabajo?”, pregunta Magee. “Creemos que el jefe lo sbae todo, pero todos hemos tenido al menos un jefe que no tiene ni idea de lo que está haciendo”, afirma. “Ayúdale a brillar y te verás bien en el proceso”.

Después, ¿cómo es que tu jefe llegó a su puesto actual? ¿Reemplazó a alguien que fue despedido? Fue ascendida de forma automática sólo porque era la siguiente en la fila? “Esa información te puede decir lo que otros piensan acerca de tu jefe”, señala Magee.

¿Cuáles son las aspiraciones profesionales de tu jefe? ¿Qué es lo que él o ella ve como su próximo paso? “Es alguien que valora el poder y el estatus?”, pregunta Magee. “Si es así, más vale que le ayudes a subir en la escala corporativa. “O podría ser que su jefe haya llegado a su punto máximo y no vea mucho crecimiento en su futuro.

¿Qué valora tu jefe en el trabajo? ¿Él o ella se siente intelectualmente estimulado por el trabajo? ¿Simplemente va a la oficina todos los días en espera de su cheque? ¿Se preocupa más por la política interna o la exposición externa?

¿Cómo encaja dentro de la estructura de poder del trabajo? ¿Su capital político va en ascenso o en decadencia? Magee sugiere hacerle diplomáticamente esta pregunta a tu jefe y reunir más información de tu cadena de colegas.

¿Qué tipo de relación tiene tu jefe tiene con su jefe? Ésta es también una cuestión que requiere una investigación adicional.

¿Tu jefe aboga por su equipo? ¿Ayuda a que su gente sea promovida? ¿Sacará la cara por ti o alguien más en el equipo si alguien te hace pasar un mal rato?

¿Cuál es el estilo de dirección de tu jefe? ¿Qué tipo de propiedad siente sobre el trabajo que realiza su equipo? ¿Quiere asegurarse de que está al tanto con reportes frecuentes (como lo hacía mi jefa en noticiero televisivo)? “Ésta es una de cosas más importantes con las que la gente lucha en el trabajo”, señala Magee. “Es un aspecto que varía muchísimo de persona a persona”. Si trabajas para un micro administrador y de repente te asignan a un supervisor con un estilo de no intervención, puede tomar mucho tiempo adaptarte al cambio.

¿Qué es lo que tu jefe valora más de la gente que depende de él o ella? ¿El tiempo que pasa en la oficina? ¿Su Creatividad ? ¿O es se preocupa más por la autonomía, conveniencia o la atención a los detalles?

Por último, intenta conocer algo sobre la vida del jefe fuera del trabajo. ¿Es un entusiasta del kickboxing o tiene una enorme colección de corcholatas? ¿Está obsesionado con su nuevo cachorro Shar Pei? ¿Sus inclinaciones religiosas o políticas afectan su horario, y por lo tanto el tuyo? ¿A qué universidad asistió?

Cuanto más sepas acerca de los valores de tu jefe, su estilo de dirección, antecedentes e intereses, tendrás mayores posibilidades de tener éxito en el trabajo.

En resumen, las preguntas que debes hacerle a tu jefe son:

1. ¿Cuál fue su trabajo previo?
2. ¿Cómo consiguió su puesto actual?
3. ¿Cuáles son sus aspiraciones profesionales?
4. ¿Qué es lo que valora de su trabajo?
5. ¿En dónde encaja en la estructura de poder de la oficina?
6. ¿Qué tipo de relación tiene con su jefe?
7. ¿Aboga por su equipo?
8. ¿Cuál es su estilo de dirección?
9. ¿Qué valora más de los reportes de sus subordinados?
10. ¿Qué le gusta hacer fuera de la oficina?

 

 

Siguientes artículos

4 cosas que no debes olvidar sobre los mercados emergentes
Por

  El jefe de Mercados Emergentes de UBS platicó con Forbes México sobre el comportamiento de estos países, la situa...