El gobierno se debe regir por principios y tener claridad de metas, pues de otra manera transmite un insultante desprecio a la inteligencia y sensibilidad ciudadana, una mezcla de derroche, desperdicio y autoalabanza.

 

Ejercer un cargo público exige, de quienes lo ocupan, un constante ejercicio de comunicación, de transmisión de imágenes y mensajes que den cuenta de sus acciones, el cumplimiento de compromisos, obras, programas, políticas y actividades cotidianas que sirvan para que la ciudadanía se mantenga informada al respecto.

La transparencia, la rendición de cuentas y el reporte de resultados son fundamentos clave de la democracia. De la misma manera, el diálogo e interacción entre gobernantes y gobernados, el análisis, la crítica, la constante retroalimentación y la construcción de consensos son condiciones imprescindibles para la vitalidad y estabilidad de la política.

PUBLICIDAD

En consecuencia, nadie discute la necesidad de los gobiernos, los partidos, los políticos y los diversos grupos de interés para generar una percepción favorable, positiva, cercana y cohesionadora a través de la comunicación estratégica; se vale que las autoridades establezcan una sana relación con sus representados a través de la propaganda, y que ésta sea una referencia para evaluarlos.

Pero, como para todas las cosas, deben existir principios, fundamentos, argumentos, directrices o al menos claridad de metas. De otra forma, todo lo que transmiten estos agentes se convierte en las proyecciones caras, lastimosas y excesivas de egos personales; erupciones de sus tentaciones y obsesiones que saturan el espacio mediático; un insultante desprecio para la inteligencia y sensibilidad ciudadana; una mezcla de derroche, desperdicio y autoalabanza.

  1. Tal como se hace en una empresa, los presupuestos de comunicación e imagen deben estar centrados en la eficiencia y los resultados, en objetivos claros y específicos, medibles, rentables. Deben fijarse montos máximos con relación al total del gasto. Es deleznable que algunos programas de gobierno destinen más a promoción y difusión que a los beneficiarios de los mismos.
  2. En el combate a la corrupción, transparentar la relación entre el gobierno y los medios de comunicación es una prioridad; no hay lugar ya para las complicidades perversas. Si lo importante son las audiencias, en la actualidad hay muchos canales y formatos más eficientes para conquistarlos y acceder a ellos.
  3. La ciudadanía ya sabe interpretar entrevistas y editoriales a modo, abrazos y besos falsos, la lambisconería y los promocionales indirectos. Premios y condecoraciones obtenidas por intermediarios y favores compensatorios pueden salir a la luz pública. Gastar para ser reconocido como el mejor alcalde del mundo por una revista extranjera de medio pelo no va a cambiar la opinión de la sociedad cuando la inseguridad, la falta de agua, los baches o la basura los tienen enfrente de su casa todos los días.
  4. Alineamiento, segmentación y direccionamiento. El estadista no puede convertirse en un personaje, una caricatura o una celebridad. Las revistas del corazón, de sociales o de glamour, las leen sólo ciertos segmentos de la población, pero para otros son insulsas y muestra de excesos. Para los ciudadanos que realmente le dedican esfuerzo a la actividad física es motivo de burla que un político, sin la preparación adecuada, trate de ganar su simpatía en una carrerita, una cascarita o simple pose para la foto.
  5. La realidad cotidiana no se cambia por arte del spot. Antes de contratar agencias de publicidad, el gobierno debe concentrarse en la planeación, coordinación y eficiencia de sus dependencias. Cercanía y simpatía no se logran con eventos a modo, con asistentes complacientes, porristas y acarreados en nómina.
  6. La obra pública bien hecha, los resultados, la atención directa y la operación política de campo son mucho mejor percibidos por los ciudadanos que ahora se pierden en una compleja red de medios.
  7. Cada medio a su realidad. Es la era de las redes sociales, el control remoto, la TV por cable, los canales de series, blogesfera, videoesfera, audioesfera, una nueva actualidad en que los actores políticos deben saber administrar. Una arena compleja, en tiempo real, sin reglas, sin condicionamientos.
  8. Internamente también deben medirse los resultados de innumerables asesores de imagen, encuestadores, comunicadores para que –como en cualquier empresa– se les compense con base en el impacto, frecuencia, secuela, trascendencia, penetración y alcance de sus propuestas y acciones. Si se habla de recortes presupuestales, siempre será mejor un staff objetivo y eficiente que un séquito oneroso para la autocomplacencia.
  9. Objetivos claros. Entre muchas cosas, el gobierno comunica para informar, dar posicionamientos, mostrar su perspectiva, para influir, dirigir, estimular el debate y generar percepciones positivas. No caben ya ni la exageración ni la verdad relativa ni las explicaciones increíbles a los escándalos. Una parte de la sociedad sí tiene memoria histórica, ejerce el pensamiento crítico y está dispuesta a combatir la corrupción.
  10. Empatía, liderazgo, talento, carisma, fortaleza, grandeza, seguridad, aplomo, no son inyectables ni vienen envueltos en pantallas planas. Una imagen personal eficiente del servidor público se logra con entrenamiento, se cultiva y desarrolla con disciplina y trabajo permanente. Cuando existen estas fortalezas, los medios de comunicación son sólo una plataforma de exposición para sus capacidades y habilidades. La buena reputación es una cualidad imprescindible de todo actor político: construirla puede llevar años; destruirla, sólo unos segundos.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @CapitolCComm

Facebook: Capitol Consulting & Communication S.C.

Página web: Capitol Consulting & Communication

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Por qué las empresas están buscando mucho más que ingenieros?
Por

La respuesta no fue la esperada: no eran miles de ingenieros los que se necesitaban, sino profesionistas que sepan traba...