cintillo

 

Puede parecer una buena idea, pero entrar en el mundo de las franquicias tiene sus riesgos y desventajas. Si estás considerando hacerlo, este texto es para ti.

 

Por Karsten Strauss

PUBLICIDAD

 

A primera vista, la apertura de una franquicia puede parecer una manera fácil de tener tu propio negocio, pero cuidado, pues rara vez es un negocio simple y en el mundo de las franquicias el negocio nunca es realmente tuyo.

Recientemente tuve la oportunidad de hablar con Sean Kelly, editor de UnhappyFranchisee.com, un sitio de noticias y foro de discusión para franquiciatarios que conocen el lado más oscuro de la industria. Según Kelly, hay bastantes emprendedores que han abierto negocios y desearían haber hecho más investigación antes. Desde que comenzó su sitio en 2007, ha escuchado muchas historias de horror de pequeños negocios e identificado algunos errores y puntos ciegos en los que incurren muchos empresarios esperanzados. Ha permitido que publiquemos sus resultados aquí.

Ya sea que estés buscando abrir un restaurante de hamburguesas, un gimnasio e incluso una tienda de ropa, a continuación hay algunas perlas de sabiduría que contemplar antes de dar el paso.

1. El término “nueva franquicia” es un oxímoron

Los aspirantes a empresarios están dispuestos a entrar en un negocio nuevo y de moda. Lo que deberían hacer es exactamente lo contrario, dice Kelly. “El beneficio de una franquicia es realmente comprar algo que ha sido probado en un periodo de tiempo. En especial algo que haya soportado diferentes climas económicos para estar seguros de que logró mantenerse en los momentos buenos y en los malos.”

2. No compres una franquicia para “ser tu propio jefe” o “controlar tu destino”

Las franquicias se basan en la conformidad y la uniformidad, no en la libertad. Como franquiciatario, realmente no tienes las riendas. Es posible que, técnicamente, seas el jefe de tu tienda, pero debes seguir las órdenes de la oficina central. “La franquicia es similar, en muchas formas, a enlistarse en el Ejército: tienes que estar de acuerdo con seguir las órdenes, usarás el mismo uniforme, vas a marchar junto a tus compañeros y tratarás de lograr la misma misión. La compra de una franquicia para controlar tu propio destino es similar a unirse a la Marina para ‘hacer lo que te dé la gana’.”

3. Las franquicias fracasan con aproximadamente la misma frecuencia que las empresas independientes

El mito de que las franquicias son menos propensas a fallar que otras empresas pequeñas no es más que eso. La realidad es que por lo general van a la quiebra a la misma velocidad. Sin embargo, la franquicia que elijas puede hacer una gran diferencia, dice Kelly. “Algunas cadenas de franquicias tienen tasas de fracaso de hasta 80% o 90%, mientras que otras casi no tienen fallos. No te dejes seducir por las estadísticas vagas o la sabiduría popular; haz una cuidadosa investigación sobre la franquicia específica que estás considerando para determinar el número de propietarios de franquicias que están todavía en el negocio.”

4. No te dejes seducir por las notas positivas en la prensa, las clasificaciones de la industria y los premios

Según Kelly, no es raro que los miembros de su sitio web informen de colapsos masivos y fracasos de franquicias enaltecidas por la prensa de negocios. “Las pilas de artículos y elogios de la prensa de negocios a menudo son más una prueba de la agresividad de sus esfuerzos de relaciones públicas que de la fuerza de su programa de franquicias.”

5. Busca quejas de la franquicia en línea

Antes de firmar un contrato legal con una organización de franquicias, una buena idea es investigar lo que los críticos de esa empresa tienen que decir. Para eso hay sitios de noticias y discusión donde los franquiciatarios pueden expresar sus quejas y dar consejos. “Las quejas de los franquiciatarios pasados ​​y presentes indican qué aspectos de la franquicia merecen un cuidadoso escrutinio, y lo que los aspirantes a franquiciatarios pueden esperar.

6. Contrata a un abogado con experiencia en franquicias antes de firmar un contrato

El número de personas que compran una franquicia sin tener un abogado que les explique el contrato es asombroso, dice Kelly. La ignorancia, en el mundo de las franquicias, no es felicidad; es una pesadilla potencial. “Estás haciendo este gran compromiso de cientos de miles por adelantado, hipotecando tu casa o comprometiendo lo que estarás haciendo a veces durante los próximos 10 o 20 años de tu vida. Es notable cómo muchos no contratan a alguien que tenga experiencia en franquicias para ayudarles a comprender el contrato y entender lo que están firmando.”

7. Ten cuidado con los “entrenadores” y consultores

Estos consultores viven en Internet y en última instancia son un atractivo para las franquicias que los contratan, dice Kelly. Lo mejor es simplemente alejarse. “Son vendedores de terceros y tienen muy poca experiencia en la franquicia; su labor es atraer franquiciatarios a las franquicias para las que trabajan.”

8. Entiende que los franquiciatarios pueden tener éxito incluso si fallan las franquicias

Aunque es cierto que la oficina central puede ganar más dinero si a sus diversas franquicias les va bien, pueden hacer mucho, incluso cuando no es así. “La mayoría de las centrales reciben un porcentaje de las ventas brutas de un franquiciatario, independientemente de si la central es rentable o no”, explica Kelly.

9. Pasa tiempo con la oficina central y en las sucursales de la franquicia que quieres

Si deseas hacer de una organización una parte importante de tu vida —al menos por un par de años— considera invertir tiempo para conocerla. Obtener experiencia y conocimiento es clave en la toma de decisiones. Algunas franquicias, como Dominos, lo exigen, dice Kelly. “Habla con el mayor número de franquiciatarios de la cadena que estás considerando como sea posible.”

10. Imagina fracasar

Hay que tener confianza y entusiasmo para iniciar tu propio negocio, incluso si se trata de una franquicia establecida. Mantener las expectativas puede llevarte a ignorar la idea de que podría fallar. No lo hagas, aconseja Kelly. “Si no crees que tú, tu matrimonio, tu familia o tu bienestar financiero podrían sobrevivir a un fracaso en los negocios, no debes emprender un negocio de franquicia ni de ningún otro. Es importante tener una actitud positiva, optimista, pero no tirar los dados sin tener en cuenta los posibles efectos del peor escenario.”

11. Considera hacerlo tú mismo

¿Cuánto obtendrás realmente de una gran organización de franquicias? ¿Valen la pena los pagos mensuales a la oficina central? Una gran cantidad de franquicias llegan a sentir que no lo son. “Si una franquicia determinada no proporciona un retorno de la inversión a largo plazo y continuo, considera la posibilidad de iniciar tu negocio como una marca independiente y desarrollarla”, recomienda Kelly. “¿Quién sabe? Si tienes éxito podrías comenzar a ofrecer franquicias algún día.”

 

Siguientes artículos

10 excéntricas lecciones de liderazgo desde House of Cards
Por

  ¿Qué tan buenos son los consejos de uno de los personajes más maquiavélicos, de una de las series más exitosas en EU?...