Por Cheryl Snapp

Por todo el tiempo que los ejecutivos pasan preocupados por la fuerza física y la salud, –cuando se trata de esto–la fuerza mental puede significar aún más. Particularmente para los emprendedores, en numerosos artículos hablan de características de la fuerza mental: tenacidad, “agallas”, optimismo y una capacidad inagotable, como dice el colaborador de Forbes, David Williams, de “fallar”.

Sin embargo, también podemos definir la fortaleza mental identificando las cosas que las personas mentalmente fuertes no hacen. Durante el fin de semana, me impresionó esta lista compilada por Amy Morin, psicoterapeuta y trabajadora social clínica con licencia, que compartió en LifeHack. Me impresionó lo suficiente. También me gustaría compartir su lista aquí junto con mis pensamientos sobre cómo cada uno de estos elementos es particularmente aplicable a los empresarios y emprendedores.

Perder el tiempo sintiendo lástima por sí mismos

Uno no ve a la gente mentalmente fuerte sintiéndose mal por sus circunstancias o lamentándose por la forma en que han sido maltratados. Han aprendido a tomar responsabilidad por sus acciones y sus resultados, y tienen un entendimiento propio del hecho de que con frecuencia la vida no es justa. Son capaces de salir de cualquier circunstancia con la autoconsciencia y la gratitud de haber aprendido la lección. Cuando una situación se torna mala, ellos suelen responden con frases como: “Ah, bueno”. O quizá simplemente, dicen “siguiente”.

Te podría interesar: Recomendaciones para formarte como un coach

Regalar su poder

La personas con mentalidad fuerte evitar dar a otros el poder de hacerlos sentir mal o inferiores. Ellos entienden que están en control de sus acciones y emociones. Saben que su fortaleza está en la habilidad de manejar la forma en que reaccionan y responden.

Timidez ante el cambio

Este tipo de personas abrazan el cambio y lo reciben como un reto. Su mayor ‘miedo’, si es que tienen uno, no es lo desconocido, sino estancarse y volverse complacientes. Un entorno de cambio o incluso de incertidumbre puede motivarlos a sacar lo mejor de sí mismos.

Gastar energía en lo que no pueden controlar

Los mentalmente fuertes no se quejan (tanto) sobre el tráfico, las maletas perdidas o especialmente sobre otras personas, ya que, reconocen que todos estos factores están generalmente más allá de su control. En una mala situación distinguen que las únicas cosa que pueden controlar son sus respuestas y actitudes, y saben usar bien estos atributos.

Preocuparse por complacer a otros

¿Conoces a alguien complaciente? O a la inversa, ¿personas que hacen todo lo posible por no complacer a los demás como una forma de reforzar una imagen fuerte? Ninguna de las dos es la posición correcta. Una persona mentalmente fuerte se esfuerza por ser amable y justo y por complacer a los demás cuando sea apropiado, pero no tiene miedo de hablar. Pueden soportar el hecho de que alguien se enoje y navegue la situación, con gracia, siempre que sea posible.

Miedo a tomar riesgos calculados

Estas personas están deseando tomar riesgos calculados. Esto es muy diferente a saltar precipitadamente sobre riesgos tontos. Pero con fortaleza mental, un individuo puede sortear los riesgos y los beneficios que conlleva y evaluará completamente los posibles inconvenientes e incluso los peores escenarios antes de tomar acciones.

Lamentarse del pasado

Hay fuerza en reconocer el pasado y, especialmente, para reconocer las cosas aprendidas de experiencias pasadas, pero una persona mentalmente fuerte puede evitar alterar su energía en decepciones pasadas o en fantasías de los “días de gloria”. Invierten la mayor parte de su vitalidad en crear un presente y un futuro óptimos.

Cometer los mismos errores una y otra vez

Todos conocemos la definición de la locura, ¿verdad? Es cuando tomamos las mismas acciones de manera repetida esperando por un resultado diferente o mejor al que obtuvimos antes. Un persona de mentalidad fuerte acepta total responsabilidad por su comportamiento del pasado y desea aprender de sus errores. La investigación muestra que la capacidad de ser auto-reflexivo de una manera precisa y productiva, es una de las mayores fortalezas de los ejecutivos y empresarios espectacularmente exitosos.

Envidiar el éxito de otras personas

Se necesita fuerza de carácter para sentir alegría y entusiasmo por el éxito de otras personas. Las personas mentalmente fuertes tienen esta habilidad. No se vuelven celosos ni resentidos cuando otros triunfan (aunque pueden tomar notas cercanas sobre lo que el individuo hizo bien). Están dispuestos a trabajar duro para tener sus propias oportunidades de éxito, sin depender de los atajos.

Rendirse ante el fracaso

Toda falla es una posibilidad de mejorar. Hasta los mejores emprendedores están dispuestos a admitir que sus primeros esfuerzos invariablemente trajeron muchos fracasos. La gente con mentalidad fuerte no tiene miedo a fracasar repetidas veces, si es necesario, siempre y cuando, lo que aprendan en cada error los acerque más a su meta final.

Sentir miedo a la soledad

Las personas mentalmente fuertes disfrutan e incluso atesoran el tiempo que pasan solos. Utilizan su tiempo de inactividad para reflexionar, planificar y ser productivos. Lo más importante es que no dependen de otros para apuntalar su felicidad y estado de ánimo. Pueden ser felices con los demás, y también pueden ser felices solos.

Sentir que el mundo les debe algo

Particularmente en la economía actual, los ejecutivos y empleados de todos los niveles se están dando cuenta de que el mundo no les debe un salario, un paquete de beneficios y una vida cómoda, independientemente de su preparación y educación. Las personas mentalmente fuertes entran al mundo preparadas para trabajar y tener éxito en sus méritos, en cada etapa del juego.

Esperar por resultados inmediatos

Yya sea que se trate de un plan de ejercicios, un régimen nutricional o el inicio de un negocio, las personas mentalmente fuertes están determinadas a continuar con algo hasta que lo consiguen. Aplican su energía y tiempo en dosis medidas y celebran cada logro e incremento de éxito en el camino. Tienen “poder de permanencia”, y entienden que los verdaderos cambios llevan tiempo.

¿Tienes fuerza mental? ¿Hay elementos en esta lista que necesitas aplicar? Gracias a Amy Morin, me gustaría reforzar mis propias habilidades en cada una de estas áreas hoy. Y tú, ¿qué opinas?

El éxito depende 80% de nuestra psicología…

 

Siguientes artículos

Retos para globalizar administraciones locales
Por

La falta de adecuación de estructuras genera mayores retos de coordinación intergubernamental, lo cual se refleja en men...