Hace un par de semanas, Manlio Fabio Beltrones, presidente del CEN del PRI, lanzó una convocatoria a la sociedad civil llamada “Internet para todos”, en que se invita a crear soluciones para que la población que no tenga acceso a la red pueda conseguirlo.

La idea es que en colaboración con la sociedad civil se encuentren alternativas para conectar a la red a casi la mitad de los mexicanos que no cuentan con este servicio. Además se invita a sumarse a la iniciativa para exigir al Estado, a las empresas y a todas las entidades que pudieran tener un papel en la problemática, a cumplir la ley y encontrar una serie de soluciones efectivas a tal situación.

El problema del acceso a internet en México es evidente, pues si bien las estadísticas varían de fuente en fuente, se calcula que la mitad de los mexicanos tiene acceso a la red, mientras que el otro 50% carece de este servicio.

Si bien el panorama no es el mejor, sí podemos afirmar que nuestro país se encuentra dentro de la tendencia mundial de acceso a la red, ya que de una población mundial estimada en 7,400 millones de personas, sólo 3,338 millones tienen acceso a la red, lo que equivale al 45% de la población mundial.

PUBLICIDAD

La ONU proclamó en 2011 que el acceso libre a internet es un derecho fundamental de los seres humanos y que es prioridad de los gobiernos garantizar que las personas puedan navegar de forma libre y sin ningún tipo de censura sobre los contenidos ofrecidos en la web.

La iniciativa que presenta el PRI no es la primera que pretende llevar internet gratuito a los mexicanos que no tienen acceso; de hecho, existen algunas iniciativas que ya lo hacen, pero con alcances limitados.

La iniciativa que lanzó Facebook, llamada Internet.org, da acceso libre a algunos sitios, incluyendo la Wikipedia y los servicios de mensajería instantánea de la red social. Sin embargo, se logra a través de la instalación de una aplicación y sólo está disponible para los usuarios de Virgin Mobile y Telcel.

El Colectivo Libre Internet para Todos está conformado por 17 oenegés que promueven el uso de redes de fibra óptica para crear sitios de acceso público a la red, además de promover la tecnología Súper Wi-Fi para utilizar los espacios blancos del espectro radioeléctrico que dejó el apagón analógico y la creación de un fondo de acceso universal para garantizar que las personas que no tengan recursos suficientes puedan entrar a la red.

Dicha propuesta se genera en un contexto en que dos circunstancias resultan fundamentales.

  1. El entendimiento de que internet va ganando terreno frente a otros medios de comunicación, ya que se ostenta como la plataforma en cuya información las personas confían más.
  2. La importancia que sin duda van ganando redes sociales y medios digitales en la formación de opinión pública y, por ende, en la influencia que puedan tener en resultados electorales.

Más allá de cualquier discurso político, garantizar que los ciudadanos tengan acceso a la web es deber de cualquier gobierno, pues no sólo garantizan más posibilidades de crecimiento, capacitación, educación y salud, sino también de acceso a la información y de organización social, que a final de cuentas no son un lujo, sino un derecho fundamental.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @sincreatividad

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Atención mediática ¿injusta y selectiva?
Por

Muchos se preguntan –algunos con sobrada indignación– ¿por qué los ataques terroristas en países ‘remotos’ no ocasionan...