La licitación de dos cadenas nacionales de televisión y lograr el apagón analógico en el país, forman parte de los mandatos legales que el IFT deberá cumplir en 2015; demostrar su capacidad, su principal reto.

 

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) vivirá varias pruebas de fuego durante 2015. A casi seis meses de haberse publicado la legislación reglamentaria de la reforma de telecomunicaciones, el regulador tiene la misión de empujar una de las agendas más ambiciosas registradas para una dependencia de nueva creación.

“El trabajo estructural e institucional por parte del IFT se encuentra hecho, pero hay que pasar a la ejecución”, dice Ernesto Piedras, socio director de The Competitive Intelligence Unit (CIU).

PUBLICIDAD

Este año, el regulador de las telecomunicaciones en México tiene entre sus encargos dar cumplimiento al apagón analógico en todo el país, la licitación de dos cadenas de televisión nacional, la desincorporación de activos de América Móvil, entre otros mandatos legales.

A partir del pasado 1 de enero, el Instituto presidido por el comisionado Gabriel Contreras eliminó el cargo extra por larga distancia nacional, lo cual se traducirá en ahorros aproximados de 6,300 millones de pesos (mdp), de acuerdo con CIU.

Sin embargo, en los últimos meses se ha cuestionado la capacidad para cumplir a cabalidad los cambios legales que indica la reforma de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, después de que se aplazara el lapso obligado de 24 horas para que las empresas cumplan con la portabilidad.

El pasado 9 de noviembre, el IFT emitió las nuevas reglas de portabilidad numérica, que contenían dos plazos para cumplir con el derecho de los usuarios: el primero fija un plazo transitorio para los operadores telefónicos de tres días hábiles para ejecutar la portabilidad a partir del 13 de noviembre de 2014 y hasta el 9 de febrero de 2015.

“El IFT está cumpliendo en tiempo, pero tal vez no en forma”, asegura Gonzalo Rojon, socio y analista de la consultora CIU.

La agenda del IFT está escrita para este año y el reloj ha comenzado a correr.

 

Etapa histórica

El año pasado, la reforma de telecomunicaciones fue aprobada y comenzó a surtir efectos. Las tarifas de servicio de telefonía móvil bajaron 9.1%, mientras que las de Internet descendieron 4.6% durante el tercer trimestre de 2014, de acuerdo con los últimos datos publicados por el IFT.

“El espíritu de la reforma de telecomunicaciones es una mayor competencia entre los proveedores de servicios, lo cual debe traducirse en tarifas más accesibles y una mayor calidad en los servicios. Eso se está logrando”, asegura Andrés Audiffred Alvarado, analista del sector de telecomunicaciones y financiero de Grupo Financiero Ve por Más.

Gonzalo Rojon y Ernesto Piedra coinciden en que las reducciones en las tarifas son visibles, además de la diversificación de la oferta que presentan los operadores.

“Creo que sí hay algunos puntos que podemos decir que han sido favorables, pero no van a cambiar la estructura de mercado significativamente; sólo es un impacto para el usuario”, explica Rojon.

Sin embargo, la agenda que deberá cumplir el IFT en 2015 tiene el potencial de mostrar cambios radicales en mercados como el de la televisión. Este año se licitarán dos nuevas cadenas de televisión nacionales que competirán con Televisa y Televisión Azteca.

El pasado 20 de noviembre, el IFT dio a conocer a los tres grupos empresariales que competirán en la carrera por la televisión abierta nacional: Centro de Información Nacional de Estudios Tepeyac, del empresario Mario Vázquez Raña; Cadena Tres, de Mario Vázquez Raña, y Grupo Radio Centro, de Francisco Aguirre.

A más tardar el 19 de marzo de este año, el organismo de telecomunicaciones emitirá su fallo y entregará la concesión de la nueva cadena de televisión, proceso que por primera vez se realiza en México.

“Es una etapa histórica porque no habrá otra licitación en décadas por la falta de espectro radioeléctrico”, opina Piedras.

Los analistas coinciden en que este proceso no tendrá mayores contratiempos, ya que el número de jugadores es reducido y las reglas son claras; el reto será garantizar una oferta diversificada en sus contenidos.

Pero no todo corre con el viento favorable como le gustaría a los especialistas. Este año, el IFT tiene la misión de concretar la transición de la Televisión Analógica a Televisión Digital Terrestre (TDT) en toda la República Mexicana.

La TDT es el sistema de transmisión digital de señales de televisión abiertas o gratuitas en receptores capaces de recibir la señal.

“No quiero ser ave de malos augurios, pero no veo los elementos necesarios para lograr el apagón analógico generalizado este año, pero ojalá se logre”, dice Piedras.

En otras ocasiones, el IFT ha retrasado la aplicación del llamado apagón analógico, como fue el caso de la postergación de la medida en cinco ciudades en el norte del país, las cuales debieron concluir la transmisión de señales analógicas en mayo de 2014, pero que se aplazaron hasta el 26 de noviembre pasado.

A las 00:00 horas de este 14 de enero, las 14 estaciones de televisión que sirven a 12 municipios de Tamaulipas deberán estar listas para la conclusión definitiva de las señales analógicas, y a partir de ese momento sólo se podrán recibir señales digitales en el servicio de televisión abierta.

 

Foto: Forbes Staff.

 

Nuevas inversiones

Uno de los objetivos que también guarda la reforma en telecomunicaciones es incentivar las inversiones, y este año podría mostrar cierto dinamismo en este sentido.

“Creo que será un año de reactivación de la industria en donde las empresas volverán a invertir”, dice Ernesto Piedras.

La administración federal espera alcanzar al final del sexenio una inversión pública en el sector de telecomunicaciones de 73,853 mdp y 626,000 millones del sector privado, de acuerdo con lo previsto en el Programa de Inversiones en Infraestructura de Transporte y Comunicaciones 2013-2018.

Tan sólo la inversión que podrían realizar las empresas en las dos nacientes cadenas de televisión alcanzaría cerca de 500 millones de dólares (mdd) en su constitución, de acuerdo con previsiones hechas el año pasado por Carlos Serra, de BBVA Bancomer.

“Éste es un sector sumamente técnico que requiere de muchísimo dinero”, dice Gonzalo Rojon.

“Conforme vaya pasando el tiempo y se vayan aplicando los cambios, yo creo que el mercado se va a volver más atractivo”, predice el analista de CIU.

El IFT tiene un reto en cumplir la agenda, pero no se encuentra solo: “Todas las empresas con las que hemos podido hablar nos han dicho que han estado participando en los distintos comités que se realizan en el IFT dando sus puntos de vista, lo cual beneficia que la regulación no sea ajena al proveedor del servicio”, revela Andrés Audiffred Alvarado, analista del sector de telecomunicaciones y financiero de Grupo Financiero Ve por Más.

Ernesto Piedras no esconde sus dudas respecto a la implementación en tiempo y forma que haga el regulador de la reforma de telecomunicaciones, pero sí tiene una certeza: “La fotografía del mercado que vamos a tener en dos o tres años va a ser muy diferente de la que hemos conocido en el presente y en el pasado reciente. Tendremos jugadores fortalecidos, operadores asociados, reconstituidos… será para el usuario un ecosistema competitivo.”

 

Siguientes artículos

Las mejores prácticas para el uso de redes sociales
Por

Con las redes sociales sucede lo que con todas las herramientas: si las usamos mal, pueden lastimarnos. Aquí te digo cóm...