Vehículos eléctricos, conectados, autónomos… la CEO de General Motors analiza la industria automotriz a la luz de los cambios tecnológicos y sociales, y con motivo de la reunión anual del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés).

 

Por Mary Barra*

PUBLICIDAD

El cambio tecnológico rara vez avanza sin problemas. Avanza en pulsos, en revoluciones.

Las telecomunicaciones progresaron del telégrafo al teléfono, de los hilos de cobre a la fibra óptica, de lo analógico a lo digital, de lo inalámbrico al satélite. La fotografía cambió los daguerrotipos de placas de vidrio a la película y luego a la digital, así como del blanco y negro al color.

Este patrón es cierto en casi todos los campos, y cada pulso abre la puerta a nuevas innovaciones que revolucionan a la industria y, a veces, a la misma sociedad.

Hoy, estamos en el inicio de una revolución sin precedentes en la industria automotriz. Es parte de la “cuarta revolución industrial”, que es el tema y enfoque de la reunión anual de este año del Foro Económico Mundial. Para nosotros, la revolución es impulsada por la convergencia de la conectividad, la electrificación y las necesidades cambiantes de los clientes. Esa revolución permite a los fabricantes de automóviles como GM desarrollar vehículos significativamente más limpios, seguros, inteligentes y eficientes para clientes en todos los mercados en todo el mundo.

 

Tu coche de gasolina será algo del pasado

Estamos pasando de una industria que durante 100 años ha fabricado autos aislados, controlados mecánicamente e impulsados por hidrocarburos a otra que fabrica unidades interconectadas electrónicamente controladas y alimentadas por diferentes fuentes de energía. Creo que la industria automotriz cambiará más en los próximos cinco o 10 años de lo que lo ha hecho en los últimos 50, y esto nos da la oportunidad de hacer coches más capaces, sustentables y emocionantes que nunca.

La electrificación del automóvil es posible en parte por tecnologías de vanguardia en lo que respecta a baterías, que nos ayudan a desarrollar coches como el nuevo híbrido Chevrolet Malibu, que tiene una eficiencia de combustible combinada ciudad-carretera de 47 millas por galón; la segunda generación del Chevrolet Volt, que ofrece una autonomía eléctrica de 53 millas y un equivalente de gasolina de 106 millas por galón, y el recientemente lanzado Chevrolet Bolt EV, un vehículo eléctrico que entrega hasta más de 320 kilómetros por carga.

La electrificación también ha permitido muchos avances en la seguridad de los vehículos. Mediante la integración de cámaras, radares y sensores sofisticados, los coches de hoy ofrecen una variedad de tecnologías inteligentes como detección de puntos ciegos, sistemas de alerta de colisión, control de crucero adaptativo y frenado de choque inminente, que pueden detener tu coche de forma automática, incluso cuando tú no aprietes nunca un pedal.

Uno de los avances más emocionantes en el desarrollo de vehículos es la conectividad, gracias a la tecnología como el sistema OnStar de GM. Desde su introducción en 1996, OnStar ha respondido a más de 1,000 millones de solicitudes de los clientes, desde la respuesta automática a un accidente hasta la recuperación de vehículos robados, la apertura remota de puertas, el diagnóstico de vehículos y más. A finales de este año, GM tendrá 12 millones de vehículos conectados a OnStar en cuatro continentes.

 

Cuando tu coche “habla” con otros vehículos para evitar un accidente

También hemos sido pioneros de la conectividad inalámbrica 4G. Esto permite que los coches actúen como puntos de acceso Wi-Fi a los que se pueden conectar hasta siete dispositivos a la vez. Son, literalmente, hot-spots rodantes. Ya hemos puesto en las calles de Europa, Asia y Norteamérica más de dos millones de vehículos equipados con 4G. Para 2020, esperamos que más de 75% de nuestro volumen global se conecte de forma activa.

La conectividad se vuelve más emocionante cuando los vehículos están conectados con otros vehículos e incluso a las carreteras que recorren. V2V, o la comunicación de vehículo a vehículo, permite a los coches comunicarse entre sí a través de una banda dedicada de Wi-Fi y compartir información sobre la velocidad del vehículo, el sentido en que circulan, el tráfico vehicular y las condiciones meteorológicas y de la carretera.

Si un coche hace una parada repentina o está en peligro de chocar con otro vehículo, todos los autos a su alrededor lo sabrán en una fracción de segundo. La V2V puede detectar vehículos que están ocultos a la vuelta de la esquina, sobre una colina o fuera de la vista del conductor. Algunos sistemas incluso toman el control parcial de los frenos o la dirección para ayudar al conductor a evitar una colisión.

 

Salvaremos 33,000 vidas sólo en Estados Unidos

Las Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud informan que los accidentes automovilísticos cuestan a los países cada año casi 3% de su Producto Interno Bruto. La comunicación V2V reducirá significativamente los costos. El Departamento de Transporte de Estados Unidos calcula que la V2V podría eliminar hasta 80% de los accidentes de tráfico que se producen actualmente en las carreteras de ese país, accidentes que se cobraron casi 33,000 vidas en 2014.

El siguiente paso en la conectividad es V2I, o la comunicación de vehículo a infraestructura. La congestión del tráfico urbano ya cuesta miles de millones de dólares en desperdicio de combustible y productividad, y el problema está creciendo rápidamente. La ONU predice que, en 2050, la población urbana del mundo será de 6,300 millones, un aumento significativo comparada con los 3,900 millones de 2014. La V2I puede ayudar. Cuando los vehículos están conectados a las autopistas y semáforos inteligentes que reciben actualizaciones de tráfico en tiempo real podemos reducir significativamente la congestión y los tiempos de traslado, además de mejorar aún más la seguridad del vehículo.

El rápido avance de las tecnologías inteligentes y conectadas también está pavimentando el camino para vehículos automatizados que hacen la conducción más segura y fácil. Cadillac, por ejemplo, está desarrollando “Super Cruise”, una tecnología de conducción altamente automatizada que permite la conducción sin manos en la carretera, incluso durante grandes congestionamientos a vuelta de rueda.

Con el tiempo, GM y otros presentarán vehículos parcialmente autónomos y, más tarde, totalmente autónomos que puedan conducirse por sí mismos. En GM, empezaremos a probar una flota de coches autónomos a finales de este año en el campus de nuestro Centro de Tecnología en Warren, Michigan.

 

El futuro del coche compartido

Además de los muchos avances tecnológicos que configuran a la industria automotriz de hoy, también hay muchos cambios sociales, como la urbanización, la sustentabilidad y la economía compartida, que están cambiando la forma en que los clientes interactúan con sus coches. En GM hemos puesto en marcha programas de viajes compartidos en Frankfurt, Shanghai y Nueva York. A principios de este mes, anunciamos una alianza estratégica con Lyft, la compañía de viajes compartidos de más rápido crecimiento en Estados Unidos, para crear una red integrada de vehículos autónomos bajo demanda. Creemos que la convergencia de viajes y vehículos autónomos ofrece grandes oportunidades para mejorar la seguridad, reducir la congestión vial y mejorar la libertad de transporte para todos, incluyendo a ancianos y discapacitados.

La industria del automóvil está cambiando más rápido hoy de lo que lo ha hecho en 100 años. Muchas facetas de la industria tradicional enfrentan una seria disrupción, y nosotros en GM creemos que esto creará nuevas oportunidades. En lugar de temer la disrupción, tenemos la intención de liderarla mediante el desarrollo de autos que no choquen o contaminen, que reduzcan la congestión y que nos mantengan conectados a las personas, lugares y actividades que son más importantes en nuestras vidas.

La industria automotriz jugará un papel importante en la cuarta revolución industrial. En GM esperamos con interés trabajar con otros para liderar y definir el futuro de la movilidad personal.

 

*Mary Barra es presidenta y CEO de General Motors. Es copresidenta de la reunión anual de Davos 2016 del Foro Económico Mundial.

 

Siguientes artículos

Home Depot invertirá 1,500 mdp en México durante 2016
Por

La inversión será destinada en la apertura de seis nuevas sucursales de Home Depot, con lo que la firma estadounidense s...