En 2016, el país tendrá que lidiar con un dólar caro. Pemex enfrenta un año difícil. El reacomodo de jugadores en el sector de telecomunicaciones seguirá adelante. Y en materia política, este año podría ser recordado en la historia como el boom de las candidaturas independientes. Éste y otros son los temas espinosos de 2016.

 

¿Qué nos deparan los próximos 12 meses? Fieles a nuestra costumbre, albergamos optimismo y todo lo contrario. Aquí vamos:

PUBLICIDAD

Efecto de la volatilidad financiera global y el deterioro de econo­mías como la de China, en 2016 el país tendrá que lidiar con un dólar caro, que a principios de año los analistas esperaban tuviera un precio promedio de 18.05 en 2016 y que para la primera quincena de enero ya rondaba los 18.13 pesos, generando un ambiente de incertidumbre en el futuro próximo, que se suma a expectati­vas de crecimiento que oscilan entre 2.5 y 3%.

Pemex enfrenta un año difícil. Ha sido la mina más valiosa del país, a la que los sucesivos gobiernos acuden cada año para solventar sus necesidades presupuestales, pero este año ya no será igual. Sí, en cierta forma veremos la misma película, ya que Pemex tendrá que endeudarse para financiar las inversiones que hará en 2016; sin embargo, ante la caída de los precios del petróleo, su administración será puesta a prueba en su capacidad para reducir costos y definir claramente dónde conviene extraer y dónde no.

En otro campo, el reacomodo de jugadores en el sector de telecomunicaciones, en el que están empresas de telefonía y televisión, seguirá adelante. AT&T, que llegó para hacerle frente a América Móvil, habrá de consolidar su presencia y el despliegue de infraestructura. Pero la gran incógnita es qué pasos dará Amé­rica Móvil para que le autoricen prestar el servicio de televisión, sin lo cual está impedida de conformar una oferta más completa.

A su vez, el fortalecimiento del dólar y sobre todo la fuerte devaluación del peso siembran amenazas en las empresas por el encarecimiento de sus deudas. En ICA, esa amenaza se materializó y, de no cambiar el entorno, pueden venir más casos. Pero lo más preocupante es el aumento de la deuda en sí por efecto cambiario, pues no se trata de casos aislados, sino de un factor presente en los balances de numerosas empresas.

En sentido positivo, será importante seguir a empresas que ha­cen ventas relevantes en Estados Unidos, como Bimbo, pues eso se traduce en cosecha de dólares. En situación similar está el sector automotriz, que sigue en auge, exporta más de 70% de su producción a Estados Unidos e incluye a mexicanas proveedoras como Nemak, Rassini y numerosas empresas medianas y pequeñas.

En materia política, 2016 podría ser recordado en la historia como el boom de las candidaturas independientes, ante la crisis que viven los partidos políticos. Claro, tampoco habría que ser in­genuos, pues sabremos de políticos que al calor de las definiciones en sus partidos renegarán de éstas y, en un acto de “luminosidad”, se asumirán como candidatos ajenos a la partidocracia.

La seguridad registrará un nuevo capítulo a través del Nuevo Sistema de Justicia Penal que este año se implementará en todo el país. Una extraordinaria reforma, ni duda cabe, ya que pretende garantizar procesos judiciales transparentes y proteger los derechos tanto del imputado como de la víctima del delito.

La educación también está en esta lista. El análisis del impacto de la reforma educativa en la calidad de la educación intensificará el debate, junto con los alcances de la evaluación.

Por otro lado, México, Chile y Perú deben concretar el Acuerdo Comercial Transpacífico (TPP), junto con los otros nueve países no latinos que lo integran, sobre todo en lo que se refiere a reglas de operación. Y aunque se prevé que será en febrero cuando se tengan las primeras noticias de estos avances, la discusión para conformar este circuito comercial, que equivale a 36% del PIB mundial, podría extenderse durante 2016, toda vez que la negocia­ción para que todos los países cedan en su apertura económica no se observa sencilla. Para México, subirse al TPP representa una gran oportunidad de continuar extendiendo su red de negocios en el mundo y seguir potenciando su industria manufacturera.

¿Feliz 2016? Al tiempo.

 

Siguientes artículos

Gutiérrez Candiani, el empresario que apuesta por la sociedad
Por

Quien por años fungiera como el líder de los empresarios frente al poder político, ahora se alista para enfrentar nuevas...