Por Antoine Gara

Hace dos años, pocos inversionistas en Estados Unidos sabían de Anbang Insurance Group, uno de los conglomerados de seguros de más rápido crecimiento en China. Ahora, el frenesí de compras en que se ha enfrascado su fundador, Wu Xiaohui, nieto de Deng Xiaoping, hace que Anbang compita contra Marriott International en la carrera por hacerse de los hoteles Starwood, y hay una buena probabilidad de que la institución financiera china supere a su competidor del sector de la hospitalidad.

El lunes por la mañana, Starwood dijo que Anbang ha ganado por segunda vez la propuesta de efectivo y acciones para la adquisición de Marriott, abriendo de nuevo el proceso de venta del gigante hotelero. Anbang ofrece 82.75 dólares por acción en efectivo por Starwood, o 13,900 millones de dólares (mdd), una cifra que supera la ofertada por Marriott. El 21 de marzo Marriott ofreció 21 dólares por acción en efectivo por Starwood, además de 0.8 acciones de la compañía combinada, valuando los títulos de Starwood en 79.53 dólares.

Días después, Anbang y su consorcio que incluye a J. C. Flowers y Primavera Capital aumentaron su oferta a 81 dólares por acción. El 26 de marzo Starwood acordó considerar que una oferta de 82.75 podría dar lugar a una oferta “superior”. “Starwood y el Consorcio siguen debatiendo términos ajenos a los precios relacionados con la propuesta del Consorcio, y trabajan para finalizar los demás términos de una propuesta vinculante del Consorcio, incluyendo la documentación definitiva”, dijo el gigante hotelero el lunes.

PUBLICIDAD

Si se llega a un acuerdo con esa oferta superior, la pelota quedará del lado de la cancha de Marriott. Marriott MD, con sede en Bethesda, Maryland, tiene flexibilidad para aumentar el componente de efectivo en su oferta, sobre todo porque el trato crearía el mayor operador hotelero mundial, pero también podría alejarse de las negociaciones con una sanción por la ruptura que actualmente se sitúa en 450 mdd, o cerca de 3% de su valor total del mercado de valores.

Marriott dijo el lunes que sigue comprometida con su oferta de compra, la cual aún es recomendada por el consejo directiva de Starwood.

“La compañía combinada ofrecerá a los accionistas un incremento significativo en sus participaciones y un mayor valor a largo plazo impulsado por una huella global más grande y una selección de marcas para los consumidores más amplia, sinergias de ingresos sustanciales y una mejora de la economía a los propietarios y franquiciados que conducen a un crecimiento global acelerado y altos rendimientos continuos”, dijo Marriott.

El gigante hotelero también trató de enfatizar los riesgos para la oferta del consorcio liderado por Anbang, incluyendo el potencial de reglamentación y el alto nivel de financiamiento requerido para volver privada la compañía.

“Accionistas Starwood deben considerar seriamente la cuestión de si el consorcio liderado por Anbang será capaz de cerrar la transacción propuesta, con un enfoque particular en la certeza de la financiación del consorcio y el calendario de las aprobaciones regulatorias necesarias”, dijo Marriott.

El desenlace de la guerra de pujas por Starwood no sólo será determinado por el precio, sino por la valuación que cada ofertante haga de la compañía, que opera cadenas de hoteles de gama alta como Le Meridien, Westin, W Hotels y Sheraton, y es propietaria de 32 hoteles en todo el mundo. Como señaló un análisis de Forbes el 19 de marzo, Anbang puede ver un valor significativo en el sector inmobiliario de Starwood, mientras que Marriott probablemente considera la posible fusión como una fuente de ahorro de costos y una forma rápida de escalar su huella.

Los hoteles operados por Starwood –propios y rentados– incluyen los St. Regis en Nueva York, San Francisco y Osaka, el W en Times Square, Londres y Barcelona, ​​y propiedades en París, Buenos Aires, Toronto, Río de Janeiro, Milán y Chicago. Este año se espera que estos hoteles generen alrededor de 250 mdd en EBITDA según el analista David Loeb, de R. W. Baird, lo que ubicará su valor en alrededor de 4,000 mdd.

“Anbang ve un gran valor en las transacciones del sector inmobiliario, incluso si no inicialmente no genera una alta tasa interna de retorno”, dijo Loeb en una entrevista telefónica. “Ellos valoran los bienes inmuebles de manera diferente a Marriott.”

En lo que respecta a Marriott, parece que los bienes raíces son un tema secundario. Su oferta contempla que Starwood continuaría desprendiéndose de los hoteles de su propiedad, que generan hasta 2,000 mdd en fondos que podrían ser usados ​​para un “programa de reciclaje de capital”. La pieza más grande del esfuerzo de consolidación son los 250 mdd en ahorro de costos anuales pronosticados por Marriott, además de aumentar su escala.

“Con su modelo de negocios con pocos activos, un crecimiento de unidades líder en la industria, marcas poderosas y un retorno constante de capital a los accionistas, las acciones de Marriott se han cotizado continuamente en primas de valuación frente a sus pares públicos”, dijo el presidente de Marriott Bruce Duncan la semana pasada.

Mientras Anbang y Marriott continúan con su guerra de ofertas por Starwood, los inversionistas encabezados por el multimillonario administrador de fondos de cobertura John Paulson reciben un buen retorno de su participación. Las acciones de Starwood han ganado 21% en lo que va de 2016.

“Estamos felices de ver un aumento en la oferta de Anbang que refleja mejor el valor de Starwood”, dijo Paulson, presidente del fondo de cobertura Paulson & Co, a Forbes por correo electrónico a principios de marzo. “Anbang es un comprador probado y sofisticada de activos relacionados y damos la bienvenida a su interés en Starwood”, agregó. Paulson & Co. es propietaria de casi 7% de las acciones de Starwood, según FactSet.

Las acciones de Starwood cotizaban con una ganancia de 2%, a 83.92 a media sesión, mientras que las acciones de la cadena Marriott subían casi 4%, a 71.35.

 

Siguientes artículos

¿Cómo perdió Carlos Slim 27,000 mdd en un año?
Por

Endeudamiento, devaluación, más competencia, incertidumbre global y, acaso, desconfianza de los inversionistas, o la sum...