Pese a todo, las exportaciones, las remesas y las finanzas públicas pueden ser las más beneficiadas por un dólar fuerte.

 

Hoy lunes, el dólar volvió a tocar un máximo histórico, cotizándose hasta en 16.30 pesos en ventanillas bancarias.

Al cierre de su cuarta jornada de pérdidas, el tipo de cambio acabó con una depreciación de 0.66% o 10.5 centavos, cotizando alrededor de 16.03 pesos por dólar

PUBLICIDAD

Más temprano, llegó a debilitarse hasta 16.00 unidades, un soporte donde, según operadores, algunos bancos activaron órdenes de compra a favor de la moneda.

Mientras que en bancos, el billete verde se vendía en 16.30 pesos en ventanillas de Banamex y Santander, y en Banorte se cotiza a 16.20 pesos.

Los efectos de la depreciación de la moneda mexicana sobre la población y la economía son inmediatos: merma el poder adquisitivo del consumidor, aumenta el costo de la deuda denominada en dólares y provoca temores sobre el estado de la economía.

Estas preocupaciones de los inversionistas y el público en general no son gratuitas. El peso cayó con fuerza frente al dólar durante las crisis económicas de 1982 y 1994. Ambas crisis vinieron con el telón de fondo de grandes cantidades de deuda en dólares.

Aunque ahora la posición del país es muy diferente respecto a esos años. La deuda pública de México denominada en dólares es equivalente a poco más de 15% de su Producto Interno Bruto (PIB), monto menor que otros países latinoamericanos, como Chile, Perú, Argentina y Colombia.

Pero no todos los efectos son negativos, Capital Economics señala en un análisis tres beneficios de un peso débil y que pueden ser mayores que los costos.

 

1. Impulso a las exportaciones

La moneda mexicana puede impulsar las exportaciones hacia Estados Unidos, el destino del 80% de las ventas nacionales al exterior. Esto beneficiaría a México respecto a economías emergentes que tienen lazos comerciales menos fuertes con EU.

“De hecho, ya estamos viendo los primeros signos de que un peso más débil está proporcionando un impulso a las exportaciones. En términos de volumen, las exportaciones mexicanas se han mantenido bien desde el comienzo del año, a pesar de una economía estadounidense débil y los problemas en el sector minero”, agrega Capital Economics.

 

2. Aumento de remesas

Alrededor de 11 millones de mexicanos residen en los Estados Unidos, y el monto de remesas que envían hacia México equivale a 2% del PIB.

“Esperamos que el crecimiento de las remesas se mantenga fuerte, y debería contribuir a elevar el consumo de los hogares en el transcurso de este año. Estimamos que el aumento de las remesas podría impulsar el crecimiento anual del PIB en alrededor de 0.4% en 2015”, agrega el análisis.

 

3. Compensa caída del precio del petróleo

La caída en los precios internacionales del petróleo hizo que el gobierno federal hiciera un recorte de más de 120,000 millones de pesos (mdp) este año y hacer un ajuste al presupuesto para 2016.

Si bien estos recortes son significativos, “el gobierno se habría visto obligado a ajustar la política fiscal mucho más agresiva si el peso no se hubiera depreciado”, menciona Capital Economics.

 

Siguientes artículos

mexichem
Ganancias de Mexichen suben 29% en segundo trimestre
Por

Mexichem dijo que su utilidad fue de 64.4 millones de dólares, mientras que sus ingresos crecieron 4.3%.