Un reporte de Fitch Ratings establece que las perspectivas para las empresas mexicanas permanecen positivas, sin embargo, también destaca que ha habido bajos niveles de inversión

 

 

 

PUBLICIDAD

Las tendencias crediticias para las empresas corporativas no financieras mexicanas se tornarán positivas durante 2015, pues las subidas de calificación excederán ligeramente las bajas de calificación, así lo señala el reporte Empresas Mexicanas: Perspectiva Positiva para 2015, de Fitch Ratings.

Los créditos mexicanos calificados por Fitch que se  encuentran en Perspectiva Positiva incluyen: Kansas City Southern de México (‘BBB-‘), Grupo Cementos de Chihuahua (‘B+’) y Bio Pappel (‘B’). El único crédito en Perspectiva Negativa es Grupo Posadas (‘B’).

Fitch proyecta un crecimiento del PIB del 3.6% en 2015, comparado con un 2.5% esperado para 2014.

“El nivel de empleo en la economía formal junto al gasto fiscal han mostrado una tendencia creciente en 2014, mientras que la confianza del consumidor ha  aumentado durante la segunda mitad del año”, señala el reporte.

De entre el panorama económico destaca que la tasa de desempleo permance en niveles bajos en  5.2%. El debilitamiento en el precio del petróleo sigue representando un riesgo para el crecimiento del PIB proyectado y las tendencias en las calificaciones, debido a que los ingresos del gobierno mexicano dependen fuertemente de Pemex.

En el terreno de los corporativos, Fitch espera que el flujo de caja libre (FCL) sea ligeramente positivo para las empresas.

“Entre 2009 y 2013, las empresas mexicanas han reportado medianas para sus márgenes de FCL de entre 5.5% y 0.3%. Uno de los componentes clave para los flujos de caja positivos durante ese período ha sido los bajos niveles de inversión”.

La calificadora explica que, a diferencia de otras empresas a lo largo de América Latina, las corporaciones mexicanas calificadas por Fitch no han invertido en forma agresiva para crecer en los últimos cinco años.

 

Las claves para 2015

Fitch explica que más de la mitad de los créditos calificados se encuentran e categorías especulativas, la posición de Fitch se debe a sus preocupaciones con respecto al gobierno corporativo de estas empresas, así como las leyes de bancarrota favorables para los acreedores en México, las cuales han resultado en un alto riesgo de incumplimiento (default) para emisores de  propiedad familiar en la categoría ‘B’ como  rendal (‘B’), Axtel (‘B’), Bio-Pappel (‘B’), Cobre del Mayo (‘B’), Grupo Cementos de Chihuahua  (‘B+’), Grupo Famsa (‘B+’), Grupo Posadas (‘B’), Grupo Senda (‘B’), SANLUIS Rassini (‘B+’) y Servicios Corporativos Javer (‘B’).

Entre los factores que influirán en las calificaciones corporativas destaca:

1. Las reformas serán de efecto lento:  Las recientes medidas promulgadas para el mercado de trabajo, la educación y el sector de energía no  afectarán ni los flujos de caja ni las calificaciones corporativas en 2015. Fitch considera que las primeras  dos medidas son positivas para el crecimiento económico en el largo plazo, pero que tendrán un impacto menor sobre las calificaciones corporativas. Por otro lado, la reforma energética podría tener un impacto directo sobre las calificaciones, pero no el próximo año.

2. Gasto: El gasto en inversiones y el endeudamiento de las empresas de exploración y producción empezarán a subir hacia fines de 2016. Asimismo, el apalancamiento para las empresas de servicios, podría aumentar un poco antes, cuando empiecen a adquirir barcos y equipos de excavación petrolera en mar abierto con el fin de prepararse para una mayor demanda. El beneficio por menores precios de electricidad en la mayoría de las empresas manufactureras se espera que se alcance a partir del 2017 en adelante.

3. Infraestructura:  El mayor gasto del gobierno, especialmente en infraestructura, sería un impulsor clave para la mayor demanda por productos y servicios en México en 2015. Durante los primeros ocho meses de 2014, el gasto fiscal aumentó en un 30% con respecto al año anterior, mientras que el gasto del gobierno en  comunicación y transporte se incrementó en un 75%.

Fitch destaca que un acceso más amplio a créditos de consumo como resultado de las reformas financieras podría llevar a una dinámica positiva para minoristas y empresas de bienes de consumo en 2015.

“Las reformas tributarias afectaron en forma negativa a estas empresas durante la primera mitad de 2014, ya que los aumentos en los impuestos sobre los ingresos personales debilitaron la demanda por bienes y servicios”, expone.

En general, Fitch prevé que la economía mexicana debería beneficiarse de un fortalecimiento en la economía de EE.UU. debido a las exportaciones hacia ese mercado, así como las remesas.

 

 

Siguientes artículos

Ingresos de Disney crecen 7%
Por

“Guardianes”, que fue estrenada en julio, y “Maléfica”, en la que Angelina Jolie encarna a una v...