Las personas son vulnerables a cómo piensan los demás, y esto puede llegar a influir en la manera de percibir e interpretar las dificultades que se presenten diariamente. Conoce 3 tips para lidiar con los pesimistas de tu oficina.

 

 

¿Alguna vez has sentido que el pesimismo de un compañero de trabajo afecta en tu rendimiento? El ambiente social que te rodea, desde los  amigos, familiares, compañeros y hasta la pareja,  puede afectar de manera positiva o negativa en tu estado de ánimo.

“La negatividad es contagiosa, y un trabajador que esté constantemente con una actitud pesimista puede rápidamente infectar a los demás, provocando desconfianza, conflictos, falta de compromiso y escasa participación en los proyectos” dijo el sitio web Trabajando.com en un comunicado.

Las personas son vulnerables a los pensamientos de los demás, y pueden llegar a influir en la manera de percibir e interpretar las dificultades que se presenten día a día.

Una persona negativa no necesariamente emite comentarios de este tipo, sino que también lo manifiesta en sus actitudes. La divulgación de sucios rumores sobre otras personas, la resistencia a los cambios tecnológicos, culturales o de jefaturas y hasta aquellas que mantienen un mal carácter contaminan el clima laboral, lo que afecta directamente a las relaciones laborales y el trabajo en equipo, entre otras.

Si trabajas en un ambiente donde el trabajo en equipo es fundamental, lo más probable que una persona con este patrón obstaculice el desempeño de los demás.

Conoce las 3 recomendaciones que Trabajando.com comparte para sobrellevar a los pesimistas de tu oficina:

 1.- No te involucres en sus asuntos negativos. Poner demasiada energía en tratar de ayudar a las personas negativas, sólo te frustrará. Recuerda que no eres el responsable de sus problemas y tu rol en la empresa no es ser su terapeuta o consejero.

2.- Asiente con la cabeza y no des tu punto de vista. Si no está de acuerdo con tu opinión, sólo oirás más protestas.  A veces estas interacciones laborales son inevitables, pero lo mejor es que evites exaltarte. Además, recuerda que si alimentas su negatividad sólo hará que continúe y fomentarás este tipo de actitudes.

3.- Haz una lista de las cosas positivas de tu trabajo y de tu vida. Léela frecuentemente, especialmente después de haber estado expuesto a la negatividad de otros.

 

“Si has intentado de todo para que la actitud de tu compañero no te afecte, entonces recurre a tu jefe, cuéntale lo complejo que ha sido trabajar con una persona así y de cómo afecta tu trabajo. Él te aconsejará y lo más probable es que tome acciones con respecto a la negatividad del ambiente”, indicó Margarita Chico, directora corporativa de comunicación de Trabajando.com.

“Convivimos más de 8 horas con los jefes y compañeros de trabajo por lo que les aconsejamos tratar de fomentar y conservar un ambiente agradable. Los empleados cuando trabajan contentos sin duda dan mejores resultados por lo que si alguien no está a gusto con alguna situación lo más recomendable es que lo comunique a sus superiores o al departamento de recursos humanos para buscar alguna solución”, añadió Chico.

 

Siguientes artículos

1 de cada 3 personas gay sufre discriminación laboral
Por

La primera Encuesta Nacional sobre Homofobia y el Mundo Laboral en México arroja que al 20% de las personas de la comuni...