En un mundo cada vez más conectado, donde la información está casi a la mano de cualquier persona, en cualquier lugar y a cualquier hora, mantener un constante aprendizaje es importante para lograr las metas en cualquier profesión o trabajo.

Un documento del Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés), destaca la importancia de mantener la agilidad de aprendizaje.

“Es fundamental permanecer abierto a nuevas formas de pensar, de aprender continuamente de una forma innovadora, para reflexionar, para entrar en territorios desconocidos, y dejar atrás nuestra complacencia y nuestro letargo”, destaca el documento del WEF.

Estos son tres consejos para lograr un mejor aprendizaje.

 

Consejo 1: No te limites a un solo tema

Vamos a empezar con una pregunta: si se piensa en Leonardo da Vinci, ¿qué palabra viene a la mente? ¿Pintor? ¿Científico? ¿Escritor? ¿Inventor? ¿Arquitecto? Era todo esto.

Así que la primera regla es no limitar el aprendizaje a un sólo tema. Steve Jobs una vez explicó por qué los productos de Apple estaban tan perfectamente diseñados: cuando era un estudiante, asistió a un curso de caligrafía y quería traducir esta estética a los productos de su compañía.

El aprendizaje no es algo que sucede de forma única en la universidad, en la escuela nocturna, o en un curso profesional en su oficina. Lo que hacemos en nuestro tiempo libre puede proporcionar lecciones para energizar nuestra vida laboral.

Para ejercitar el aprendizaje, se puede tratar de comer alimentos que no se puedan pronunciar, aprender 50 palabras de un idioma extranjero, sociabilizar más, aprender a leer música, memorizar poesía, ver una película sin volumen para tratar de entender el lenguaje corporal: en otras palabras, tratan de salir de su zona de confort y desmantelar la forma en que piensa generalmente.

 

Consejo 2: El fracaso es parte del éxito

Un elemento clave del éxito es el fracaso, a condición de que se aprenda de él. En el transcurso de nuestras vidas, recogemos muchos fracasos, eso nos enseñan a no repetir los mismos errores. Se aprende por este tipo de errores.

En el ámbito empresarial, ¿qué tienen en común Richard Branson, Bill Gates y Mark Zuckerberg? Todos ellos fracasaron varias veces antes de tener éxito en sus esfuerzos.

Henry Ford escribió que el fracaso es la mejor oportunidad para comenzar de nuevo con más inteligencia.

Aprender realmente significa salir de nuestra zona de confort; en algunos casos, puede significar sufrimiento antes de que las ideas despeguen.

 

Consejo 3: Nunca es tarde para alcanzar metas

Nunca se deja de aprender. En 1938, Ingeborg Rapoport acababa de terminar de escribir su tesis en medicina y estaba a punto de convertirse en médico, pero, a causa de las leyes raciales del régimen nazi, se le negó la calificación debido a su herencia judía. Emigró a los Estados Unidos, donde continuó sus estudios en medicina, trabajando en muchos hospitales como un pediatra y neonatólogo antes de regresar a Alemania del Este. Con 50 años Rapoport fundó la primera clínica de neonatología en Berlín Oriental.

En 2015, la Universidad de Hamburgo decidió remediar la injusticia y, después de 77 años, Rapport defendió su tesis doctoral de 1938, y obtuvo su título a la edad de 102 años.

 

Siguientes artículos

Cómo exprimir tu fracaso al máximo
Por

Sí, como si fuera una naranja. Total, el fracaso ya sucedió y no puedes regresar el tiempo. Lo que sí puedes hacer es tr...