Desde principios de este año todos los vehículos que circulan por la Ciudad de México tienen la obligación de contar con un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros. Pero, ¿realmente entendemos lo que significa y cómo funciona esta cobertura?

Tristemente, hay personas que prefieren pagar la multa que se ubican entre los $1,400 y $2,800, antes de asegurar su auto; otros, contratan cualquier póliza a fin de cumplir con este requisito, pero en realidad no cuentan la protección necesaria.

Para comprender este tema, primero explicaré a que se refiere la responsabilidad civil o RC. Este concepto tiene que ver con la obligación que tiene una persona de reparar el daño causado a un tercero. Normalmente se lleva a través de una indemnización, en donde la parte causante de ese daño, paga los perjuicios producidos a la otra persona, ya sean materiales o físicos.

Si lo asociamos a un seguro de auto, la cobertura de RC nos apoya con los gastos que pueden generarse en un accidente en el que seamos responsables. Ante esto, es importante considerar lo siguiente:

PUBLICIDAD
  • Suma asegurada. Si, por alguna razón, nos vemos involucrados en un incidente vial donde una persona fallezca, el seguro nos apoyará con el monto para pagar la indemnización que exige la ley, pero es importante revisar muy bien la suma asegurada que contratemos desde el principio, pues hay pólizas muy básicas de responsabilidad civil, que ofrecen una cobertura mínima ($100,000 pesos MXN), cuando la ley manifiesta que el costo aproximado para indemnizar a una persona por fallecimiento es de 4 millones pesos MXN.
  • Daños realmente a terceros. Es importante aclarar que este seguro está diseñado para apoyarte en los daños que puedas llegar a causar a un tercero, sin embargo, no es válido cuando el afectado se trata de un familiar (padres, hijos o cónyuge) que tenga el mismo domicilio que el asegurado, pues en estos casos, no se le considera un tercero.
  • Alcance de la cobertura. Debido a que hay personas que contratan una póliza por “cumplir”, no hay una revisión del alcance que tiene el seguro adquirido. En el caso de la cobertura de Responsabilidad Civil (RC), como lo dice su nombre, cubre daños a terceros; además gastos médicos a ocupantes, asesoría legal y asistencia vial. Sin embargo, el auto no está protegido por robo total y daños materiales. Para tener estos beneficios habría que contratar otro tipo de cobertura, la más común es la Amplia.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), en México, menos del 30% de los autos están asegurados. Cabe mencionar, que los accidentes automovilísticos provocan al año pérdidas materiales por $121,000 millones de pesos y que 3 de cada 100 personas mueren por accidente de tránsito, mientras que 40,000 personas más que son víctimas de un percance, quedan con discapacidad permanente.

Este panorama nos muestra la importancia de contar con un seguro, no por cumplir con la ley, sino por la responsabilidad que implica conducir un auto.

Compara y cotiza, pues muchas aseguradoras ofrecen excelentes coberturas a buenos precios y además con grandes facilidades; por ejemplo, en Internet se puede adquirir una póliza con estas características y en tan sólo 10 minutos. Como podemos ver, hoy ya no hay pretexto para no estar asegurado.

 

Contacto:

e-mail: [email protected]

Página de internet: http://www.4p.com.mx/

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

colombia-acuerdo-paz
El triunfo del ‘No’ y la polarización en Colombia
Por

Que el ‘No’ haya ganado con el 50.2% de ventaja muestra que este plebiscito más que unir terminó de abrir las grietas de...